Venom - ¿Quién es Veneno, el antihéroe de Tom Hardy en el cine?
Reportaje

Venom - ¿Quién es Veneno, el antihéroe de Tom Hardy en el cine?

Por Jesús Delgado
-

Venom, Veneno en España, será interpretado por Tom Hardy en la película que Sony prepara sobre el antihéroe. Os hablamos de quién es este personaje de Marvel Comics

El spin-off de Spider-man centrado en su antagonista Venom, más conocido como Veneno por los lectores españoles, ya no es un título en barbecho. El viernes supimos que Tom Hardy protagonizará la película de este villano/antihéroe de Marvel Comics. Ahora bien, aunque el personaje ya hizo su aparición en Spider-man 3 y es uno de los grandes antagonistas del Hombre Araña de Marvel, es posible que no lo conozcáis mucho y necesitéis saber más. 

Por eso mismo, en el siguiente artículo os vamos a hacer un rápido resumen de la trayectoria de este personaje. Desde sus orígenes hasta la actualidad, pasando por sus poderes y habilidades, así como quién ha sido Veneno en los cómics. Seguramente os sorprenda si no sois muy comicófilos.

Historia editorial de Venom

Cuenta la leyenda que, originalmente, Veneno (Venom) fue una idea de John Byrne para el cómic original de Puño de Hierro (Iron Fist) en los 70. La idea era insertar un traje de origen alienígena consciente y vivo que, además, permitiera al héroe curarse. Chris Claremont, guionista del personaje por aquella época, estuvo de acuerdo. Sin embargo, no se llegó a aplicar porque Puño de Hierro y Luke Cage convergieron formando los Héroes de Alquiler y formando su propia cabecera. 

Años después, en 1982, el joven Randy Schueller participó en un concurso de talentos de Marvel y lo ganó con una versión de Spider-man completamente negra. Randy lo presentó como un traje de camuflaje de Spidey, compuesto por las mismas moléculas que los trajes de los 4 Fantásticos. Jim Shooter, editor en aquel momento de la Casa de las Ideas, quedó fascinado por el concepto y decidió comprárselo al muchacho por la nada desdeñable cifra de 220 dólares de la época. 

Con la llegada de las Secret Wars originales en 1984, muchos héroes sufrieron un cambio radical. Spidey fue uno de ellos, incorporando un cambio de look radical. Roger Stern y Shooter combinaron las ideas de Schueller y de Byrne dando lugar a lo que sería un traje alienígena vivo que, además, cambiara el aspecto de Peter. Al menos, durante un tiempo.

El traje debutó en Amazing Spider-Man #252 (mayo de 1984) bajo el titular de "Los rumores son ciertos: hay un nuevo Spider-man", aunque el origen del nuevo traje no se relataría hasta la publicación de Secret Wars #8 en diciembre del mismo año. Ahora bien, al principio los fans no acogieron con mucho entusiasmo el cambio, por lo que los editores comenzaron a tantear cómo volver al traje original.

Para justificarlo, decidieron contar que el traje negro era en realidad un parásito o simbionte que quería fusionarse con Peter Parker. Esto obligó al héroe a pedir ayuda a los 4 Fantásticos para quitárselo, debido a que era vulnerable al calor extremo y a las hondas de sonido. El problema es que, para cuando tomaron esta decisión, los lectores comenzaron a adorar el traje negro. Por ello, optaron por que Pete vistiera una versión "normal" del traje negro, confeccionado por la Gata Negra.

Sin embargo, el simbionte era una idea muy jugosa como para dejarla bajo llave mucho tiempo. Todd MacFarlane, que señaló su negativa total a dibujar a Peter con el traje negro, sirvió de impulso al guionista David Michelinie para reutilizar la idea del simbionte y crear a Veneno. Este  era en realidad el periodista Eddie Brock, cuya carrera se había malogrado debido a la mala praxis, aunque culpaba de ello a Spider-man. El tándem estipuló que Brock y el simbionte se habían fusionado, creando a una némesis de Spidey. Más letal, más fuerte, más rápida y con sed de sangre arácnida. Así debutaría en Amazing Spider-Man #300 (1988).

Si bien Venom iba a ser "flor de un día", acabó convirtiéndose en uno de los enemigos más populares de los 80 y de los 90, llegando a aparecer en videojuegos, series animadas y a contar con mini-series propias. En esta época se redefinió su historia de origen, señalando que pertenecía a una raza conquistadora, que le había tomado por una aberración, al desear ser un compañero de su huésped en lugar de un parásito. Sin embargo los últimos años de la década de los noventa fueron malos para el personaje y acabó cayendo en un limbo poblado por historias demenciales que lastraron la calidad de sus relatos.

