Imagen de perfil de israflamenco
Análisis de Devil May Cry
israflamenco

El diablo debe renovarse

Mariano Rajoy se encontraba frente a la puerta del
local más famoso y al mismo tiempo evitado de toda la ciudad, el último lugar
que le quedaba por visitar y él único que no había admitido la subida del IVA. Había
mandado a varios mensajeros pero estos nunca regresaban por lo que esa noche
agarró su abrigo, se puso su bufanda y se dirigió al establecimiento Devil May
Cry.

 

 Al abrir la
puerta se encontró con un ambiente lúgubre, triste, decaído, gris, olía a
sangre y la humedad era insoportable. En el centro de la sala había una mesa
rectangular con un teléfono verde y una lámpara con forma de Ángel. Sentado en
su silla se encontraba el famoso cazademonios, Dante Sparda, entre sombras y
escuchando algo de música a través de sus auriculares.

 

<<Oiga, mire ushte shenor Shparda, vengo para
hablarle de un ashunto importante…>>

 

La figura de la mesa hizo ademan de levantarse, pero
en realidad puso sus piernas sobre la mesa y sus brazos en la nuca y comenzó a
silbar una conocida canción que a Mariano le sonaba pero que no supo
identificar.

 

<<En Sherio, Ssshhheñor Sparda, la coshha está
mu mál, tiene que asshhumir losh gashh….>>

 

<<Shhhh, cállese ya Eduardo Manostijeras, me
está interrumpiendo el concierto>>

 

Dante se incorporó haciendo crujir la silla de madera
y encendió la lámpara. La imagen que apareció traumatizó a Rajoy de por vida y
le “recortó” su esperanza de vida.

  Un Dante casi
negro, con pelos largos y rizados apareció frente a él. Tenía cadenas de oro en
el cuello y una gorra ladeada de color rosa, camisa blanca de tirantes y
pantalones desgastados que dejaban ver sus calzoncillos blancos (en otro
tiempo) y muy oscuros (en el presente).

 

<<Pero Sheñor Dante…¿Qué le ha pasado?>>

<<Cambio de imagen, premoh>>

<<¿Qué le pasha en la boca?>>

<<Ná, no me paza ná hombre, que fui el otro día pa
las oficinas de mis creaores, ¿saaabes?, y me dijeron los mu cipollos que tenia
que cambiar de imagen ¿sabess? Y yo les dije “No ni pollas ni ná, yo quiero ser
el de siempre”, pero no me dejaron y me pusieron así, to cani y reshulon. Y
hoy, que es el día de Andalucía pues me he cambiao de imagen pa la secuela del
Deví Mai Crai este y me he hecho un andaluz de a pie. >>

 

<<No entiendo que eshta ocurriendo, mire ushté…>>

 

<<Ni falta que hace quillo, tu has venio a
recortarme cual Di María a Puyol y yo te digo pollica que yo no pago mas IVA,
porque cuando tu “ibas” a la escuela yo ya venia del infierno, ¿abesss? Así que
déjate de poooollas y vuélvete a tu casica compae, que tu aquí ni pinchas ni
recortas>>

 

<<Sheñor Dante, venia para otro cosha también…>>

<<Que te vayas a la mierda un ratico peeesaoo,
que no te voy a ayudar en ná. Ahora vete y déjame escuchar mi canción>>

 

“Er” Dante dio la espalda a Shu Mariano Vacilón
mientras cantaba “Soyyy Demonio y vengo yo a tu entierro a partirme la
camisaaaa…” Rajoy abandonó el local trastornado y solo pudo decir:

 

<<"It’s very difficult…todo eshto"

 

 

Perdonar la absurda introducción, pero  al ser el día de mí Comunidad Autónoma
(aunque lo de autónoma ya va perdiendo su realidad) tenía que meter de alguna
forma el tema andaluz en la review. Pero no os asustéis, Dante no es andaluz en
este DMC, aunque tiene unas pintas que podría parecerlo, pero si es cierto que
el tema que más polémica ha causado en este juego es ese cambio de imagen
tan discutido
. Para gustos los colores, siempre, pero yo soy de la
corriente de los positivos frente a este cambio, a mí me ha parecido
correcto, moderno y  le sienta de fábula.
Además, está justificado y apenas nos fijamos en este detalle después de las
primeras horas.

