Reportaje

Club Chistendo: ¡Que devuelvan el dinero!

Por Gustavo Acero
-

Diputados, infantas, tonadilleras... Todos han manejado rupias por encima de sus posibilidades, pero el sector tecnológico también tiene sus Gürtels, sus Nóos y sus Malayas gracias a Kickstarter, la mayor plataforma de crowfunding destinada a financiar toda clase de proyectos, pero también la mayor charcutería para los chorizos más variados. Esta semana, el Club Chistendo destapa los inventos "kickstarter" más locos, surrealistas y absurdos del paraíso... fiscal.

Corrupción. La palabra más escuchada desde el día en que se reveló el subtítulo de Metroid Prime 3 tampoco permanece ajena a nuestra amada industria, pero antes de tirar la primera piedra, seamos honestos y pensemos si cada uno de nosotros está realmente libre de pecado... ¿Alguna vez le habéis robado el Wi-Fi al vecino? ¿Os habéis bajado algún villancico del Emule? ¿O incluso habéis llegado a zamparos todas las temporadas de alguna serie de culto como El Chavo del Ocho a través de una web más ilegal que la furgoneta de Breaking Bad? Si no os atreveríais a responder lo mismo ante un tribunal, estáis todos detenidos.


Es broma, aquí no vamos a juzgar a nadie (pero que sepáis que es delito), excepto a los responsables de las campañas Kickstarter más disparatadas, sinvergüenzas y bizarras de la galaxia, porque hay que tener valor para pedir dinero por estas barrabasadas y no devolverlo. Queda pues levantado el secreto de sumario y procedemos a publicar los documentos más Granados de la red que os dejarán en Blanco un buen Rato a Costa de sus autores: Los Papeles de Kickstarter. Como exclamaría la voz del pueblo ante el coche de un político o un imputado, valga la redundancia: ¡Que devuelvan el dinero!

CyberMatrix 100: La consola de la next-next-next gen

Proyecto: La videoconsola del futuro

Petición: 25.000 dólares / Recaudado: 194 dólares

Estado: Cancelado por fracaso absoluto

Visitar página oficial en Kickstarter

 

 

Amigos, llevamos años viviendo una gran mentira. Tanta PS4, tanta Xbox Juan, tanta Wii U, tanta next gen y resulta que el verdadero futuro de las consolas era el maquinón que estáis viendo junto a estas líneas. Se llama CyberMatrix 100 y es obra de un ciudadano estadounidense que responde al nombre Schaun Bishop, quien eligió un claim tan inspirador como "Gaming of the future" para concebir la consola que redefinirá la forma de desarrollar videojuegos. De hecho, su tecnología es tan revolucionaria que ni siquiera requiere una cantidad multimillonaria de billetes para ver la luz: con 25.000 dólares es suficiente.

 

Poned vuestros cinco sentidos ante la descripción REAL del producto, disponible en su página oficial de Kickstarter, porque os vais a descoyuntar de risa. Ojo al dato, chavales: "La CyberMatrix 100 tiene la capacidad de crear videojuegos y juegos basados en la cibernética utilizando un motor, y también permite crear películas y música utilizando ese motor". Si ya tenéis la palma de la mano sobre la frente, preparaos para lo que sigue: 

"La consola incluye PowerboothPowerportalCyberstoveROM attaTchment (que se traduciría como algo parecido a accSesorio ROM), Galaxy attatchmentsistema de inteligencia artificial (olé ahí) y mando de energía". ¡Eso es un bundle y no los que nos venden ahora!