Para refrescarlo de cara a los lectores, los editores comenzaron a darle vueltas de tuerca, proponiendo nuevos huéspedes. En 2004/2005, Mark Millar narró cómo el simbionte era adquirido por Mac Gargan, el Escorpión, después de que Brock rompiese su alianza. Posteriormente, tras Asedio (2010), Veneno sería Flash Thompson, ejerciendo como agente del gobierno primero y luego como uno de los Guardianes de la Galaxia.

Eso ha sido hasta ahora, en 2017, que se ha conmemorado el número 150 de todos los cómics protagonizados por Venom, momento en que Eddie Brock ha vuelto a sus "orígenes". Esto ha tenido lugar con un cambio sustancial, ya que muchas cosas han pasado desde que Brock y el simbionte fueron uno. 

Historia en el cómic hasta ahora

Una cosa es la historia de cómo llegó el personaje a ser lo que es desde detrás de las bambalinas, en el mundo del cómic. Para que no sea muy lioso, vamos a contaros la última versión de la historia, teniendo en cuenta los retcons y cambios sustanciales de tuerca. La criatura que se conoce como Veneno, Venom, pertenece a la raza conocida como Klyntar, conocidos como los Guardianes del Cosmos.

Los Klyntar son una especie de simbiontes que buscan proteger la vida por todo el universo, potenciando a sus huéspedes. Sin embargo, en ocasiones hay desviaciones que deben ser purgadas. La criatura Venom es un ejemplo de ello. El primer huésped de Veneno fue una criatura de un planeta helado que utilizó el simbionte para masacrar y esclavizar a los suyos. El trauma de este primer contacto convirtió al simbionte en un adicto a la rabia y a la adrenalina. Alertados por esta adicción, los Klyntar encerraron a su hermano en una prisión que acabaría controlada por otra facción de su raza menos benévola y con más ansias de conquista.

Con el tiempo, la prisión acabaría en el Mundo de Batalla de las Secret Wars. Allí, Wade Wilson (Masacre/Deadpool) sería el primer humano en interactuar con él. Pero una vez Wade descubriera que el simbionte estaba vivo, se desprendería de él, dejándolo dónde lo encontró. Allí, sería donde Peter Parker y él se fusionarán finalmente. 

Spider-man lo llevaría de vuelta a la Tierra y junto a él viviría unos meses. Ahora bien, como ocurriera con Wilson, Spidey descubriría que el simbionte estaba vivo y trataba de fundirse con él. Con ayuda de los 4F logró quitárselo, aunque cuando el simbionte escapase posteriormente, trataría de poseerle por las malas. Para evitarlo, Spider-man utilizó la enorme campana de la iglesia de Nuestra Señora de los Santos para "matarlo" (o eso pensaba). En realidad, el simbionte pasó a Wade Wilson de nuevo, al que influenció con las tendencias heroicas de Spidey. Sin embargo, cuando la unión de ambos volvió a pasarse de la raya, Masacre hizo lo mismo que Spider-man devolviendo al simbionte a la iglesia.

Allí sería donde encontraría a Eddie Brock, un periodista que había realizado reportajes fraudulentos que fueron expuestos por Spider-man. Ambos se unieron creando a Veneno, quien ahora sabía además la identidad secreta de Peter Parker. Gracias a este conocimiento comenzó a acosar a los seres queridos de este: Tía May, Mary Jane... en un intento de batirse a muerte con Peter. En esta etapa el simbionte iría demostrando cada vez más un comportamiento sádico y violento hacia criminales, aunque bastante clemente hacia los civiles inocentes.

Debido a que se reveló que el simbionte era capaz de reproducirse asexualmente y que su prole se había fusionado con el serial killer Cletus Cassady, formando al villano Matanza, Spider-man y Veneno firmaron una tregua para detenerle a él y a otros malosos similares. Esta tregua duraría varios años, hasta que la ex-mujer de Eddie, Anne Weying, acabara cometiendo suicidio. Culpando a Peter del suceso, Brock volvió a convertirse en su enemigo.

Sin embargo, debido a que Brock sufría un cáncer terminal y que su relación con el simbionte estaba pasando una mala racha, acabó subastándolo entre el mundo criminal de Nueva York. De la subasta emergió victorioso Angelo Fortunato, el sobrino de un influyente mafioso que acabó demostrando tener "poco veneno en él" y fue abandonado por el simbionte mientras ambos saltaban de rascacielos en rascacielos.

Esto condujo al alienígena hasta Mac Gargan, alias de El Escorpión, otro de los villanos de Spidey. El dúo formaría la encarnación de Veneno de la década de los 2000, llegando a formar parte de los Vengadores Oscuros de Norman Osborn. Esta unión, por cierto, sería la más cruenta, llegando a exhibir un desaforado comportamiento canibal, alimentado por los peores instintos de un Mac Gargan cada vez más horrorizado. Sin embargo, en la historia de Asedio, Carol Danvers (alias Miss Marvel) los separaría, convirtiéndose temporalmente en una huésped involuntaria.

El gobierno de EEUU se haría con el simbionte y comenzaría un proyecto de supersoldado con él. El conejillo de indias sería Flash Thompson, el amigo de Peter Parker, que había perdido las piernas en la guerra, formando el llamado Agente Veneno. Tras un enfrentamiento con Otto Octavius, quien fuera el Superior Spider-man, pudimos ver fugazmente un Superior Venom antes de que Flash y el simbionte volvieran a reunirse.

El tiempo con Flash condujo al simbionte a un camino de redención cuando sus pasos se toparon con los Guardianes de la Galaxia. Sus viajes con estos le pusieron de nuevo en contacto con los Klyntar, quienes ayudaron al simbionte a curar su ira y su sed de sangre. Esta etapa consagraría a Venom como Caballero Espacial, adoptando un look más adecuado para los escenarios de los guardianes. 

Desgraciadamente, la calma no duraría mucho. El simbionte se uniría temporalmente a Groot, Mapache Cohete y Drax, así como al pirata Mercurio. Estas uniones generarían en él un nuevo despertar violento que se saldaría con la separación de Flash. De vuelta a la Tierra, el simbionte acabaría en manos de un ex-soldado llamado Lee Price.

Debido a que Lee Price le recordaba a Flash, el simbionte en un principio aceptó encantado la unión con él. Pero ahora que la brújula moral del simbionte no estaba tan orientada hacia la violencia, los actos de Price comenzaron a horrorizarle e intentó combatirle, resistiéndose a él. La oportuna aparición y colaboración de Eddie Brock y de Spider-man logró contener a Price y separarles. Poco después, Brock y el simbionte volvierían a unirse una vez más para volver a la encarnación clásica de Veneno. 

Poderes y debilidades de Venom

El simbionte es una fuerza de la naturaleza. Además de mejorar la resistencia física y la fortaleza de sus huéspedes, también es capaz de replicar sus propias habilidades innatas. De ahí que el simbionte adquiriera el factor curativo de Masacre y también los poderes de Spider-man. Esto, claro, lleva aparejada una memoria celular que le permite retener los recuerdos de sus huéspedes, pudiendo transmitir (si lo desea) estos conocimientos a futuros compañeros. En este sentido, puede recordar datos tan complejos como códigos de seguridad o tan simples como los nombres y caras de ciertas personas.

Además, su propia estructura molecular puede alterarse, el simbionte puede generar armas y objetos o incluso cambiar de forma a voluntad. De ahí que pudiera pasar de "traje negro" a ropa de calle o, incluso, a quitarse una parte del traje como la máscara. Eddie Brock sofisticó estos usos, permitiendo que el simbionte también pudiera hacerse "invisible" con un sistema de camuflaje similar al de los camaleones o a generar una mandíbula con colmillos afilados y saliva venenosa, así como adoptar otro tipo de aspectos. Y eso, sin mencionar que fue capaz de generar sus propias telarañas...

El Escorpión, por su parte, replicó la cola de su traje original cuando usaba el simbionte; Otto Octavius durante su breve cruce como Superior Spider-man pudo crear los apéndices de su traje de Spidey; y Flash Thompson lo utilizó para crear armas de fuego y objetos cortantes, un uso que aplicaron también Mapache Cohete y Drax. Otras aplicaciones también le permiten crear zarzillos o licuarse, permitiendo al simbionte y a su huésped escapar por pequeños accesos.

Desgraciadamente, estos poderes van acompañados de debilidades. El simbionte es tremendamente vulnerable al fuego y a las fuentes de calor. Las llamas no solo lo debilitan, sino que pueden llegar a matarlo. Los sonidos estridentes, las armas sónicas y ciertas frecuencias también sirven como disruptores de la conexión entre huésped y simbionte hasta el punto que, con la fuerza necesaria, también pueden ser letales sobre él. 

Los ataques psicológicos y la magia también le afectan. Las armas demoníacas y los conjuros minan su resistencia y pueden tener efectos secundarios muy nocivos, como demostró la historia Círculo de Cuatro, en la que Veneno se juntó con Ghost Rider, X-23 y Hulk Rojo. 

Lecturas recomendadas