  Ahora bien, los
cambios no se limitan únicamente a la imagen de Dante, pues hay otras
novedades que hacen de este Devil May Cry un renacimiento de la saga (reboot
para los cultos) y que pueden gustar o disgustar según la persona. Mi objetivo
es contaros qué ha cambiado, si lo han hecho bien y destripar sus virtudes y
defectos, para que así vosotros tengáis claro si os vale la pena o no haceros
con este juego. Así que, sin más dilación, empeshamos J

 

 

 

 

 

 

¿ME LLEVAN LOS
DEMONIOS?

 

Dejando de lado la
imagen de este Dante rejuvenecido y sin pelo plateado, los cambios en esta
entrega son numerosos. Para empezar se le ha dado una especial importancia a
las escenas cinemáticas y al argumento
. A ver, no es que los anteriores
fuesen simples y sin historia, pero en este DMC se intenta profundizar en la “humanidad”
de Dante, en su origen, y la verdad es que se cuentan cosas muy interesantes.
Ya sabéis que no soy de contar argumentos y tampoco lo voy a hacer aquí, pero
solo decir que tiene una historia muy entretenida al principio, con giros y
guiños que se agradecen, pero que al final resulta un poco simple y obvio todo,
sin tener una gran sorpresa que remate el conjunto.
Como he dicho, hay
muchas cinemáticas que nos meten en contexto en cada capítulo y que están generadas
con el motor del juego, así que tienen un buen nivel.

  Y en estas “Intros” nos encontramos con la
otra novedad, el doblaje al Castellano, muy cuidado (aunque de vez en
cuando hay desincronización con los labios), aunque yo prefiero las voces
originales,
pero esto ya es manía de cada uno, porque en español están muy
bien localizadas y no tenemos queja ninguna.

 

Ya hablando de Sonido,
la música es la típica de la saga,
en este apartado las cosas no han
cambiado mucho. No soy un fan de este tipo de música, pero he de decir que esta
banda sonora es la que más me ha gustado de toda la saga, con temas
pegadizos (sobre todo el de los combates) y que incluso busqué después de acabármelo
para seguir escuchándolos. ¡Quién diría que soy flamenco, oye! Por lo demás, el
sonido tampoco es que destaque mucho en el resto de apartados, espadas por aquí
y disparos por allá, solo hay que destacar el doblaje y la música.

 

 

DANTE TAMBIÉN ESTÁ
EN EL LIMBO

 

Entremos en
materia (Isra se cruje las manos). Gráficamente este Devil May Cry tiene
luces y sombras
. He dicho que las cinemáticas están de lujo, lo mantengo, y
los personajes están muy bien logrados y cuentan con una expresividad
correcta
. Además, el personaje se controla bien…pero tiene defectos el
apartado gráfico. Empezando por los enemigos, muy poco variados (me hace
gracia que se presente con su nombre cuando aparece algún enemigo nuevo…y
resulta que es el mismo de antes pero con escudo o sin él), aunque esto ha sido
casi siempre así en la saga, aunque debo destacar a los enemigos finales,
cuyos combates son lo más divertido del juego y que si están perfectamente
realizados, de gran tamaño algunos y muy originales otros.
No os
digo más para que os sorprendáis.

  El otro defecto
llega con los escenarios. Aunque a nuestro amigo Tovarin  (leer su review de este mismo juego, es
excelente) le hayan gustado, a mí los escenarios en el limbo me resultan monótonos
y simples a mas no poder. Además, apenas podemos interactuar con el escenario (
a
lo sumo abrir caminos alternativos, que ya os contaré, o destruir farolas y
contenedores para lograr gemas…) y quedan muy lejos de esas catedrales góticas
del primer DMC o de cualquier escenario de Bayonneta, por ejemplo.
Eso sí,
esto pasa con los escenarios del Limbo, que son el 90% del juego, pero hay de
vez en cuando algún escenario que si deja con la boca abierta por su nivel de
espectacularidad.

