Reportaje

Club Chistendo: Personajes que no volverán a casa por Navidad

Por Gustavo Acero
-

"Vuelve... a casa vuelve... por Navidad". Y lo que vuelven son los anuncios rancios, las obs-cenas de empresa y los familiares insoportables, pero no todos nuestros seres queridos del videojuego tendrán la suerte de regresar; muchos se perdieron en el túnel del tiempo, dejando vacías sus sillas en el comedor de la nostalgia, y el Club Chistendo les sigue esperando eternamente cual perro Hachiko a su dueño o un madrileño a un tren del Metro. Sacad el turrón más blando que tengáis y descongelad vuestras mejores viandas, quizá así suene el timbre del portal... o del próximo port.

Lunes 15 de diciembre. Decimoquinto día de la epidemia navideña. El Virus-N continúa propagándose por las calles. Los infectados presentan síntomas de una fraternidad inusitada y empiezan a reunirse en almuerzos pantagruélicos con gente a la que ignoran el resto del año; un aroma a leña quemada, castañas pilongas y alcohol etílico impregna las calles, las cadenas emiten sus especiales de Navidad grabados en agosto, Ramón García sacude su capa de Drácula por el balcón y las consolas lloran la ausencia de sus seres caídos, héroes que dieron su vida para ceder todo el protagonismo a nuevos rostros puestos a dedo, como la televisión pública cada cuatro años. Son los Fantasmas de las Navidades Pasadas, el vago recuerdo de quienes sufrieron un "Joaquín Sabina" en pleno auge de su carrera y dejaron los escenarios para no volver a casa... por Navidad.

 

Crash Bandicoot, la "mascorta" de Sony

Casa: Naughty Dog

Primera aparición: Crash Bandicoot, 1996, PlayStation. 

Última aparición: Guerra al Coco-Maníaco, 2008, multiplataforma.

 

 

Probablemente, el más añorado del cementerio, especialmente por los nostálgicos de PlayStation. A mediados de los noventa (para muchos, la década dorada de la industria), Sony le encargó a una joven Naughty Dog la creación de una mascota propia que pudiera competir dignamente con los todopoderosos Mario y Sonic. A pesar del marronaco, en 1996, los cofundadores del estudio Jason Rubin y Andy Gavin presentaron al extraño personaje que toca la guitarra invisible junto a estas líneas. Se t-rata-ba de una rata australiana (un bandicut oriental) mutada genéticamente por el villano Dr. Neo Cortex, a la que llamaron Crash por la onomatopeya asociada a su afición por destrozar cajas, por lo que también podrían haberle llamado Bankia. Cursiosamente, antes de decantarse por el nombre Crash Bandicoot, sus creadores estuvieron a punto de llamarle Willie the Wombat en referencia al uómbat, un marsupial infinitamente más adorable, como podéis comprobar en esta imagen. Por suerte, la ventaja del cambio de planes fue librarnos de ver alguna secuela del juego subtitulada 'Mortal Wombat'. Y sabéis que habría existido.

 

Sus primeros cuatro juegos a cargo de Naughty Dog, ahora inmersa en Uncharted y The Last of Us, constaron de una aclamada trilogía de aventuras plataformeras y un excepcional arcade de carreras al estilo Mario Kart titulado Crash Team Racing. Pero de pronto, cuando Crash empezaba a hacer "cash" como un ratón, el estudio decidió cambiar de aires y ceder todos los derechos del paramélido a su distribuidora Vivendi Universal, que lo trató como Sega a Sonic en los últimos años: lo han explotado tanto que ha acabado haciendo Boom.

 

La última aventura de Crash vio la luz diurna en 2008 con Mind Over Mutant, un plataformas incomprensiblemente traducido como Guerra al Coco-Maníaco (un Lost in Transléision en toda regla)mientras que su penúltima entrega fue Lucha de Titanes, que casualmente me tocó analizar para Wii en 2007 y me pareció bastante más potable de lo esperado, y no por ganas de potar. Aunque el horrendo diseño del personaje siempre me pareció el cuarto pecado capital, el mundo del videojuego lamenta su ausencia, quizá porque sería difícil entenderlo sin lo que supuso su aportación. Quién sabe si Spyro the DragonRatchet and ClankSly Cooper o incluso Banjo & Kazooie habrían existido tal cual los conocimos sin él. ¿Qué os parecería un regreso por todo lo alto exclusivo para PS4 o multiplataforma desarrollado por Naughty Dog? ¿Se llamaría The Last of Crash? Todos a moverlo en Change.org, que a mí me tienen baneado por promover causas frívolas y triviales.

