Reportaje

Las películas de Studio Ghibli (III)

Por Thais Valdivia
-

Terminamos este pequeño repaso a un famoso estudio que aún no ha dicho su última palabra en cuanto a animación y calidad se refiere.

Aparte de las películas de animación y el manga, aún le quedaba algo por hacer al Studio Ghibli: adentrarse en el mundo de los videojuegos. Y así hizo. En el año 2002 vio la luz en Japón (en Norteamérica lo hizo en 2003) Magic Pengel para la consola PlayStation 2. Desarrollado por Garakuda-Studio y Taito, el juego tenía diseños propios de Ghibli. El desarrollo del título permitía al jugador dibujar sus propias creaciones para que luego estas cobraran vida y lucharan contra otras criaturas.

Sin embargo, fue la franquicia Ni no Kuni la que le valió a Studio Ghibli (junto a Level-5) el beneplácito tanto de la crítica como del público. A pesar de lo que pueda parecer, Ni no Kuni: La Ira de la Bruja Blanca no nació exclusivamente para PlayStation 3, sino que en un primer momento las aventuras de Oliver aparecieron en Nintendo DS bajo el título Ni no Kuni - Second Land: The Jet-Black Mage. Eso sí, este cartucho sólo se pudo comprar en Japón.

Ya hemos visto catorce de las producciones cinematográficas del conocido Studio Ghibli y hoy toca rematar la faena. En esta ocasión tenemos las últimas películas de esta empresa que consiguen trasportarnos desde un mágico mundo con un curioso castillo hasta una leyenda de princesas pasando por el fondo del mar. Aquí tenéis las siete últimas cintas y un pequeño extra: 

El Castillo Ambulante

En una humilde ciudad vive Sophie, una muchacha de 18 años que trabaja en una sombrerería. Debido a su carácter tímido, la joven apenas tiene amigos y le es muy complicado entablar una conversación con otra persona.

Un día, al ir a visitar a su hermana, dos soldados la acorralan impidiéndole avanzar, pero en ese momento un bello joven sale de la nada y la rescata, dejándola justo en el lugar al que ella iba. Allí escucha los rumores que dicen que el peligroso mago  Howl, el cual roba el alma de las chicas jóvenes, se encuentra por la zona. Lo que no sabe Sophie es que hay un peligro aún mayor en la ciudad, la Bruja del Páramo.

Hayao Miyazaki fue el director de esta película que se estrenó mundialmente durante el Festival Internacional de Cine de Venecia. Ese mismo año se presentó también en el Festival de Sitges, evento en el que los responsables del film recogieron el Premio del Público a Mejor Película. Al igual que en otras producciones, la banda sonora corrió a cargo de Joe Hisaishi.

Basada en la novela de la inglesa Diana Wynne Jones, la película omite algunos datos que bien podrían haberse incluido con el fin de profundizar más en el personaje de Howl, ya que en el libro la zona de color negro del disco que está encima de la puerta del castillo ambulante esconde los orígenes reales de este personaje que tantos quebraderos de cabeza le da a la pobre Sophie. 

Cuentos de Terramar

Unos extraños sucesos sacuden al reino de Terramar. Uno de estos hechos es la visita de dragones que vienen de tierras lejanas. Tan misterioso es todo lo que está ocurriendo que el famoso mago Gavilán toma la decisión de investigar el porqué. Durante su periplo conoce al joven príncipe Arren, quien guarda un oscuro y cruel secreto. Secreto del que la malvada bruja Cob se quiere aprovechar a toda costa.

El hijo de Hayao Miyazaki, Gorō Miyazaki, se encargó de adaptar los libros tres y cuatro de la saga Historia de Terramar, de Ursula K. Le Guin, en 2006. En un principio la autora no quería que su obra se llevara a la gran pantalla, pero justo después de que Miyazaki recibiera el Óscar por El Viaje de Chihiro se lo pensó dos veces y por fin dio el visto bueno. Mientras su hijo dirigía esta cinta, Hayao estaba inmerso en el proyecto de El Castillo Ambulante. Esta decisión no convenció del todo a la escritora.

Las comparaciones son odiosas, además de que la etiqueta de "hijo de" no ayuda a la hora de mostrar al mundo de lo que eres capaz. Lamentablemente, el peso del apellido Miyazaki fue superior al inexperto Gorō que no supo llevar todo lo bien que se esperaba esta adaptación. Cuentos de Terramar no pasará a los anales de la historia de Ghibli, no por la buena fe a la hora de llevar a cabo el film, sino por la irregularidad de la narración que tiene en su punto álgido lo único destacable. A pesar de ello, a nivel técnico es una película que cumple correctamente con el cometido. 

Ponyo en el Acantilado

Sousuke es un niño que, al ir a la playa a jugar, se topa con una pequeña niña pez que parece una bolita y rápidamente se hace amigo de ella. Pronto el pequeño comienza a llamarla Ponyo. Poco a poco, la relación entre los dos se va afianzando, pero el padre de Ponyo, un hechicero de nombre Fujimoto, aparece para llevársela al océano a pesar de que la propia Ponyo dice querer quedarse. Finalmente, la pequeña desea tener apariencia humana para estar con Sousuke. Esto provocará el desequilibro de la Tierra.

Ponyo en el Acantilado (Gake no ue no Ponyo) es el decimoséptimo film producido por Studio Ghibli y el octavo que ha dirigido Hayao Miyazaki. Aparte de la dirección, Miyazaki escribió el guión de esta película que se basa en el famoso cuento La Sirenita, de Hans Christian Andersen.

Como no podía ser de otra manera, lo primero que entra por los ojos nada más comenzar a ver la película es la gran calidad de la animación y la suavidad de los colores. Ponyo irradia magia con cada minuto de metraje. La trama, por otro lado, es bastante más asequible para los más pequeños si la comparamos con otras producciones de Ghibli. A pesar de ello, es una cinta muy recomendable que consigue sacar una sonrisa hasta al más machote.

Aparte de todo esto, hay que destacar la canción principal del film, Gake no Ue no Ponyo, interpretada por Fujioka Fujimaki (dúo formado por Takaaki Fujioka y Naoya Fujimaki) y por Nozomi Ōhashi cuando tenía sólo ocho años. En poco tiempo, el single se posicionó entre los veinte primeros de la lista ofrecida por la empresa Oricon. La versión en castellano tampoco se queda atrás y puede presumir de tener una melodía divertida y la mar de pegadiza. ¿Quién no ha cantado alguna vez eso de "Ponyo, Ponyo, Ponyo es una niña pez?". 

Arrietty y el Mundo de los Diminutos

La historia nos transporta a la ciudad de Koganei, situada en la zona occidental de Tokio. En ese lugar vive una familia de pequeñas criaturas con apariencia humana pero que sólo miden diez centímetros. Juntos pasan los días en una diminuta casa bajo las tablas del suelo de una humilde casa de campo. Estos seres, además, cumplen a rajatabla una estricta norma: no pueden dejarse ver por los humanos.

Un día, la intrépida y rebelde Arrietty se salta esta regla en el momento en que un niño humano, Shō, se muda a la casa de campo para recuperarse de su delicado estado de salud antes de ser intervenido. La amistad de Shō y Arrietty promete poner en peligro la supervivencia de estos diminutos.

En Arrietty y el Mundo de los Diminutos  (Karigurashi no Arietti), Hayao Miyazaki fue el autor del guión, mientras que la dirección recayó, esta vez, en Hiromasa Yonebayashi. En esta ocasión, la novela que se tomó como referencia para la película fue The Borrowers, de Mary Norton.

Arriety y el Mundo de los Diminutos deja a un lado la fantasía para mostrar de una manera indescriptible los sentimientos y los problemas a los que el ser humano debe enfrentarse alguna vez en su vida. Esto, sumado a una narración fluida que no decae en ningún momento, forma una producción digna de admiración que la fantástica animación le da ese toque final "made in Ghibli". Atención también a esos momentos en los que se muestra cómo lo que para Shō es algo sin importancia, como un simple ruido, para Arrietty es algo mucho mayor debido a la diferencia de estatura. 

La Colina de las Amapolas

Nos trasladamos al Japón del año 1963. Umi Matsuzaki es una chica que, al no estar su madre, tiene que hacerse cargo de sus dos hermanos y de su abuelo al mismo tiempo en que debe administrar la pensión Coquelicot Manor. Por supuesto, los estudios también son una parte importante en la vida de la chica.

Cierto día llega a su vida Shun Kazama, un joven del club de periodismo, y Shirō Mizunuma, el presidente del consejo estudiantil. Los dos representan al edificio que acoge a las asociaciones de estudiantes, el Quartier Latin, y que va a ser demolido antes de que se celebren los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964. Los tres se unirán con el objetivo de salvar Quartier Latin.

Gorō Miyazaki volvió a la carga en 2011 con esta historia que fue escrita por su padre, Hayao Miyazaki, y que se inspira en el manga original de Tetsurō Sayama y Chizuru Takahashi.

En esta ocasión Gorō sí que dio en el clavo y consiguió llevar a cabo una obra que, si bien no está entre las grandes de este estudio, sí que merece un visionado. Eso sí, un visionado con calma y bien relajado, ya que el ritmo de la película es lento pero no desentona ni aburre en absoluto. Esta lentitud sirve para mostrarnos con gran maestría pequeños detalles del Japón de los años sesenta y cómo son los personajes (sus emociones, lo que piensan, etc.). Sin duda, con La Colina de las Amapolas, Gorō Miyazaki consiguió redimirse. 