Creo que nunca había leído tantos conceptos inventados desde el último E3 de Peter Molyneux o el currículum del pequeño Nicolás para colaborar en Hobby. Y para colmo, al muy crack se le olvida mencionar lo más importante: esa "PowerTriforce" que incluye la base de la consola, o lo que retruécanos sea ese cajón azul con semáforo para daltónicos. Si esto os ha parecido de traca -o de atraco-, esperad a contemplar la versión prototipo del mando que cambiará la industria del entretenimiento tal como la conocemos:


 


 

 

Ahí lo tenéis, el futuro de los videojuegos erigiéndose mayestático ante vuestras ignorantes retinas: la perfecta fusión entre el mando de Xbox y una pelvis femenina dibujada por un niño de preescolar. Ni DualShock, ni Wiimote, ni Kinect, ni GamePad ni leches. Con semejante inversión en I+D, ¿adivináis para qué puede necesitar el dinero este visionario de la ingeniería cibernética? ¿Para ingresarse en un centro? Error. Por desgracia, la realidad es mucho menos sensata: "Necesito patentar mi idea para evitar que nadie se apropie y beneficie de ella sin mi permiso". O sea, que gracias al fracaso del proyecto, pintarrajear garabatos en Paint mientras "estudiamos" seguirá siendo una actividad legal.

 

Aunque parezca imposible, lo mejor viene ahora: el perturbado que done más de 1.800 dólares recibirá todos los dibujos del "arquitecto" junto a la versión final de la consola en un plazo... de 15 AÑOS. Así, el muy cachondo se da margen suficiente para que el inversor olvide lo que llegó a hacer en su infancia y para que el delito de estafa prescriba tres veces seguidas. Magistral.

Además, con un poco de suerte, el lanzamiento coincidiría con el de The Last Guardian. ¿Qué careto se le quedaría a Yoshida si el ansiado título acabase siendo exclusivo de la CyberMatrix 100? En 2029 lo sabremos.

Porque todos merecemos ser Youtubers

Proyecto: Canal de Youtube

Petición inicial: 5.000 dólares / Recaudación final: 5 dólares

Estado: Fracasado y cancelado

Visitar página oficial en Kickstarter

Imaginad a un "youtuber" famoso con millones de visitas y suscriptores al mes; no sé, cualquiera, ahora mismo no se me ocurre ninguno en concreto. ;) A continuación, imaginad cuántos suscriptores tendría ese mismo "youtuber" si su canal fuese de pago, es decir, si hubiese que apoquinar los 2,99 € mensuales que cuesta una revista de videojuegos (tampoco se me ocurre ninguna en concreto) para disfrutar de sus contenidos, o los 2,80 "lerus" diarios de un periódico para informaros, o los 8 € aproximados de una entrada de cine para pasar dos horas entretenidos (cuatro si la peli es de Nolan). ¿Ya tenéis una respuesta? Pues si os ha salido una cifra de varios ceros y el primer dígito también lo es, os presentamos al tipo que mejor representa el grado de demencia al que hemos llegado: un norteamericano de Arizona llamado John Bush (¿sobrino lejano de alguien?), que pidió 5.000 pavos para "cumplir su sueño", que no es otro que dejar de trabajar y tener suficiente tiempo libre para poder vivir de su canal Crazy-TV.com a través de los ingresos de los patrocinadores. Definitivamente, hemos creado una generación de monstruos. 

 ¿Acabará el Estado subvencionando a los "trabajadores de Youtube" para que tengan tiempo de hacer suficientes gameplays de Minecraft con los que mantener el equilibrio de los mercados? ¿Añadirán una casilla en la declaración de la renta en la que ponga "Youtubers"? ¿Deberían impartirse cursos, carreras y grados en Ciencias del Gameplay Comentado para formar a auténticos profesionales del gremio?
Seguro que entre todos Podemos. De todas formas, a

¿Acabará el Estado subvencionando a los jóvenes para que tengan tiempo de subir suficientes unboxings con los que mantener el equilibrio de los mercados? ¿Añadirá una casilla en la declaración de la renta en la que ponga "Youtubers"? ¿Debería haber una Facultad de Ciencias del Gameplay Comentado para formar a profesionales del gremio? Seguro que entre todos Podemos, pero de momento, "los niños de hoy tienen todo el tiempo del mundo para grabar vídeos porque viven con sus padres", lamenta el amigo Bush, mientras que él tiene "un trabajo a jornada completa" que le priva "de ese lujo". Olé sus webcams.

A pesar de su esfuerzo, nuestro gamer frustrado sólo consiguió recaudar 5 dólares gracias a la aportación de un único inversor que no ha querido revelar su nombre por dignidad, así que nos hemos quedado sin gameplays de Battlefield 4 por culpa de vuestra tacañería. Muchas gracias, ¿eh?

El auténtico Super Claudio (Bros): ¡Rechazad imitaciones!

Proyecto: Videojuego de plataformas para iPhone

Petición: 80,000 dólares / Recaudado: 0 dólares

Estado: ¡Aún tenéis 25 días para ayudar!

Visitar página oficial en Kickstarter

Subamos un peldaño más en la escalera de la impostura. Nuestro siguiente aspirante a Leonardo DiCaprio en Atrápame si Puedes es un informático danés de 29 años llamado Thomas Hinrichs, que nos presenta lo nunca visto en juegos para iPhone: un plataformas 2D en el que controlamos a un fontanero con bigote a través de un mundo de fantasía repleto de bloques, tuberías y monedas. Su título: Super Claudio, en clara alusión a iCloud, o eso me he inventado, porque la única descripción disponible del producto es la siguiente: "¿Os acordáis de Super Mario? Encontraréis la nostalgia del juego antiguo, pero con un giro", que debe de consistir en girar el móvil mientras jugamos y poco más. Sin embargo (a excepción del embargo bancario), la primera captura conceptual nos saca rápidamente de dudas: el GIRO consiste en añadirle dos antenas a Goomba.

¿Qué, estáis deseando probar este juegaso, eh? Pues estáis de suerte, ¡porque el plazo de financiación está abierto hasta el 6 de diciembre! Y de momento va bastante bien: cero euros recaudados de los 80.000 que pide el muy jeta, convirtiéndose en el proyecto más caro de todo este informe. Descubramos en qué va a invertir el aguinaldo: "El dinero es para los gráficos, que no se me dan muy bien, y temas legales", afirma. Concretamente, 1 dólar para los gráficos, y el resto para pagar la fianza por la pedazo demanda que le va a cascar Nintendo por violación de copyright. En efecto, las nubes son un claro plagio de Ditto, el Pokémon amorfo de la primera generación.

La solución final al doble check del WhatsApp: NoPhone

Proyecto: Un móvil de mentira que no sirve para absolutamente nada

Petición: 5.000 dólares / Recaudado: 18.316 dólares

Estado: Financiado con incomprensible éxito

Visitar página oficial en Kickstarter

 

 

Y hablando del iPhone y equivalentes androides: ¿ya habéis roto con vuestra pareja por culpa del nuevo doble check azul del "wasap" y no sabéis cómo desactivarlo para evitar que también os dejen los amigos, la familia y el perro? Pues un equipo de ingenieros de Nueva York y Países Bajos ha ideado el terminal definitivo para solucionar vuestros problemas: "El noPhone es un dispositivo libre de tecnología ideado como alternativa al constante mano-al-móvil que te permite mantenerte conectado al mundo real". Es decir, un trozo de plástico con forma de smartphone que no sirve ni para jugar, ni para escribir, ni para llamar ni recibir llamadas, o sea, un N-Gage actualizado. Contra todo pronóstico, el resultado de la campaña ha sido un éxito rotundo: las aportaciones de 915 personas casi han cuatriplicado los 4.000 € solicitados, hasta sumar un total de 14.676 € para fabricar el primer teléfoNO del planeta.

 

 

 

Pero esperad a conocer las recompensas para los donantes Premium: quienes invirtieron más de 18 dólares, recibieron la mejora "Selfie", consistente en una pegatina de espejo adhesiva para ver reflejado su ego siempre que lo deseen, así como un manual de instrucciones que debe de tener menos tinta que el catálogo navideño de PS Vita. Aquí tenéis una foto de Paco Marhuenda para comprobar cómo funciona la pegatina reflectante. De lo que no tenemos imágenes es del "NoPhone bañado en oro de 14 quilatespara quienes donasen 8.000 €, porque no ha habido nadie tan enfermo y/o/u hortera como para dilapidar su dinero de ese modo.

 

Lo que no se puede negar, tal como figura en la descripción del producto, es que el noPhone es el dispositivo móvil que menos batería gasta y mejor resistente los golpes, el agua y el paso del tiempo después de un Nokia, claro. Ah, y tiene una gran ventaja sobre el iPhone 6, y es que no se dobla, ni cuesta 700€. Por si este hecho no fuera suficiente revulsivo, sus creadores llegaron a inventarse estos testimonios: "Gracias al NoPhone, llevo una semana sin escribirle borracha a mi novio" (Craig G); "Mis habilidades de contacto visual han mejorado un 73%" (Whitney R).

En conclusión: ¿son los responsables de esta iniciativa unos golfos o unos genios? Me temo que lo segundo, porque no hay estafa por ningún lado: han vendido exactamente lo que prometían. Ojalá todos nuestros empresarios y banqueros fuesen así de honrados. God Blesa mérica!

Hendo: Regreso al Futuro de los monopatines

Proyecto: El monopatín aerodeslizador de la trilogía de Robert Zemeckis

Petición inicial: 250.000 dólares / Recaudación final: 428.355 dólares

Estado: Exitazo y en fase de producción

Visitar página oficial de Kickstarter

 

 

Después de estos cinco timos consecutivos, toca compensar tanta engañifa y granujada con un invento molón de verdad que parece ciencia ficción. Dejad todo lo que estéis haciendo, incluso de leer; bueno, eso no. Sólo hay un sueño cinematográfico más deseado que manejar el sable de luz de Anakin, comprarse un Gremlin en un chino o despertarse entre Mila Kunis y Natalie Portman en El Cisne Negro, y es montar en el monopatín volador de Marty McFly en Regreso al Futuro. Pues bien, Kickstarter lo ha hecho realidad. Como diría Doc: ¡Al fin he inventado algo que funciona!

 

El portento se llama Hendo y funciona mediante la más sofisticada tecnología electromagnética, que nos permite levitar a un centímetro sobre el suelo y soportar 226 kilos de peso en su versión final, por si queremos hacer la compra en IKEA. Esto sí que es ciencia y no las chapuzas de El Hormiguero. Ahora bien, un gran poder conlleva una larga lista de inconvenientes: sólo funciona sobre superficies metálicas de aluminio o cobre (se venderá con láminas de dicho material), su batería dura menos que la de Game Gear (7 minutos) y suena igualico que un matadero en hora punta. Pero qué más dan esas minucias cuando el maldito cacharro FLOTA de verdad, como si la gravedad se hubiese ido de copas con la lógica para no volver hasta el domingo al mediodía.

 

 

Tenéis que ver el tráiler, y si no creéis lo que veis, echad un vistazo a los vídeos relacionados para comprobar cómo funciona. Por fin, un invento destinado a cambiar la sociedad para mejor, como la aspiradora Roomba. Y ahora es cuando nuestros sueños se desmoronan cual castillo de naipes Hanafuda: el monopatín cuesta 10.000 doláres. Casi que me sigo cogiendo el Metro. ¿Qué pasa? Antes volaba...

 

Ouya: Mejor con-sola que mal acompañada

Proyecto: Videoconsola para móviles y tabletas con sistema operativo Android

Petición inicial: 950.000 dólares / Recaudación final: 8.596.474 dólares

Estado: Éxito rotundo en financiación. Desastre estrepitoso en ventas

Visitar página oficial de Kickstarter

 

 

Llegamos al (fra)caso más paradigmático y sintomático de la fiebre crowdfunding: Ouyala consola diseñada para el sistema operativo Android que también sirve como kit de desarrollo para programadores independientes sin necesidad de pagar por derechos de licencia. Esta genial idea triunfó como la Coca-Cola en su proceso de financiación hasta tal punto de multiplicar por 9 el millón de eurapios requerido, pero pronto se quedó sin gas cuando la versión definitiva salió al mercado en junio del año pasado por 99 €. Pero este competitivo precio no impidió los retrasos en la entrega de las consolas a los usuarios y desarrolladores, la pobre calidad de los juegos y las duras condiciones impuestas por sus creadores, como la obligación de mantener exclusividades durante 6 meses, más o menos lo que durarán Final Fantasy XV y Kingdom Hearts III en PS4.