Kiddy Kong, el bebé más "mono" de SNES

Casa: Nintendo / Rare

 Primera aparición: Donkey Kong Country 3: Dixie Kong's Double Trouble!, SNES, 1996

Última aparición: Donkey Kong Land III, Game Boy, 1997

 

 

En las Navidades de 1996, la familia Kong vio nacer a un nuevo miembro de la familia, un peludo bebé de perenne sonrisa y pijama turquesa llamado Kiddy, lo que se traduciría como Niñito Kong, algo que afortunadamente no se llevó a cabo. Se trataba del primo de Dixie Kong (la "churri" de Diddy), con la que coprotagonizó el magnífico Donkey Kong Country 3 para Super Nintendo, uno de los pocos juegos cuyos gráficos se llevaron un 100 en Hobby Consolas cuando los maletines eran de mimbre. Su vitalidad y revoltoso carácter le auguraban un futuro prometedor en la saga, pero algún Shy Guy fugitivo de Yoshi's Island debió robarlo de la cuna para algún ritual satánico, porque sólo volvió a aparecer un año después en la secuela de Game Boy, Donkey Kong Land III. Desde entonces, nadie ha vuelto a verle el chupete, excepto en un tráiler del también desaparecido Donkey Kong Racing, un supuesto sucesor de Diddy Kong Racing que Rare canceló por motivos desconocidos. Su aparición en el tráiler, que podéis ver aquí, se limita a un solo segundo del final en el que aparece subido a Rambi, el rinoceronte que utilizaba como vehículo en SNES. Ninguna Navidad ha vuelto a ser igual en el hogar de la familia Kong. Bueno, ni en la Zarzuela, y ahí siguen. He aquí una instantánea de los buenos tiempos:

 


 

Tras la cancelación, nos quedamos sin mono pero con mono de un nuevo Diddy Kong Racing, cuyo desarrollo podría estar retomando Nintendo para Wii U, según mis más rocambolescas teorías. Teniendo en cuenta el éxito de Mario Kart 8, no me extrañaría que Retro Studios estuviese trabajando en ese Donkey Kong Racing perdido en el tiempo... para desgracia de Samus y los amantes de Metroid. Eso explicaría la sospechosa ausencia de Diddy en el plantel de MK8, que no había faltado a las dos últimas entregas domésticas del arcade: Double Dash y Mario Kart Wii.

 

Si esta predicción se cumple de aquí al E3 2014, sería altamente probable que Kiddy volviera a la cabaña que le vio nacer, aunque ya estuvo a punto de ser la quinta de Hable con Ellas, digo el quinto de Donkey Kong 64, donde fue finalmente sustiduido por Chunky Kong, quizá porque era demasiado pequeñuelo para rapear en la intro más insólita de la historia virtual. Sin duda, un documento akongojante:

 


Alex Kidd, el infanticidio de Sega

Casa: Sega

Primera aparición: Alex Kidd in Miracle World, 1986, Master System

Última aparición: Alex Kidd in Shinobi World, 1990, Master System

 

 

Y pasamos de un mono con aspecto de niño a un niño con aspecto de mono: el entrañable Alex Kidd. Los segueros ruegan una oración por su alma desde 1991, año en el que desapareció fulminantemente del panorama pixelado, pero hubo alguien que no asistió a su funeral por expreso deseo de la familia: Sonic, auténtico causante de su defunción mediática, ya que lo desplazó como mascota de Sega cual Mickey al conejo Oswald o José Mota al rubio de Cruz y Raya. En efecto, Alex Kidd fue el personaje estrella de la compañía a finales de los ochenta hasta que el erizo le arrolló en uno de sus Spin Dash implacables, pero no sería justo echarle todas las culpas al púas, porque el pequeño Alex no llegó a encontrar un género propio en su corta vida. 

