PES 2018
Análisis

Análisis de PES 2018, el simulador de fútbol de Konami para PS4, Xbox One y PC

Por Martín Amechazurra Falagán
-

Versión comentada: PS4

La vuelta de las vacaciones supone el regreso de la temporada de fútbol en el mundo de los videojuegos, y como siempre Konami nos deleita con una nueva entrega de su saga deportiva más popular. PES 2018 llega a nuestras consolas con una jugabilidad muy refinada y precisa, digna del deporte rey sobre el césped.

Un año más, la temporada futbolística en el mundo de los videojuegos comienza con una nueva entrega de la saga deportiva más famosa de Konami. Pro Evolution Soccer 2018 llega a las tiendas unos cuantos días antes que su competidor directo, FIFA 18, y lo hace con una propuesta bastante divertida y accesible, con un control de lo más satisfactorio, sin olvidarse del realismo en la simulación. Pero vamos a ir por partes.

Somos 11 contra 11

La saga Pro Evolution Soccer lleva varios años con una tendencia ascendente, que demuestra las ganas de Konami por devolver a la gloria a su "Winning Eleven". Atrás quedan los tiempos de los controles complejos y rígidos, que hacían necesario sacarse un cursillo solo para poder jugar bien. PES 2018 recoge los elementos que mejor funcionaban del pasado PES 2017 y los amplía, para ofrecer una experiencia de juego muy sencilla de pillar en un principio, pero con bastante profundidad para los jugadores avanzados.

Lo primero que te llama la atención cuando te pones a jugar es el sistema de control de PES 2018. Es toda una delicia manejar el balón con los jugadores, con pequeños movimientos, ajustes, giros o cambios de pie que responden a la perfección a nuestras decisiones con el mando. Este sistema de Strategic Dribbling, según lo denomina Konami, hace que te sientas con el control sobre el balón en todo momento, ya sea regateando a un defensor, protegiendo la posesión o, simplemente, cambiando tu posición para efectuar un pase o un tiro.

PES 2018

Este sistema se apoya en otro que ya era una de las novedades del anterior juego, pero que ahora nos ofrece muchas más posibilidades, como es el Real Touch +. Gracias a él, los jugadores son capaces de controlar el balón con cualquier parte del cuerpo, en función de la trayectoria que lleve y nuestra situación. Esto aporta un gran realismo a los partidos, en los que podemos ver a jugadores controlar un pase con la cabeza, con el muslo o hasta con la tripa si no les queda otra. También aporta una mayor variedad a los controles con el pie en las distintas situaciones que se puedan dar, e incluso puede darse el caso de que tu jugador haga un mal control si no nos posicionamos bien (y también influye el hecho de que esté lloviendo o no para controlar el balón).

La unión de estos dos sistemas genera un sistema de juego muy orgánico y que se beneficia de un ritmo de juego algo más lento, en el que muchas de las acciones de los jugadores dependen de la posición del jugador con respecto al balón. Dependiendo de como nos posicionemos ante un balón elevado, nuestro jugador rematará de cabeza en parado o en salto, tratará de bajarlo con el pecho para rematar de volea o realizará un remate de chilena, entre otras posibilidades. Esto también se aplica a los pases, donde veremos pases de tacón o de rabona, envíos con el exterior y mucho más. Todo ello se realiza con tan solo el botón de disparo o los botones de pase, sin necesidad de aprendernos miles de combinaciones de botones.

PES 2018

Por supuesto, hay una amplia gama de animaciones para reflejar todas estas posibilidades, y para mantener esa sensación de realismo en todo momento. Más allá de los movimientos y las acciones con (o sin) el balón, los jugadores gesticulan durante el partido, hacen señas para señalar un desmarque, levantan la mirada y buscan a su alrededor antes de controlar un pase... Los jugadores se sienten vivos y se comportan como jugadores reales, tanto en las buenas como en las malas.

