Thanos: Epifania
Análisis

Reseña de Thanos: Epifanía - Thanos vs. Galactus

Por Jesús Delgado

Thanos: Epifanía recopila los 6 primeros números de la primera mini-serie de Thanos, publicada hacia 2004. Analizamos este arco argumental, en el que el autor Starlin trata de dar continuidad a su Thanos ejerciendo el papel de anti-héroe.

La Saga del Infinito, formalmente, se considera que concluye con la mini-serie El fin del Universo Marvel, que recientemente reseñamos en la web. Sin embargo, hemos decidido incluir dentro de esta categoría las dos últimas aventuras de Thanos, que serían la antesala al evento de de Aniquilación, el cual reformaría la línea cósmica de Marvel en 2006. 

Consigue ya tu pack de Vengadores

En 2004, Jim Starlin afrontó la despedida de Thanos, a quien no esperaba volver a escribir jamás en el futuro (aunque, en esta década, finalmente, el autor le ha dedicado una saga entera de novelas gráficas). Para ello, escribió y dibujó los seis primeros números de Thanos Vol. 1, un relato que se extendería a lo largo de doce entregas, en las que se narrarían dos historias complementarias.

La primera de ellas es Thanos: Epìfanía, que sigue los eventos directos de El fin del Universo Marvel que, por otro lado, no es canon según a quién le preguntes. La segunda sería Samaritano, un relato ya narrado por Keith Giffen (Lobo, Másters del Universo, etc..), a quien Starlin le daría su bendición, junto a uno de sus más estrechos colaboradores: Ron Lim.

En el siguiente texto vamos a analizar  Thanos: Epìfanía, que es la despedida de Starlin de La Saga del Infinito, propiamente dicha. En este relato, el autor quiso explorar más la faceta de Thanos como anti-héroe, que ya había comenzado a tomar forma en el anterior tomo cósmico. Gracias a esta historia descubriríamos qué pasa cuando alguien como Thanos decide convertirse en una "fuerza del bien".

Thanos se reinventa... o quizá no

El principal problema de Thanos: Epifanía es precisamente su falta de contexto y de continuidad. Aunque, en principio, se acepta como unos hechos sucedidos dentro del Universo Marvel (contando como una ocasión en la que Thanos venció a Galactus), no siempre queda muy clara su canonicidad. Sobre todo, porque hila con el relato de El fin del Universo Marvel, que fue repudiado por la editorial.

Por otro lado, que el Thanos presentado aquí, que pretende enmendar sus malas acciones pasadas, sea contrario al posterior desarrollo del personaje, da lugar a cierta inconsistencia argumental respecto a lo que hicieron con él los diversos guionistas que luego vinieron. También que Thanos sea retratado casi omnipotente, de forma algo artificiosa, resulta un punto desfavorable a tener presente. Aunque, siendo conscientes de la predilección de Jim Starlin por su criatura, esto es un pequeño vicio a disculpar.

Claro que si añadimos que, impepinablemente, el discurso del guionista está algo desfasado llegado el momento de la publicación de esta obra y la falta de trascendencia de su relato, podemos terminar de dibujar el talón de Aquiles del cómic, diciendo que esto es, ante todo, un cómic hecho por un fan de Thanos para el resto de los fans de Thanos. 

Ahora bien, más allá de esta apreciación, Thanos: Epifanía recoge un material muy digno, de lo más mimado que ha realizado Starlin y muy fiel al espíritu cósmico y metafísico del autor. tiene diálogos ciertamente grandilocuentes y con un denso tamiz filosófico. Quienes disfrutaran con La Saga de Thanos, La Muerte del Capitán Marvel y El Guantelete del Infinito, encontrarán lo que están buscando en este nuevo capítulo del Thanos de Starlin.

A nivel narrativo se aprecia una agilización de la narración, aunado una sofisticación de secuencias entre viñetas con un estilo visual lleno de detalles y muy elaborado, que queda resaltado gracias a las tintas de ese monstruo llamado Al Milgrom. El cual, por otro lado, se beneficia del espectacular color del estudio Heroic Age y de la colorista Christie Scheele.

De hecho, el color en esta mini-serie es un protagonista a muchos niveles. Por un lado, la paleta y su uso ofrecen una muestra del mejor trabajo de coloreado de su época. Por otro, los colores son esenciales en este arco argumental, creando atmósferas, pero también convirtiendo cada tono en el protagonista de una escena y de una idea. Algo que se enfatiza en ciertas secuencias clave, donde la luz y la oscuridad juegan un papel determinante de acuerdo con el lenguaje metafísico de Starlin.

Finalmente, consideramos también la premisa del cómic, la de  Thanos vs. Galactus. Esta es bastante interesante y está bien llevada. Y, como debe pasar cuando juntas dos niveles de poder tan dispares de personajes tan complejos, se desarrolla de manera muy inteligente. De hecho, creemos que su desenlace os sorprenderá gratamente, demostrando que ya por entonces Jim Starlin seguía siendo un autor muy lúcido y en contacto con el momento, a pesar de ser hijo de otra época.

En conjunto, e independientemente de si buscáis cualquier cosa relacionada con Vengadores: Endgame y su principal villano, o no, solo podemos recomendaros Thanos: Epifanía como un tomo dignísimo. Es una de las aventuras más entretenidas del Titán Loco. Y, si bien es intrascendente y por ello debería ser tomado como una lectura aparte de las demás continuidades,  también es cierto que disfrutaréis como enanos con su lectura. 

Thanos: Epifania

Thanos: Epifania ya se encuentra disponible en grandes superficies y librerías especializadas. Esta última reedición ha sido editada en formato de tapa dura, correspondiente con el de 100 % Marvel HC y Marvel Saga, similar al del resto de la Colección Jim Starlin. Su precio es de19,95 euros.

Valoración

Un intento por parte de Jim Starlin de dar continuidad a su Thanos hacia 2004. Intrascendente, pero gozoso, sentaría las primeras piedras de cara a Aniquilación.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

El uso del personaje de Thanos, como protagonista. El giro de tuerca con Galactus. El tándem Starlin-Milgrom.

Lo peor

El discurso carece de cierta fuerza. La omnipotencia de Thanos, incluso sobre el guión.