Transformers: Combiner Wars
Análisis

Reseña de Transformers: Combiner Wars - ¡La hora de las tortas!

Por Jesús Delgado
- " pubdate>

Transformers: Combiner Wars es un crossover del cómic de Transformers ambientado entre las series Robots in Disguise y la mini-serie de Windblade. Esta es su reseña. En ella analizamos esta historia sobre la lucha de robots combinadores.

Planeta Cómic nos trae este mes un nuevo título que se suma a sus dos colecciones regulares dedicadas a la franquicia de Transformers, Robots in Disguise y More than Meet the Eye. Se trata del crossover Transformers: Combiner Wars, el segundo tras Cybertron Oscuro. Esta historia enlaza la serie de Robots in Disguise y los cuatro números que forman la segunda colección de Windblade.

La acción del cómic que nos ocupa se ambienta tras los hechos narrados en el tomo 4 de Transformers: Robots in Disguise. Esto es, con Scoop habiendo regresado a Cybertron, en posesión del Enigma de la Combinación. O lo que es lo mismo, con el método para conseguir que varios robots se combinen entre sí, generando un gigante mayor, una máquina de guerra imparable que responde al nombre de Combinador.

En estas mismas circunstancias regresan Optimus Prime y los suyos a a su planeta, justo cuando un puente espacial se ha abierto a Camino, una de las viejas colonias perdidas de Cybertron. En su posición de gobernante electo, el taimado Starscream tratará de forzar la sumisión de la colonia en un intento de reforjar un nuevo Imperio Cybertroniano. 

Un breve inciso antes de continuar

Es posible que tras varios años publicando reseñas de los cómics de Transformers, esta reseña te pille un poco de sorpresa. ¿Se tratan de los Transformers de los años 80 o de la macarra pentalogia de películas de Michael Bay, dirigida a un público muy específico y posiblemente poco nostálgico? Se acerca más a lo primero que a lo segundo, pero con matices. 

Desde hace unos cuantos años, Planeta lleva editando el material original de las series de cómics de la editorial IDW que amalgama la identidad visual de los Transformers de los años 80 con la de décadas posteriores (incluyendo la de las continuidades de series como Beast Wars, Armada, Energon, etc...) para crear una nueva continuidad. Esta nueva forma de leer sus aventuras bebe mucho de la nostalgia y postulados originales, pero con una vuelta de tuerca, que elevaba la calidad del relato.

Hasta el momento, en las dos series paralelas, tituladas More than Meet the Eye y Robots in Disguise, se nos mostraba dos formas de entender la nueva continuidad. More than Meet the Eye era un relato en clave de space-opera, bastante relajado y con salidas a veces propias de la ciencia-ficción más dura. En tanto, More than Meet the Eye se postulaba como una suerte de House of Cards / Juego de Tronos con robots transformables, mezclando política con mitología.

Curiosamente, y a pesar de la calidad de la segunda, la que se impuso como modelo fue precisamente la primera. Debido a este cambio de rumbo, Robots in Disguise hubo de suavizar sus planteamientos políticos y hacer concesiones. Entre ellas, la de cambiar su nombre a simplemente Transformers y la de añadir algo de acción a sus relatos. ¿El resultado? Lo que vemos en este tomo. 

¿Cuanto más grande, mejor?

Transformers: Combiner Wars es, ante todo, un cómic entretenido. Y también honesto, pues da lo que promete su propio título: robots enormes formados por robots más pequeños, que se pelean entre sí. En este sentido, la propuesta del guionista John Barber, en colaboración con la escritora Mairghread Scott, es eficiente, brindándonos un relato sobre enfrentamiento de colosos. 

Sin embargo, el punto de partida, el intento flojo de retomar las bizantinas conspiraciones políticas de Cybertron, no acaban de cuajar. La dirección que tomó la serie en el pasado número lastra el tono del presente volumen, orientando la historia hacia un simplón relato de luchas de robots, enmascarado con una fina capa de filosofía política de baratillo, bastante predecible, a decir verdad. 

Con todo, el título que hoy reseñamos, es bastante satisfactorio a la hora de presentar las luchas entre combinadores, un tipo de Transformer clásico que debutó en la llamada G1 (versión original de la historia en dibujos animados), con pesos pesados como Devastator (la unión de los Constructicons), Superion (Aeriabols), Menasor (Stunticons), Defensor (Protectobot)... 

Y es que la aparición de estos en pantalla no solo era un hito, debido a su alto índice de poder, sino también por lo llamativo que eran, siendo uno de los grandes reclamos . Y si no, recordad uno de los puntos fuertes del tibio Transformers: Devastation.

En esta línea, Transformers: Combiner Wars "entra al trapo" y se baña en el espíritu de esta idea, llegando a desarrollar un combinador propio: Optimus Máximus, la fantasía húmeda de casi cualquier fan de grupo duro. De ahí que, podamos convenir que este cómic cumple en el aspecto nostálgico cuanto menos.

Desgraciadamente, al ser un crossover entre series, Transformers: Combiner Wars " viene de serie con el pecado original de historias: los recurrentes cambios de ilustradores entre episodios. Esto dota a la lectura de cierta inconsistencia a nivel visual, con cambios demasiado acentuados de estilo a lo largo de una narración lineal. Esta decisión (obligada entendemos) enfanga bastante la lectura del cómic, a pesar de que no podamos desdeñar el trabajo de sus ilustradores: Sarah Stone, Livio Ramondelli, Marcelo Ferreira, etc..

En resumen, si bien el tomo que hoy reseñamos cumple unos requisitos mínimos en cuanto a satisfacción para el fan, ciertamente ni su dibujo ni su historia son de las más elaboradas. Con todo, aprueba por encima del suficiente. 

Transformers: Combiner Wars

Transformers: Combiner Wars ya se encuentra disponible en librerías especializadas, grandes superficies y tiendas on-line.  Contiene el material original de Windblade Vol. 2 núms.# 1-3 y The Transformers núms.# 39-41. Su precio es de 18,95 euros.

Valoración

Transformers: Combiners Wars recicla la premisa política la serie Robots in Disguise para maquillar un relato de luchas entre robots gigantes, los combinadores. Entretenido, pero algo por debajo de la media de la colección.

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

Ver a los gigantes zurrándose entre sí. ¡Combinadores para todos! El eficiente efecto nostalgia que crea.

Lo peor

Los continuos cambios de dibujante entre episodios. La grandilocuencia agotada de discurso político, vacua como excusa para ver luchas de robots.

Lecturas recomendadas