Con esto me refiero a una ocasión en la que Mario Götze, manejado por la IA, se tiró a la piscina dentro del área para ganar un penalti. Al errar en mi entrada, yo pensé que de verdad le había derribado puesto que no solo se fue al suelo, sino que además lo hizo dejando atrás su pierna derecha, simulando que le había "enganchado" con el pie. Este es un ejemplo de las situaciones y los comportamientos de los jugadores que he podido presenciar al jugar, aunque por suerte para mí el árbitro tuvo buen ojo, y esto acabó con una tarjeta amarilla para el mediocentro germano por tirarse.

No hay rival pequeño

Más allá del manejo y de las animaciones, si hay un elemento destacado en la jugabilidad de PES 2018 es el contacto físico y la lucha por la posesión. A raíz de los sistemas antes mencionados, los jugadores disponen de un control mucho mayor que antes, lo cual también se aplica a la hora de proteger el balón. Cuando se aproxima un oponente los jugadores se posicionan de manera semiautomática entre el rival y el balón para protegerlo. Digo "semi" porque, si bien no hay que pulsar ningún botón adicional para ello, si que tenemos que controlar el balón con los pies (es decir, con el stick izquierdo) para mantener nuestro cuerpo entre el cuero y el rival.

Puede que no suene como una gran cosa, pero es una funcionalidad que se siente realmente bien cuando la pruebas, y que se pilla bastante rápido. En muy poco tiempo te encuentras haciendo quiebros y aguantando el balón en el medio campo como un auténtico profesional, o dando la espalda a un defensor para luego girarte y reventar la escuadra con un remate. Por supuesto, los jugadores más grandes y poderosos son capaces de protegerlo casi sin moverse, mientras que los más ágiles y técnicos pueden amagar y girarse con el balón controlado antes de que te des cuenta, al más puro estilo Luka Modric.

PES 2018

Otro apartado donde entra en juego el contacto físico es en los balones elevados. Si ya en el PES 2017 se hizo un gran trabajo para mejorar este apartado, aquí lo han pulido aún más, y han logrado reflejar el aspecto más físico de estos lances en el juego. Las luchas por los balones aéreos son toda una batalla por ganar la posición al rival, donde entra en juego la fuerza y la altura del jugador, si está en parado o si viene en carrera y, por supuesto, el timing al saltar a por la bola.

Y es que el contacto y las físicas del juego funcionan realmente bien, en especial las del propio balón. Los golpeos están muy bien representados en pantalla, ya sea en un pase largo o en un tiro con el empeine, con una trayectoria que se asemeja bastante a la realidad. Y no hablemos ya de cuando adelantas el balón un poco para soltar un trallazo, o cuando tratas de meter un centro raso y el portero lo rechaza por bajo. PES 2018 refleja muy bien las colisiones y el contacto con el balón, lo cual hace que sea una delicia ver algunos golazos cuando se repiten en pantalla.

PES 2018

Eso si el portero no lo evita, claro. Los porteros muestran alguna mejoría con respecto al anterior juego, con nuevas animaciones y paradas. Los porteros de menor nivel son más propensos a los fallos, pero los arqueros de élite son capaces de realizar paradas acrobáticas, atrapar auténticos cañonazos o incluso bloquear algún tiro desde corta distancia por puros reflejos. Sin embargo, en los saques de esquina y en los balones elevados suelen fallar cuando salen a por el balón, y cuando llegan tienden a rechazarlo de puños incluso cuando podían atraparlo, lo cual puede generar peligro en tu área.

Y ya que hemos hablado del contacto físico y de las luchas por el balón, hay dos detalles que me gustaría mencionar. El primero trata sobre los robos y los balones divididos, y es que por algún motivo siempre recaen en el jugador que haya efectuado la entrada, incluso si el balón ha salido rebotado y ha terminado más cerca de un jugador rival. Además, hay ocasiones en las que un balón suelto se pasea a poco menos de un paso de distancia de un jugador de tu equipo y éste no hace siquiera ademán de recogerlo. El segundo trata de los árbitros, que tienden a pitar falta la mayoría de las veces que efectúas una entrada por bajo incluso si ha sido una entrada totalmente válida. Por lo demás, su labor es bastante correcta.