 

Pero un momento… ¿Qué es esto del Limbo? Pues otra
novedad en la saga (y elemento original del argumento), porque mientras los
humanos viven en la realidad, Dante se mueve por el Limbo, que es donde
luchamos contra los demonios. En el Limbo los objetos se deforman, el jefe
final (no voy a decir el nombre…pero lo sabréis) nos manda mensajitos
introducidos dentro de los propios escenarios e incluso ¡el propio escenario
puede ser un enemigo! Ya que nos intenta aplastar o nos pone difícil el avanzar
moviendo las plataformas.
Así que, igual que digo que no me gusta estéticamente
si tengo que reconocer que es muy original y una novedad interesante en la
saga.

 

Y no es la única, pues las plataformas están a la orden
del día
. Normalmente en DMC se saltaba de un lado a otro, pero no tanto
como en esta entrega, donde el plataformeo es dinámico y divertido. Además se
han introducido “herramientas” que añaden estrategia en los saltos.  Como si de un Darksiders se tratase (en paz
descanse) tenemos dos estilos de (no sé cómo llamarlo…) armas o elementos o lo
que sea. Las de color azul (angelicales de toda la vida) y Rojo (demoniacas
de siempre), pasando de otra de forma muy simple y cómoda en nuestro mando
(solo mantener pulsado un gatillo para unas y el otro para el resto)
. Con
la rojas “acercamos” a los enemigos o a ciertas plataformas y con la azul nos
acercamos nosotros a ellos (a algunas plataformas que nos sirven de lanzadera).
Esto hace que los saltos sean, como ya he dicho, rápidos y divertidos,
turnando entre saltar, acercar, balancear y demás acciones
, por lo que es
otro acierto dentro de la saga.

  Y ya que he empezado
a hablar de “azules y rojos”, vamos a hablar de las Armas, que no se limitan
solo a la espada. Contamos con dos tipos de armas en cada color, martillo revienta
cabezas y puños destroza cráneos en el bando de los rojos
, y decenas de
cuchillas (no de afeitar) y dos especies de guadañas en el bando azul.

 Cada arma cuenta con
su sistema de combos y podemos cambiar en cualquier momento entre ellas (espada
en general, una asignada al gatillo azul y otra para el rojo) y podemos
mejorarlas en las tiendas de estatuas (clásico en la saga), aunque solo
podremos mejorar el daño y comprar dos combos más (para el suelo y para el
aire). Debemos destacar también las armas de fuego, quizás el aspecto más
descuidado, pues solo tenemos tres:
Las pistolas de toda la vida, la
escopeta y una especie de dardos que explotan cuando nosotros queramos. Pocas,
pero efectivas y también mejorables. Todo esto desemboca en combates rápidos,
ligeros y divertidos donde podemos combinar decenas de acciones:
Tres
golpes de espada, acercar a un enemigo, lanzarlo al aire y disparar con
pistolas para caer con martillo…todo eso. Pero hay un defecto en los combates
(aparte de la poca variedad de enemigos), y es la transformación de Dante en
el nuevo modo Devil Trigger, donde lanzas a los enemigos al aire y regeneras
salud.
Lo malo es que al tirarlos al aire pierdes mucho tiempo saltando tú
y golpeando, por lo que lo acabas usando para parar el tiempo y curarte automáticamente
más que para hacer más daño.

 

 

 

COSAS QUE HACER EN DENVER CUANDO ESTAS MUERTO…

 

He mencionado las tiendas de compra/mejora, pero no he dicho
que son uno de los defectos del juego. Como sabéis, en la saga siempre
se han recolectado gemas de distintos colores (salud, dinero, regenerar el
Trigger…). Pues bien, siguen presentes en esta entrega, pero: Son muy
evidentes de conseguir (y fáciles) y en la tienda lo acabas gastando en mejorar
armas y acciones, porque la vitalidad casi te la regalan los enemigos cada dos
por tres
. Además, yo lo he jugado en difícil y si en este modo digo que me
regalaban cosas…imaginaros en  normal (además,
no es para nada difícil). Esto hace que la exploración de los escenarios no sea
para encontrar gemas, sino para otras cosas. Primero, para encontrar llaves
y las puertas que estas abren, que nos llevan a una serie de desafíos (mata
enemigos de este modo, corre a la meta…)
que alargan la duración del juego.
Además, no contamos con las herramientas necesarias al inicio para explorar
todo, así que debemos visitar de nuevo viejos capítulos para lograr todas las
llaves y abrir las puertas. Y luego tenemos a ciertos enemigos que se
encuentran escondidos en las paredes o en el techo (y que hacen un sonido
peculiar)
y que al matarlos nos dan gemas rojas adicionales. Encontrarlos a
todos también es secundario.

