Héroes de Guardianes de la Galaxia: Drax

Nuestro último artículo dedicado a los héroes de Guardianes de la Galaxia se centrará en Drax, El destructor. Drax es uno de esos personajes clásicos que ha hecho sufrido literalmente en sus propias carnes aquello de "o renovarse o morir". 

Drax "El Destructor" es nuestro último invitado de Héroes de Guardianes de la Galaxia. Tras el paso de Star-Lord, Gamora, Mapache Cohete y Groot, le llega el turno al maníaco galáctico que mejor encarna y encara la venganza. 

Drax, al que da vida Dave Batista en la película de James Gunn, es posiblemente uno de los personajes clásicos que más ha cambiado con los años, obligado sobre todo por las circunstancias. En el grupo, tal y cómo se le conoce ahora, es el letal encargado de hacer papilla a todo cuanto se ponga por delante de ellos. Se trata de una máquina de matar y picar carne, prácticamente imparable. No en vano, su fin último es el de asesinar a Thanos.

Creado en 1973 para la serie de Iron Man de Marvel Comics, por el equipo formado Mike Friedrich y Jim Starlin, Drax fue presentado como Arthur Douglas, un padre de familia terrestre al que Thanos asesinaba junto a su hija, Heather, cuando ambos eran testigos del paso del villano por la Tierra.

Los titanes, el pueblo de Thanos, revivieron a Arthur, borrándole la memoria y reconvirtiéndolo en un arma de matar, una suerte de Hulk cósmico, cuya única meta y obsesión era la de acabar a Thanos. Para ello, no sólo contaba con una fuerza y una resistencia sobrehumanas, sino también con capacidad de vuelo y otros poderes, algo que le vendría muy bien, teniendo en cuenta cómo las gasta el villano.

Durante las siguientes tres décadas, Drax fue un personaje habitual de las sagas cósmicas, aunque no siempre de la mejor de las maneras. En algunos casos, su presencia únicamente fue explotada como alivio cómico y su tremendo poder ridiculizado, llegando a protagonizar escenas un tanto ridículas. 

Afortunadamente, en 2006 la serie de Aniquilación (de la que pronto os hablaremos) resucitó al personaje y le dio un lavado de cara. Poco antes de este crossover, una mini-serie obligó al personaje a cambiar y a evolucionar. El bruto cósmico con capa se convirtió en algo... más letal.

Con sus facultades mentales restauradas, al precio de una considerable perdida de poderes y habilidades, Drax se convirtió en una suerte de asesino badass, al más puro estilo Richard B. Ridick. Y, a decir verdad, el papel le vino como anillo al dedo.

Su popularidad en este nuevo papel estaría tan en alza que con los sucesos de Aniquilación: Conquista y la nueva serie de Guardianes de la Galaxia, Drax pasaría a convertirse en miembro fijo del supergrupo en el que actualmente milita.