 

De esta forma, la indignación de los desarrolladores y las pésimas ventas de los juegos (el 75% de los usuarios no compraron ninguno) dejaron a la Ouya más tocada que Android Pajares después de atracar aquel banco con una fregona en la cabeza y una pistola de balines. Seguro que su peculiar diseño en forma de taza de váter sin tapa ha servido de inspiración a las 242 personas que donaron más de 1.000 euros a la causa, por no hablar de los 12 "forraos" que soltaron 10.000 napos del ala. Que nos los den a nosotros y les enviamos una "Wii Ya", que tiene bastantes más juegos que la Ouya.

 

 

Hablando del tema, os suelto una confidencia a título personal: me atrevo a vaticinar que las revolucionarias Oculus Rift seguirán el mismo camino que Ouya, más aún tras la compra de la empresa por parte de Facebook. Además, marean tanto que no sé si devolverán antes el dinero a los inversores o ellos el desayuno.

La ensalada de patata más cara de la historia

Proyecto: Cocinar una ensalada de patata

Petición inicial: 10 dólares / Recaudación final: 55.492 dólares

Estado: Un éxito para el hombre, un paso atrás para la humanidad

Visitar página oficial en Kickstarter

 

 

Y burla burlando llegamos al caso más absurdo y WTF de todos: el número uno del dislate. Ni Ferrán Adriá, ni Chicote, ni Arguiñano ni todo el jurado de MasterChef cobrarían en sus restaurantes lo que este señor ha recaudado por cocinar una maldita ensalada de patata, pero seguro que pagarían por probarla. Todo empezó con una inocente frase: "Voy a hacer una ensalada de patata. Todavía no sé de qué tipo". De pronto, la aparente coña de un tal Zack Danger Brown acabó convirtiéndose en uno de los mayores triunfos de Kickstarter: más de 55.000 dólares (44.000 €) donados por 6.911 chalados para cocinar una ensalada en vídeo a cambio de recompensas tan suculentas como probar un bocado, postear un "gracias" en su web y pronunciar su nombre en alto durante el vídeo. ¿Se puede ser más golfo? Pues sí, porque encima era la primera ensalada que hacía en su vida, con lo que nisiquiera garantizaba un buen resultado gastronómico. Esperamos que al menos sepa aliñarla, por la cuenta -monetaria- que le trae. Finalmente, imperó el sentido común y el señor Danger (que lo tenía, y mucho) donó parte del dinero a organizaciones benéficas.

 

Y luego fracasan proyectos como Cult County, el shooter de terror de Renegade Kid para consolas next-gen o Shadow of the Eternals, la secuela del gran Eternal Darkness, mientras otros como el Mighty Nº 9 de Keiji Inafune se llevan más dinero que la Pantoja... y sin Powerbooth, ni Powerportal, ni Galaxy Attatchment, ni nada. 

¿Y vosotros qué? ¿Donaríais pasta a un videojuego vía crowdfunding? O reformulando la misma pregunta con un giro como el de Super Claudio: ¿pediríais dinero para hacer realidad vuestros proyectos más frikis? Ya habéis visto que en el mundo del crowdfunding todo vale... aunque no siempre vale lo que cuesta.

 

Mientras os lo pensáis, no dudéis en visitar la página de Kickstarter del Club Chistendo (enlace aún no disponible) para aportar vuestras donaciones. Necesitamos 35.000 € para convertir la sección en una canal de Youtube en un plazo de 30 días. Si no recibimos esta cantidad lo antes posible, no tendré más remedio que emplazaros hasta el próximo lunes con un artículo aún más chistendero. Y sed generosos, que sorteamos una CyberMatrix*.

 

*Consola aún no disponible.

 

En anteriores entregas del

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Las mejores bromas ilustradas del mundo pixelado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Lecturas recomendadas