 

Alex Kidd in Miracle World, su juego más popular, era un plataformas de la vieja escuela para Master System, pero tras su secuela The Lost Stars, la estrella se perdió en BMX Trial, un juego de bicicletas que no salió de Japón. Después retomó las plataformas 2D con tres títulos más, hasta que dio con el peor final posible en el mundo de la ficción, sin contar el de Cómo conocí a vuestra madre. Amigos ochenteros, siento deciros esto, pero tras protagonizar Alex Kidd in Shinobi World, el pequeño Alejandro MURIÓ en extrañas circ-sunstancias

 

Es lo que se colige de la versión arcade de Altered Beast, beat'em up del creador de Golden Axe, donde la propia Sega insertó un revelador mensaje sobre los epitafios de dos lápidas en la pantalla de Game Over. Alló podían leerse con relativa claridad los nombres Alex Stella, novia del joven Kidd, un guiño que decidieron retirar de la versión occidental ante el impacto causado entre sus fans. Todo parecía apuntar a un claro caso de infanticidio hasta que, en el momento más inesperado, Alex reapareció en una "frikada" rolera llamada Segagaga (2001, sólo en Japón) y como personaje jugable en Sega Superstars Tennis (2008) y Sonic Sega All Star Racing (2010), hace siete y cinco años, respectivamente. Y a pesar de que habían pasado dieciocho desde su nacimiento, el muy canalla seguía siendo un niño, como el presentador de Art Attack (Jordi Cruz, no el muermo ese que metieron después). Pero entonces, ¿estaba muerto Alex Kidd o estaba de parranda? Son demasiadas las dudas y muy pocas las respuestas, así que dejémosle en el limbo de los niños que nunca debieron crecer, junto a Arnold, Macaulay Culkin y Marisol.


Gex, la lagartija aplastada por Lara Croft

Familia: Crystal Dynamics

Primera aparición: Gex, 1994, 3DO

Última aparición: Gex: Deep Cover Gecko, 1999, PlayStation, N64

 

 

Volvemos al apasionante mundo de las especies exóticas que trabajaron como mascotas de videojuegos con uno de los personajes más olvidados de PlayStation, Sega Saturn y N64, ya que sólo protagonizó tres títulos de plataformas 2D y 3D, cómo no. Algunos aprendimos lo que era un geco con Gex, una criatura perteneciente a la familia de los saurópsidos, pariente directo de los gecónidos, los guecos, las gembas, los tuqueques, las tutecas y las cuijas. Bueno, y de unos bichos rarísimos de los que no he oído hablar en mi vida que se llaman "lagartijas". Cómo odio los tecnicismos científicos y la gente que los usa para fliparse. El caso es que este gamberro protagonizó una trilogía de juegos formada por GexGex: Enter the Gecko y Deep Cover Gecko, cuyos autores no eran otros que Crystal Dynamics, quienes no tardaron en ascenderle a categoría de mascota corporativa hasta el punto de incluirlo en su logotipo. Sin embargo, la selección natural hizo de las suyas, y un ser superior curtido en mil batallas selváticas se lo comió en una de sus excursiones. ¿Frank de la Jungla? No, he dicho superior, y hablo de Lara Croft, que se convirtió en la nueva heroína del estudio per secula seculorumMirándolo bien en esta imagen, ¿no os recuerda Gex a la ardilla Conker? Por cierto, otra gran desterrada al pozo del olvido...

 

 

Si echamos de menos a Gex es por un motivo: las numerosas referencias a la cultura pop, cinematográfica y televisiva que salpicaban sus aventuras, como se refleja en el mando a distancia que sostenía en su mano derecha. Pagaríamos todos los contenidos descargables del Universo DLC para ver lo que podría dar de sí un regreso triunfal del reptil con todo el material susceptible de escarnio que encontraría en la actualidad: sólo con Justin Bieber y toda la tropa de (s)ex princesas Disney tendría para otra trilogía de juegos. Os dejo con una carátula de Gex 3 que he dado en titular Gex Bomb, y no hace falta explicar por qué. Así se las gastaba el muy lagarto... a esta bella dama.


Goemon, tan ninja que desapareció

Familia: Konami

Primera aparición: Mr. Goemon, 1986, Arcade

Última aparición: Ganbare Goemon: Tokai Dochu Oedo Tengu ri Kaeshi no Maki, DS, 2005 (sólo en Japón, como su propio nombre indica)

 

 

Casi todos lo conocimos en Nintendo 64 gracias a un juegazo llamado Mystical Ninja Starring Goemon y su secuela, dos aventuras de acción 3D con dosis de plataformas y RPG que mezclaban la mitología del Japón Antiguo con el surrealismo de su cultura audiovisual más moderna (mechas incluidos), que dio como resultado la mayor "japonesada" que pasó por la consola. Quizá por ello fue sólo el segundo Goemon que salía de su tierra natal, únicamente precedido por The Legend of the Mystical Ninja para Super Nintendo. Descrito como un "hombre de sangre caliente de Edo" (el nombre por el que se conocía a Tokio hasta 1868), Goemon era un ninja rechoncho que compartía peluquero con Sonic (como para pasar desapercibido) y que luchaba por el bien de Japón, donde lleva casi treinta años ganándose la vida como uno de     los personajes más reconocidos y      

    queridos de Konami, sin contar a
     Kojima.

 

Sin embargo, este granuja es más viejo que Informe Semanal, pues su origen se remonta a 1986, cuando se lanzó Mr. Goemon, un juego de recreativa que saltó a NES rebautizado como Ganbare Goemon, aunque no pudimos jugarlo en Occidente hasta 2004 gracias a su reedición para Game Boy Advance. ¿Os acordáis de la gama NES Classics? Pues ahí lo teníamos. Sin embargo, desde N64 no le volvimos a ver ese pelazo morado, y es una pena, porque la mecánica y calidad gráfica del juego llegaba a recordar a Super Mario 64 y The Legend of Zelda, aunque su locura lo acercaba más a Earthbound.

 

De hecho, fue el primer juego de N64 en utilizar 128 megas, el doble de lo acostumbrado, razón por la cual costaba 14.000 pesetas de entonces. Por lo tanto, sólo los millonarios pudieron disfrutar de una variadísima aventura con un argumento repleto de puntazos humorísticos, cuya principal amenaza era una banda musical formada por extraterrestres, como Auryn, pero de música. ¿Debería Goemon volver a ver la luz del Sol Poniente? Si así fuera, lo primero que tendría que hacer es dejar la pipa en una papelera del aeropuerto. Aquí las cosas ya no son lo que eran, viejo amigo...

 


 

Foreman Spike, la primera víctima del boom inmobiliario

Familia: Nintendo

Primera aparición: Wrecking Crew, 1985, NES

Última aparición: Mobile Golf, 2001, Game Boy Color

 

 


 

Mucho antes de que las bolas de demolición se convirtiesen en el asiento habitual de Miley Cyrus, Nintendo lanzó un juego llamado Wrecking Crew allá por 1985 que muchos habéis conocido gracias a su resurrección en NES Remix y el último Super Smash Bros para Wii U (nada de "for Wii U", que estamos en España), donde encontramos un escenario basado en el juego original, en el que debíamos derruir plataformas mediante la explosión de bombas. Allí debutó el personaje más desconocido de esta lista, pues sólo apareció en tres juegos antes de retirarse a la residencia de Ratzinger en Castelgandolfo.

 

Foreman Spike era un fornido y velludo operario de la construcción con gafas de sol y pinta de oso gay que sirvió como segundo archienemigo histórico de Mario tras Donkey Kong, pocos meses antes de que Bowser le tomara el relevo en Super Mario Bros, pero lo que muchos no saben es que fue inspiración para la creación de Wario en Super Mario Land 2 (1992), al que, por cierto, también deberíamos incluir en esta lista; llevamos catorce años sin ver un Wario Land portátil, y ocho sin un WarioWare decente. Que alguien haga algo o me desnudo en la próxima tertulia.

 

A pesar de su parecido físico con Wario, Nintendo se ha encargado de colar algunos guiños que lo vincularían más bien con Waluigi, tanto en su tablero de Mario Party 3 repleto de materiales de obra, como en su vehículo de Mario Kart DS, una excavadora igualita a la que usaba Spike en NES. Aún más reveladora fue la elección de la música que acompañaba a Waluigi en Dance Dance Revolution: Mario Mix, una remezcla de los temas que sonaban en Wrecking Crew. ¿Fue la primera víctima del boom inmobiliario o simplemente salía más barata la mano de obra de Wario y Waluigi? Si alguien sabe dónde está Spike, que se ponga en contacto con (C)omisiones Obreras.

 

¿Y vosotros? ¿A qué personaje desaparecido sentaríais a cenar en vuestra cena de Nochebuena? ¿Pauline, Bomberman, Earthworm Jim, Abe de Oddworld, Manny Calavera de Grim Fandango, Gordon FreemanAgustín Bravo...? Como ya hemos visto, es probable que nunca vuelvan a casa, pero sí al Club Chistendo, así que lanzad vuestros llamamientos en los comentarios y les enviaremos a un mensajero de 'Hay una cosa que te quiero decir'. ¿Abrirán vuestros héroes la solapa o volverán a su estado de hibernación eterna? Quién sabe, todo es posible en Navidad...

 


 

 

 

En anteriores entregas del

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Las mejores bromas ilustradas del mundo pixelado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas