Ir al contenido principal
Análisis Fahrenheit para PS4
Análisis

Fahrenheit: 15th Anniversary Edition, análisis de la aventura de Quantic Dream en su versión PS4

Versión comentada: PS4

En nuestro análisis de Fahrenheit: 15th Anniversary Edition para PS4 os contamos qué ofrece esta nueva edición de la icónica aventura de Quantic Dream, incluida su nueva edición física.

En 2005, la narrativa en los videojuegos todavía estaba lejos de ser lo que es hoy, y los galos Quantic Dreams fueron uno de los primeros en adentrarse en territorio poco o nada explorado. Ya demostraron de lo que eran capaces con el incomprendido Omikron: The Nomad Soul, pero el espaldarazo lo dieron con el título que ahora celebra su aniversario con la edición Fahrenheit: 15th Anniversary Edition  (Indigo Prophecy en EE.UU.), la obra que allanó el camino para sus producciones posteriores.

Por eso, si has jugado a Heavy Rain, Beyond: Dos Almas o Detroit: Become Human, todos esos juegos le deben bastante, por no decir mucho, a Fahrenheit, una aventura que introdujo un control poco convencional para interactuar con el entorno (con el stick derecho cogemos y dejamos objetos, abrimos armarios... y un largo etc.), además de incluir opciones como alternar el control entre distintos personajes, escuchar qué piensan... o incluso los primeros flirteos con escenas de sexo ¿os suena?

Así, como vamos a ver en el análisis de Fahrenheit: 15h Anniversary Edition para PS4, estamos hablando de un juego influyente en el género de las aventuras, que debutó en PS2, y que ahora llega a PS4 para que podamos tener toda la obra aventurera de Quantic Dream en PS4 (con permiso del injustamente vilipendiado Omikrom). Pero, ¿qué ofrece esta nueva edición? ¿Es para todos los jugadores? Vamos a verlo.

En términos de contenido, la aventura es exactamente la misma. Un thriller paranormal en el que se suceden una serie de extraños asesinatos, perpetrados por gente "normal" que durante unos instantes parece estar poseída por una fuerza desconocida. Todo, con un telón de fondo muy atractivo: una ciudad de New York preparándose para una colosal nevada que ríete tú del temporal Filomena.

Análisis Fahrenheit PS4

Una aventura que, como hemos adelantado, experimentó con la narrativa como rara vez se había hecho antes, teniendo en cuenta nuestras decisiones para que la historia o nuestras relaciones con otros personajes avanzaran por un derrotero u otro, quick time events para dirimir determinadas decisiones o momentos de acción o un sistema de diálogos que nos permitía elegir respuesta o pregunta con el stick derecho.

Y no, tampoco nos olvidamos de otros aspectos innovadores para la época, desde el sistema de pantalla múltiple para ver la acción desde distintos puntos o enfoques, o incluso tener que vigilar el estado psicológico de nuestro personaje (tensión, estrés...), algo que incluso puede desembocar en situaciones como que se suicidara el personaje.

En definitiva, un juego con una premisa y desarrollo atractivos, que además llegó traducido y doblado al castellano por completo, con una calidad bastante decente para la época, y con voces conocidas como la de Juan Carlos Lozano, el capitán Price de los Call of Duty de PS3 (lo podéis escuchar en Modern Warfare 2 Remastered).

Eso sí: su planteamiento hace que algunos momentos sean un poco "ensayo y error", sobre todo, aquellos en los que tenemos una barra de tiempo, ya sea para ocultar pruebas, huir de un sitio o acciones similares. Es decir, algunas cosas las repetirás más de una vez, sobre todo si es la primera vez que te adentras en el universo de Fahrenheit

Fahrenheit PS4 review

Una propuesta que, como decimos, y a pesar de los años y que su fórmula ha sido ampliamente pulida y mejorada, sigue contando con el respaldo de una historia y elenco atractivos, una buena ambientación y atmósfera, una duración más que respetable (terminar la historia puede llevar 9-10, más para el 100% y los trofeos).

Por todo eso, Fahrenheit sigue siendo una obra imprescindible si quieres conocer de dónde vienen los juegos de Quantic Dream más recientes, porque sin él, quizá sus producciones posteriores no hubieran sido lo mismo...

Fahrenheit review

Eso sí, no es ni mucho menos un juego perfecto: la historia tiene altibajos y momentos en los que no consigue mantener el ritmo. Así, si el arranque es simplemente espectacular, y propone una situación inaudita (huir de la escena de un crimen que hemos cometido sin ser conscientes), otros momentos cambian totalmente de registro para contarnos la cruda historia de Lucas Kane, el protagonista.

Del mismo modo, algunos momentos de la historia plantean dicotomías un poco "torpes" para los estándares actuales, tanto en su planteamiento (salvar a un niño o dejarlo morir) como en su ejecución (minijuegos para sacarle de un estanque helado, hacerle la maniobra de reanimación cardiopulmonar... la tosca vuelta a la vida del infante), pero todo al final redunda en crear una aventura que hace 15 años era única.

Tan única como que incluye un tutorial para hacernos con los controles del juego (por ejemplo cómo usar el stick derecho para interactuar con el entorno o elegir entre las distintas respuestas posibles), que cuenta con la presencia y narración del mismísimo director del juego, David Cage. Para quien no lo recuerde, ahí va un pequeño fragmento... 

Aunque el juego se remasterizó en 2015 para PC bajo el nombre de Fahrenheit: Indigo Prophecy Remastered, esta versión para PS4 no se basa en ese remaster, sino en la adaptación del original de PS2 que se relanzó digitalmente para PS4 en el ya lejano 2016.

Es, por decirlo mal y pronto, el juego de PS2 "tal cual", con los únicos añadidos de trofeos (que en tiempos de PS2 no existían) y leves mejoras técnicas como una tasa de frames de 60 fps (que se notan)... Además, el juego ya ha recibido una actualización 1.1 que mejora la estabilidad de los frames, y minimiza los tirones (que en PS2 eran frecuentes).

Pero que nadie se llame a engaño: es el juego de PS2 sin aditivos técnicos, sin mejoras visuales evidentes, ni texturas HD ni nada que le de un barniz más "actual". Choca incluso de primeras al arrancar el juego que salte el logo de PS2 (ya no hablamos del logo de Atari, el editor del juego en 2005). 

Esto para muchos puede suponer un varapalo, porque los gráficos son los que vimos en PS2 hace ya 15 años. Y se le notan. Personajes cuadradotes, efecto "tembleque" o "duplicado" de algunos elementos como los rostros en algunas animaciones, imagen con bastante ruido o grano, animaciones un tanto toscas, controles de la cámara propios de otros tiempos (y que según el encuadre pueden complicarse más)... 

Pero era algo que ya se sabía desde que se anunció esta edición. Para algunos será motivo para no comprarlo, para otros una oportunidad de disfrutar de un juego que se les escapó en su día (o que eran muy pequeños cuando se lanzó ) y para otros, una manera de tener casi toda la obra de Quantic Dream en PS4 y en formato físico (salvo el mencionado Omikrom, el resto de aventuras están en PS4), que además es retrocompatible con PS5 y es donde lo hemos jugado.

Fahrenheit 15th Anniversary Edition edición física

Porque al final, esta edición es eso: un producto para fans del estudio y sus obras, o bien para aquellos que quieren descubrirlo o simplemente son coleccionistas del formato físico. Si esto último es tu caso, la edición física cuenta con algunos extras, como suele ser norma del editor, Meridiem Games.

En esta ocasión la edición física de Fahrenheit: 15th Anniversary Edition para PS4 incluye cuatro extras: una sobrecubierta de cartón para proteger la caja, y en su interior, un "booklet" de 24 páginas (que recogen distintas muestras del arte del juego, desde el diseño de personajes a los entornos), una página de pegatinas y una carta de agradecimiento con mensajes de algunos integrantes del estudio que participaron en el juego (en inglés).

Fahrenheit 15th Anniversary Edition física

Será la edad, pero los extras que me parecen más atractivos son la sobrecubierta y el libreto con el arte del juego (muchas de las piezas que incluye no se haían visto antes). De lanzamiento cuesta 29,99 euros.

Tengo que reconocer que no jugaba a Fahrenheit desde que me lo terminé en 2005, y volver a él ha sido reencontrarme de nuevo con una experiencia muy interesante. Claro que es muy tosco en todo lo técnico, y que he echado en falta la mejora visual (que podría haberse implementado como en los Monkey Island Special Edition, que pulsando un botón permitía alternar entre la versión original y mejorada), pero tiene muchas cosas buenas, incluida la banda sonora (Santa Monica de Theory of a Dead Man sigue siendo un TEMAZO).

Pero aún sin esa capa de pintura nueva, su atmósfera y su propuesta siguen teniendo algo a lo que es difícil resistirse. Si no lo jugaste en su día, dale una oportunidad: bajo esa apariencia obsoleta, sigue latiendo una gran aventura que ayudó a cambiar para siempre la narrativa de las aventuras modernas.

 

Valoración

Para muchos, que sea un port directo de PS2, sin mejoras, será motivo suficiente para no tocarlo. Pero para quienes quieran descubrir una de las primeras aventuras de Quantic Dream, rejugarla o simplemente coleccionarla, la cosa cambia. Sigue siendo una aventura con "algo" único, aunque técnica y narrativamente ha sido superada.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

La atmósfera del juego. El cuidado doblaje. Mecánicas como controlar la tensión o el stress. La BSO, tanto original como licenciada.

Lo peor

En lo visual y técnico, se le notan los años. Control tosco, en especial de la cámara. Algunas secciones son puro ensayo y error.

Y además