  Esto es para alargar
un poco un juego que no es largo, en realidad es bastante corto (unas 8 horas,
y eso que estaba en difícil) y cuyos capítulos no duran más de seis o siete
minutos (uno dura dos minutos…), así que viene bien pararse y buscar estos
elementos para profundizar más.

 

 

Tenemos pues un apartado grafico muy cuidado en casi
todos los aspectos y subjetivo en cuanto a los escenarios, que hay que
reconocer que son originales y de muchos saltos (estos rápidos y dinámicos).
Una buena banda sonora con un correcto doblaje al castellano, unos combates
divertidos y amenos, con decenas de combinaciones, varias armas y mejoras en
las mismas y un argumento que empieza bien pero que se acaba convirtiendo en
previsible y obvio.

Devil May Cry es un renacer de la saga muy interesante,
con cambio de imagen acertado y novedades necesarias, pero que ha perdido también
algunos elementos que encumbraron a esta saga, como los puzzles o la exploración
de los escenarios (y sus diseños), pero que tiene suficientes papeletas para ser
el inicio de una nueva serie de entregas de esta magnífica saga. Si hubiesen
arreglado varios defectos (mas enemigos, mejor argumento y más constante, mayor
duración y exploración en los escenarios) estaríamos ante un juego perfecto,
pero en este género tiene muchos rivales que lo superan (Bayonneta, por
ejemplo, incluso God Of War, y mira que yo no soy muy fan…) y que lo dejan en
un término medio: Gran juego que puede ser una opción cuando baje de precio

 

 

¡Un saludo a todos, amigos míos!

85

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Dmc: La caída de Vergil

    Vergil le roba un poco de protagonismo a su bondadoso hermano Dante en el nuevo contenido descargable de DmC. Ser el bueno está bien, pero siempre que nos dejan ser el malo, una sonrisa se esboza en nuestras caras sin que podamos evitarlo. La nueva mini campaña arranca al terminar la aventura principal de Dante, por lo que el que no la haya jugado se va a encontrar con unos cuantos spoilers. Aunque seremos muy cuidadosos, estáis avisados. El argumento, como indica el nombre de este DLC, nos cuenta cómo Vergil termina de romper de una vez por todas con su familia y, lo que es peor, con toda la

    Hobby

    80

    Muy bueno

    Lo mejor

    Los nuevos movimientos y habilidades de Vergil. El argumento.

    Lo peor

    Es demasiado corto.

    Análisis de DmC en PS3, 360 y PC

    Mucho se había hablado del nuevo Dante, que si parece algo "blandengue", que si han traicionado la saga, que si parece sacado de la saga Crepúsculo... Bueno, pues ya nos hemos acabado DmC y las sensaciones que nos ha dejado son muy buenas. El reinicio de la saga nos sitúa en un mundo actual, en el que Dante aún no tiene el pelo blanco y no se dedica en cuerpo y alma a la caza de demonios porque prefiere estar de "farra". Pronto se ve envuelto en una lucha contra Mundus y sus demonios para liberar a la raza humana, que vive "idiotizada" gracias al control que ejercen los demonios sobre

    Hobby

    88

    Muy bueno

    Lo mejor

    La historia es más atractiva que antes y los combates son sencillos pero profundos.

    Lo peor

    Es algo corto, unas 8-10 horas y no hay mucha libertad para explorar.

Más análisis de usuarios

Devil May Cry

Thumbnail

84

Hobby

89

Comunidad

Plataformas: Xbox 360 , PS3 , PC

Fecha de lanzamiento: