Análisis

Análisis de Borderlands 2 para PS Vita

Por Rafael Aznar
-

Versión comentada: PS VITA

En los últimos tiempos, ha triunfado la medida empresarial de llevar cada juego al mayor número de sistemas posible. Más concretamente, destaca el caso de las conversiones (o “ports”), es decir, títulos que nacieron en una determinada plataforma y, luego, se adaptaron a otra para la que no habían sido concebidos. Es una fórmula barata y segura, pero no siempre funciona, aunque el juego en cuestión se llame Borderlands 2. Tras triunfar en PS3, Xbox 360 y PC, este shooter tan especial llega a PS Vita lastrado en todos sus apartados.

Borderlands 2 es uno de los mejores juegos de los últimos años, gracias a su particular estilo. Es un shooter, pero tiene toques de rol y de “sandbox” que, junto con un multijugador cooperativo y una duración muy por encima de la media, lo han convertido en el título más vendido de 2K Games. También es una de las sagas que mejor han sabido usar en su favor el polémico tema de los DLC, con una serie de grandes expansiones que se han ido incorporando durante más de año y medio (el juego salió en PS3, Xbox 360 y PC en septiembre de 2012). A día de hoy, completar toda la experiencia puede superar el centenar de horas, tranquilamente.

Pues bien, el 28 de mayo, PS Vita recibirá una conversión del juego, de la que se ha ocupado el estudio Iron Galaxy (el original lo desarrolló Gearbox). En términos globales, el juego es el mismo que en plataformas de sobremesa, por lo que, para recordar todas y cada una de sus características, podéis consultar el análisis que publicamos en su día. Aquí, vamos a centrarnos en explicar las diferencias jugables y técnicas que tiene esta versión portátil, que son muchas y muy significativas como para pasarlas por alto.

Pasando la tijera a una experiencia gigantesca

El desarrollo de la aventura no ha variado ni un ápice. Controlamos a un buscador de la Cámara que debe viajar por el planeta Pandora cumpliendo diversas misiones, en busca de Jack “el Guapo”, nuestro hilarante némesis. Aunque no se incluyen todos los DLC que han ido saliendo, sí que se han añadido algunos de los más importantes, como La capitana Scarlett y su botín pirata, Escabechina sangrienta del señor Torgue, los personajes Gaige y Krieg o el pack de mejora del cazador definitivo. Con todo eso, la duración de la aventura puede superar fácilmente las 50-60 horas, y se ha añadido la función “cross-save”, para poder compartir los datos guardados con la versión de PlayStation 3.

Sabiendo que el contenido es el mismo que ya triunfó en sobremesa, por ser una mera conversión, ¿qué falla en esta versión de Borderlands 2 para PS Vita? Casi todo lo que importa, en especial el control y los gráficos, a lo que hay que añadir algunos recortes de los que el mismísimo Mariano Rajoy se mostraría orgulloso.

Al margen de Killzone Mercenary, una de las pocas apuestas fuertes que Sony ha hecho por su portátil, lo cierto es que ésta no es territorio propicio para el género del shooter, como quedó patente con Call of Duty Black Ops Declassified. Por pura disposición del entramado de botones, los juegos de disparos en primera persona resultan incómodos de controlar, y más si son tan frenéticos como éste, en el que siempre hay que estar en continuo movimiento, saltando y corriendo. Ante la falta de botones, se ha optado por hacer uso de los paneles táctiles, con un desastroso resultado. Por un lado, dado que los joysticks no tienen profundidad para “pinchar” en ellos (los típicos L3 y R3), las acciones de correr y golpear con los puños se han asociado a la parte izquierda y la parte derecha del panel táctil trasero, respectivamente. Por otro lado, la activación de la habilidad especial del personaje y el lanzamiento de granadas se gestionan con la pantalla táctil delantera. Además de que esa configuración obliga a un tipo de agarre “rompemanos”, a menudo se ejecutarán algunas de esas acciones de forma involuntaria, a poco que rocemos las zonas táctiles. Conducir vehículos también es un acto de fe. En definitiva, el control es muy aparatoso y errático.

Otro problema decisivo es el apartado técnico. En las plataformas de sobremesa, lucía muy bien, pero el tamaño del mundo y su colorido estilo, a base de “cel shading”, se han tenido que comprimir hasta el extremo, y el resultado hace aguas por todas partes. En primer lugar, hay que destacar la presencia continua de ralentizaciones, algunas de ellas brutales, incluso cuando vamos andando y sin nada de acción a nuestro alrededor. En segundo lugar, infinidad de texturas están en baja resolución y no resulta extraño ver trozos de suelo o paredes que están casi planas. En tercer lugar, los tiempos de carga cuando viajamos de un área a otra rondan el medio minuto de duración. En cuarto lugar, la IA de algunos enemigos deja bastante que desear, ya que, si los cogemos por sorpresa, puede que tarden unos segundos antes de reaccionar y empezar a dispararnos. Y no acaba ahí la cosa: el sonido está comprimido, y se nota. Algunas voces (en español, eso sí) no suenan exactamente igual que en PS3-360-PC, se han perdido algunas líneas de diálogo (que sí se mantienen en los subtítulos) y hay melodías que ni siquiera se escuchan en toda su completitud, como la mítica del menú. Hemos llegado a sufrir incluso el fallo de quedarnos sin sonido y tener que reiniciar la consola para poder recuperarlo. Es lo que tiene adaptar a PS Vita un juego tan descomunal.

Finalmente, cabe destacar que el multijugador cooperativo, una de las grandes fortalezas del título, también se ha visto menguado. Se ha mantenido, pero, en lugar de cuatro personas, sólo pueden jugar dos.

Una genialidad, reducida a mediocridad

Borderlands 2 ha sido, sin duda, uno de los juegos más gratificantes de esta generación, con su genial mezcla de disparos, rol, mundo abierto y cooperativo. Ahora bien, esta adaptación para PS Vita, si bien incluye varios de los DLC, falla en casi todo, seguramente porque su propio hardware y sus propios controles no eran los más idóneos, como demuestran los numerosos recortes y el engorroso control. Por suerte, el juego está disponible para PS3, Xbox 360 y PC, en su edición GOTY, así que, si aún no lo habéis hecho, os recomendamos que lo disfrutéis allí, en vez de en Vita, que no es capaz de hacerlo brillar como sus hermanas mayores.

Valoración

Aunque mantiene su núcleo, esta obra maestra ha quedado muy ajada en su conversión para PS Vita, por las limitaciones jugables de la consola y por los recortes.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Su enorme duración, que supera las 50-60 horas. El humor que desprende.

Lo peor

Ralentizaciones, texturas a baja resolución, control engorroso, fallos de sonido...

Lecturas recomendadas