El obituario que quería Carrie Fisher demuestra su gran humor

Leia

Las últimas horas han sido un hervidero de noticias con las que honrar la memoria de Carrie Fisher, la mítica actriz que dio vida a la Princesa Leia en el universo de Star Wars. Su personaje sirvió de inspiración para futuras mujeres a las que, como a Leia, los estereotipos que imperaban en la industria cinematográfica no les pegaban ni con cola. Así surgió la General Leia Organa (a.k.a. Leia Skywalker), que lideraría a los Rebeldes para salvar la galaxia.

Somos muchos los que sufrimos su pérdida, pero conociendo el carácter de la actriz... bien desearía que la recordásemos con alegría. Sólo tenemos que fijarnos en el que quería que fuese su obituario para el fatídico día de su fallecimiento para descubrir el gran sentido del humor que tenía Carrie Fisher: "Ahogada a la luz de la luna, estrangulada por mi propio sujetador". Y todo tiene una explicación.

Funeral de Han Solo Episodio VIIII
Credito: REX FEATURES

La vida de Carrie Fisher estuvo intensamente marcada por su trabajo en Star Wars y su deseado obituario, cómo no, también. Durante los rodajes de Star Wars, la actriz tenía prohibido llevar sujetador. La explicación era simple, tal y como explica Fisher en el libro Wishful Drinking:

"George [Lucas] vino el primer día de rodaje, echó un vistazo a mi vestido y dijo: 'No puedes llevar sujetador debajo de ese vestido'. Y yo contesté, 'Vale, morderé el anzuelo. ¿Por qué?' Y él dijo, 'Porque... no hay ropa interior en el espacio'.

Lo que ocurre cuando vas al espacio es que pierdes todo tu peso. Eso es bueno, ¿verdad? El problema es que tu cuerpo se expande, pero tu sujetador no, así que quedas estrangulada por tu propio sujetador"

Carrie Fisher

Después de esta situación en el rodaje, Carrie Fisher decidió pedirle a sus amigos que "sea como sea cuando me vaya, quiero que expliquen que me ahogué a la luz de la luna, estrangulada por mi propio sujetador".

Genio y figura, hasta la sepultura. Te echaremos mucho de menos, Carrie.

Lecturas recomendadas