Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Día del Orgullo Friki 2017 - ¡Felicidades, lectores!

Día del Orgullo Friki 2017 - ¡Felicidades, lectores!

El Día del Orgullo Friki ha llegado, ya es 25 de mayo otra vez más. Queremos felicitaros la fecha con un blog que nuestro especialista en cultura friki ha picado para la ocasión.

Lo que comenzó hará una década como una ocurrencia del bloguero Germán Martínez "Señor Buebo", ya es una fecha internacionalmente celebrada. El Día del Orgullo Friki (Geek Pryde Day en USA) es una efeméride cotidiana que se celebra anualmente el día del estreno de Star Wars original, y que tampoco nos tendría que extrañar que haya nacido en nuestro país, en donde no hace tanto ser un friki era sinónimo de desecho social y bicho raro, mientras que ahora todo el mundo se ha subido al tren del frikismo y raro es quien no tiene en su armario una camiseta con alguna frase graciosa o un personaje sacado de la tele y del cine, o algún muñeco de su héroe o villano preferido en el salón.

Eh, no me malinterpretéis, no estoy en bucle recordando una y otra vez las diferencias existentes entre el fandom veterano y el neofito. Eso ya lo hice en su momento con el blog que dedicamos al día de Star Wars, el May the 4th 2017. Tan solo puntualizo que no me parece extraño que se institucionalizara la fiesta para demostrar orgullo de ser friki en un país donde a día de hoy todavía está mejor aceptado socialmente lo de perder la cabeza por veintidós tíos corriendo en pijama tras un balón que gastarse los cuartos en cómics o videojuegos. Y es que, hasta no hace mucho, ser el friki de la clase era ser el raro y de, alguna manera, el descastado. 

Y oye, habrá quien diga que con el Día del Orgullo Friki estamos en una fecha frívola, que el friki y el desdén social generado en torno a él no es ni de lejos el que han sufrido la comunidad LGTB, ciertas minorías étnicas a lo largo de la historia o según que partidos políticos en momentos determinados. Y no seré yo quien les quite la razón, pero no olvidemos que incluso hoy la palabra friki implica unas connotaciones peyorativas de las que os hablare más tarde. Y es que aunque  la condición de friki ya no es sinónimo de outsider a evitar, para llegar a la aceptación social de hoy, hemos tenido que pasar épocas de ostracismo. 

Recordemos, por ejemplo, cómo a finales de los 80 y principios de los 90, con los llamados crímenes de los juegos de rol, sobre los que los medios se cebaron, generado un pánico innecesario sobre un ocio sano. Una alarma casi tan fuerte como la generada a raíz del caso de "El Asesino de la Katana", protagonizado un fan acérrimo de Final Fantasy VIII que perdió la cabeza y su conexión con la realidad. En su momento, Dragon Ball casi fue censurado en varias ocasiones y retirado de antena debido a colectivos que denunciaban que en la serie se "pegaban hasta los pollos" (cita verídica). La lectura de ciertos cómics tampoco fue objeto de aprecio por parte de ciertos críticos en medios, que lo tachaban de subcultura y de industria decadente, como las películas basadas en ellos. No es de extrañar que ejemplos como este alimentaran en su día la ficción crítica de Cels Piñol, Fanhunter, en donde los frikis luchaban contra un régimen fascistoide que prohibía todos sus hobbys.

Sin embargo, ahora mismo la población ha asumido el frikismo con cierto entusiasmo y como parte del ocio cotidiano. Quizá el punto de inflexión fueran las películas de El Señor de los Anillos, que allanaron el camino para una serie de Juego de Tronos, o el hecho de que muchos jóvenes actuales crecieron con Harry Potter y los Episodio I al III de Star Wars como las películas de su infancia. O quizá sea que los frikis del ayer son los creativos y productores de hoy. ¿Quién sabe? Puede que sea un poco de todo. 

En cualquier caso, el 25 de mayo es un día en el que debemos sentir alivio y también agradecimiento, así como sentirnos orgullosos de nuestros gustos y hábitos de consumo. Que a efectos la cosa va de eso, que nadie pueda reírse de nosotros porque preferimos echar una pachanga con amigos a un juego de rol o de mesa, o una liguilla del FIFA o del Injustice 2, en lugar de, yo qué sé, dedicarnos a otros menesteres menos tranquilos. Así que bien por el Día del Orgullo Friki

Mejor fans que frikis

Dicho esto, también quisiera hablaros de la polisemia del vocablo friki y que me lleva los mil demonios. Friki viene de la palabra freak, rareza o monstruo de circo en la lengua inglesa. Con freak siempre se definía al inadaptado social, al pervertido aberrante o al serial killer con gustos propios de Ed Gein. Y luego, para referirse al friki de videojuegos o cómics, normalmente se utiliza la palabra geek. Si además, se trata de un geniocillo en ciencias, al estilo de los chicos de Big Bang Theory el término sería nerd, que en España se tradujo durante mucho tiempo como empollón. 

Sin embargo, acabamos aceptando friki como palabra para definir a los fans de los cómics y de temas fantásticos. Curiosamente, cuando recuerdo la primera vez que escuché el término friki era para designar a las rarezas televisivas españolas. Ese circo de los horrores con Javier Cárdenas como maestro de pista, por el que desfilaban personajes como Cañita Brava, Carlos Jesús (chiu-chiu), Carmen de Mairena y algún otro esperpento digno de aparecer de secundario en la saga Borderlands

¿El motivo? Una vez más un mal préstamo del término freak, que en inglés también sirve para designar a un obseso de un tema. Game freak, Comic freak... que más que adicción a algo, lo que tiene es una obsesión con ese algo. Aquí se suavizó como friki, aceptando que el rarito era un término anglosajón que englobaba no solo a la rareza de la tele, sino también al tipo de gustos "particulares" y de ocio alternativo. 

En este sentido, considero (y no siento cátedra, cuidado) llevo años considerando que deberíamos llamarnos a nosotros mismos fans, que era el vocablo original para designaros. A fin de cuentas, este viene de la palabra fanático (en latín fanaticus, que significa servidor o guardián del templo). Fan ejemplifica una lealtad o una dedicación a algo o alguien y en mi opinión es un término mucho más apto para aquellos que siguen con devoción un tipo de cine, de videojuegos y de series, una serie de lecturas, y a sus autores, y también se dedican al coleccionismo, adquisición y disfrute de ciertos objetos de merchandise. Aunque, en honor a la verdad, desgraciadamente está asociado a día de hoy con hordas de adolescentes haciendo colas por ver a su ídolo en concierto. Claro que esa también es la actitud de un friki, o de un fan. 

Os dejo esta última reflexión, ya que me gustaría saber vuestra opinión al respecto. Y concluyo cerrando, deseándoos un feliz Día del Orgullo Friki. ¿O debería decir feliz Día del Orgullo Fan?

¡Que la Fuerza os acompañe, larga vida y prosperidad y Excelsior!

Lecturas recomendadas