Se levanta el Viento

La vida de Jirō Horikoshi es la que se narra a lo largo de las dos horas que dura el film. Este hombre fue el que creó el Mitsubishi A6M Zero (Zero Fighter), avión que fue utilizado por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, concretamente en el ataque a Pearl Harbor. Gracias a la magia de Ghibli veremos desde su niñez hasta los momentos más sorprendentes de su vida como adulto.

Kaze Tachinu se estrenó en Japón el 20 de julio del año pasado y rápidamente se convirtió en un éxito en taquilla además de crear cierta polémica tanto en Japón como en Corea del Sur. Y es que algunas asociaciones alegaron que la cinta promovía y glorificaba la guerra, además de criticar que el protagonista fuera este creador de aviones para fines bélicos.

A pesar de ello, y fuera de las fronteras de Asia, Se Levanta el Viento ha tenido una buena acogida. La cinta se presentó en el Festival Internacional de Cine de Venecia, evento en el que compitió por el León de Oro a Mejor Película. En el Festival Internacional de Cine de San Sebastián y en Sitges 2013 también se proyectó, consiguiendo unas críticas muy favorables. Como colofón, Kaze Tachinu competirá por el Óscar a Mejor Película de Animación. ¿Será esta la película que hará que Miyazaki consiga su segunda estatuilla? El 2 de marzo lo sabremos.

La película número veinte de Ghibli también será recordada por ser la última de Hayao Miyazaki, ya que el presidente de la empresa, Koji Hoshino, anunció la retirada del director. Concretamente, sus palabras fueron: "Miyazaki ha decidido que Kaze tachinu será su última película y que después se jubilará". Lo último que se sabe de él es que está en pleno de proceso de producción de un manga de samuráis.

En lo que respecta a nuestro país, esta esperada producción fue licenciada por la distribuidora Vértigo Films a principios del pasado mes de diciembre. Momento en que se confirmó también que se podrá ver en cines españoles. Lamentablemente se desconoce cuándo podremos pasarnos por nuestra sala más cercana para deleitarnos con la magia y el buen cine de Hayao Miyazaki y Studio Ghibli. 

Kaguya-hime no Monogatari (La Leyenda de la Princesa Kaguya)

Basada en el famoso cuento japonés Taketori Monogatari (La historia del cortador de bambú), la trama cuenta cómo un hombre humilde se encuentra a un bebé dentro de un tallo de bambú gigante. Ese bebé será bautizado con el nombre de Kagura. A partir de ese instante, la película sigue las andanzas de esta pequeña.

Catorce años después de su última película, Isao Takahata decidió sentarse de nuevo en la silla de dirección para realizar esta producción que llegó a los cines japoneses en noviembre de 2013. En un primer momento se tenía pensado que se estrenara el mismo día que Se Levanta el Viento, pero por un pequeño problema (los storyboards no estaban acabados) tuvo que retrasarse.

Con un estilo de animación muy peculiar, pero a la vez detallista y preciosista, Takahata nos transporta a un universo de leyenda en el que poco a poco sentiremos mucho cariño y apego por el personaje de Kagura.

Lamentablemente, se desconoce si la película va a llegar a nuestro país, por lo que debemos esperar a que alguna distribuidora confirme que se ha hecho con los derechos. 

Y este año llega...

Omoide no Marnie

Anna es una joven que no tiene ningún amigo en el mundo. Un día, entra en su vida Marnie, a quien conoce en las dunas de arena. A partir de ese momento el ambiente se torna algo fantasmagórico y valores como la amistad, la soledad y el respeto y cariño por la familia comienzan a salir a flote. Juntas, Anna y Marine pasan el verano hasta que un importante suceso rompe con su pacífica monotonía.

Studio Ghibli continúa al pie del cañón y promete dar guerra durante muchos años más. Por ello, este año se estrenará su película número veintidós bajo la dirección de Hiromasa Yonebashi, conocido por estar al frente de Arrietty y el Mundo de los Diminutos. El guión lo escribirá Keiko Niwa (La Colina de las Amapolas), Masashi Ando (El Viaje de Chihiro) y el propio Yonebashi.

Basada en la novela original de Joan G. Robinson, la película aún no tiene confirmada su fecha de estreno, por lo que habrá que estar pendiente de que aparezcan nuevos y reveladores datos.


Tenemos muchas otras recopilaciones de mangas y animes. Aquí las tenéis todas:

Lecturas recomendadas