Análisis

Análisis de N++ para PS4

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

N++ aterrizó hace un par de días en PSN, y con nuestro análisis te vamos a contar porque este minimalista plataformas debería estar en tu lista de compras si te gustan los desafíos y el juego local. ¿Estás listo para un nuevo reto?

En 2004 Metanet creó el juego flash gratuito llamado N, que cuatro años después se refinó bajo el título de N+, y que llegó a PC, Xbox 360, DS y PSP. Un juego indie mitad plataformas, mitad puzle que apenas contaba con un par de pinceladas de historia de fondo: manejábamos a un ninja con movilidad muy mejorada, pero a costa de tener una breve vida (90 segundos para ser exactos), aunque la puede prolongar recogiendo oro. Esas premisas siguen presentes en N++, una nueva versión del mismo concepto que ahora llega como juego digital a PSN y PS4. Pero, ¿qué es exactamente?

Como hemos dicho antes, es un juego mitad puzle, mitad plataformas, con una serie de pautas que se repiten. Cada uno de los niveles es una pantalla estática, sin scroll, en la que tenemos un objetivo muy sencillo: pulsar un interruptor y salir por la puerta. Simple, ¿verdad? Pues no lo es. A los saltos milimétricos que responden a la presión del bóton, rebotes o resbalones por paredes con un control efectivo y que responde (con un bien calculado uso de la gravedad, el impuso y el “momentum”), se unen peligros como minas, robots, rayos láser, misiles…

Alcanzar la meta no es el único objetivo. Si somos de los que nos picamos, podemos intentar recoger todas las piezas de oro de cada nivel, lo que nos dará tiempo extra para permanecer en el mismo y, si somos suficientemente rápidos, mejorar nuestra posición en el ránking online. Pero ojo, que no es una tarea fácil. Así, con estos mimbres, N++ comienza siendo un juego asequible, para poco a poco ir subiendo la dificultad y plantear retos cada vez más complejos que pondrán a prueba tu habilidad y... sobre todo tu paciencia.

Los niveles o retos se agrupan de 5 en 5 y en el modo para un jugador comenzamos con, aproximadamente, una quinta parte desbloqueada. Para poder desbloquear los sucesivos debemos superar los grupos de 5 retos. Si uno se nos atraganta 20 minutos y acabamos optando por quitar el juego, la próxima vez deberemos repetir ese grupo de retos desde el principio. Es un planteamiento que comienza siendo asequible, pero que en el tramo final puede desquiciar a más de uno, que seguro se dejará la X marcada en dedo gordo de tanto apretar el botón de salto…

Aún con esta creciente dificultad que puede frustrar en la recta final, no podemos negar que N++ hace muchas cosas muy bien. La primera es la ingente cantidad de contenido. Entre sus tres modos de juego (solo, cooperativo y carrera), ofrece más de 2360 niveles, una cifra que te mantendrá pegado al pad durante mucho tiempo (y en el futuro se añadirá más sin coste adicional, según han confirmado los creadores).

Más importante aún resulta su fabuloso control. Un juego tan exigente necesita un control a la altura, y este lo está. Solo utiliza las direcciones y un botón de salto… pero cuando llegues jugando 5 minutos sabrás que lo dominas cuando plantas un salto en el lugar exacto que tú querías. Muchas situaciones se basan además en la física, y también está ejecutada en el juego de forma magistral y en ese sentido, bajo su simple apariencia, se esconde un juego bien hecho. No entramos ya ni siquiera a hablar de opciones de configuración para personas con problemas visuales… que es otro detalle rara vez visto.

 El buen hacer sigue con los otros dos modos de juego, pensados para disfrutar en compañía desde el sofá. En Co-Op nos esperan niveles distintos diseñados para ser superados por dos jugadores, que tendrán que organizarse para poder alcanzar la puerta. Por su parte, Carrera busca justo lo contrario, la confrontación en alocadas carreras contra otros jugadores. Se le puede reprochar que no tiene juego online, pero por su naturaleza tampoco lo necesita.

Queda un cuarto modo, del que no hemos dicho nada: el editor. Esta entrega incluye las herramientas para que puedas crear los niveles de tus sueños, disponiendo plataformas, interruptor, puerta, enemigos y oro como tú quieras. Y no solo, también compartir los niveles con la comunidad de forma que tendrás a tu alcance un juego sobre la mesa infinito. Otra cosa es que, en el futuro, haya comunidad y niveles que lo merezcan, pero la opción está ahí.

Por último, también destaca por méritos propios la banda sonora, compuesta por 63 temas de música electrónica (techno principalmente), que encaja con el ritmo, estética y espíritu del juego. Como en el caso de Hotline Miami 2, tras jugar unas cuantas horas resulta casi imposible separar el juego de su música, porque hacen un matrimonio perfecto. Y bien, si todo esto es lo bueno… ¿hay algo malo? Pues, como en otras ocasiones, depende de muchas cosas.

Habrá gente que diga que para qué comprarse una máquina de 400 euros, llámese PS4 o Xbox One, para disfrutar de estos gráficos tan minimalistas y sin apenas detalle (el ninja no deja de estar hecho con “palotes”). No dejan de tener razón, pero al mismo tiempo, en el propio concepto del juego los gráficos no son lo verdaderamente importante, sino el control, el diseño de los niveles (que resulta simplemente soberbio) y el reto de superarlos.

Otros, los que conozcan la serie N encontrarán un juego muy parecido a lo que ya vimos en 360, DS y PSP, porque en esencia es lo mismo pero enriquecido con más contenido y modos. Pero si disfrutaste de aquel o, directamente, no te importan los gráficos y buscas un reto, N++ tiene muchas papeletas de convertirse en uno de tus juegos favoritos. Es un plataformas tan delicioso como cruel, fácil por momentos y horrible por otros… aunque casi siempre muy gratificante.

Valoración

Un gran híbrido entre plataformas y puzle, un juego que tan pronto puede ser el más satisfactorio del mundo como al minuto siguiente la experiencia más frustrante y difícil. Y con enormes opciones para jugarlo en compañía, crear tus niveles...

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

La ingente cantidad de contenido que ofrece. La BSO.

Lo peor

Es muy parecido a previos N. Su dificultad puede frustrar.

Lecturas recomendadas