Cada punto cuenta al final de temporada

Claramente, la jugabilidad es el punto más destacable de PES 2018, pero el juego trata de mucho más que ganar los partidos. En PES 2018 contamos con varios modos de juego, entre los que se incluyen la tradicional Liga Master o el modo Ser una Leyenda, y también cuenta con el regreso de algún modo como los Partidos de Selección al Azar. Sobre los primeros hay poco que podamos decir que no se haya visto en anteriores entregas.

PES 2018

La Liga Master nos ofrece la posibilidad de escoger a un equipo del juego, ya sea con sus jugadores reales o con los jugadores ficticios del Pro, para tratar de llevarlo a la gloria. Es un típico modo manager en el que podemos hacer fichajes y traspasos, crear estrategias y alineaciones, entrenar a los jugadores de la plantilla y del equipo filial y, cómo no, jugar los partidos. Como ya ocurría con PES 2017, tendremos que vigilar las finanzas y la compenetración y el espíritu del equipo, los jugadores podrán adquirir distintos roles en función de su nivel y su personalidad (como "estrella emergente", "promesa" o "líder", entre otros), y podremos convertirnos incluso en seleccionadores nacionales con el tiempo.

A principio de la temporada la directiva nos propondrá una serie de objetivos que tendremos que cumplir para seguir en el trabajo. También se han añadido algunos elementos como los torneos de pre-temporada o las cláusulas de rescisión en los contratos, así como un nuevo diseño para los menús y algunas escenas en los vestuarios o en las ruedas de prensa antes de los partidos importantes. Son pequeñas novedades que tampoco suponen un gran cambio, pero de igual manera se agradecen.

PES 2018

Por otra parte, el modo Ser una Leyenda tampoco presenta muchas novedades. Puedes crear a tu propio jugador para debutar en uno de los equipos del juego, y en función de tu rendimiento aumentará la confianza del míster en ti, con lo que obtendrás más minutos y una mayor importancia. También es importante entrenar y desarrollar las habilidades para mejorar como jugador, y con el tiempo convertirte en una leyenda.

Por desgracia, todavía no hemos podido probar los modos online del juego, puesto que los servidores todavía no están activos. Lo que sí sabemos es que vuelven las Divisiones en Línea y el modo myClub (con total integración con la PES League), el cual contará con una nueva funcionalidad para jugar en modo cooperativo junto con nuestros amigos con una versión combinada de nuestras plantillas. Por otra parte estarán los modos cooperativos online, de 2v2 o de 3v3. Si bien los partidos son en línea, dos amigos pueden unirse de manera local, en nuestra propia consola, para formar uno de los equipos, y así jugar online contra otras personas. El 3v3 estará disponible también para los modos myCLub y la PES League.

PES 2018

Lo que sí que hemos podido probar son los Partidos de Selección al Azar, un modo que sonará a los más veteranos del Pro, y que vuelve a nuestras pantallas con más fuerza que nunca. Ya sea contra la IA como contra amigos, este modo nos permite crear un equipo con jugadores escogidos al azar según una serie de criterios (ligas, equipos, nacionalidades...). Una vez creado, podremos intercambiar a la fuerza algunos de nuestros jugadores por jugadores del equipo rival, es decir, cada equipo escogerá un jugador rival que desea y designará a un jugador propio como "protegido" y otro como "prescindible".

Si el jugador rival que has escogido no estaba protegido, te lo puedes llevar sin más. En cambio, de estar protegido, te llevarás al jugador prescindible. Esto se puede dar durante el número de rondas de intercambio que hayas elegido, y nos permite completar nuestra plantilla a costa de debilitar a la rival. Es, sin lugar a duda, un modo tremendamente divertido para jugar con amigos, y los piques están más que asegurados tanto en la elaboración del equipo como en el campo.

El fútbol es así

Como podemos observar, PES 2018 no presenta muchos cambios entre sus modos de juego. Los Partidos de Selección al Azar son un añadido muy divertido para jugar con gente, y los partidos cooperativos tienen bastante promesa, pero los dos modos "carrera" (Liga Master y Ser una Leyenda) no han cambiado prácticamente desde las últimas entregas. Además, cada vez son más los juegos deportivos que optan por un modo con un mayor peso narrativo, para aumentar la inmersión y ampliar la oferta jugable, como ya ocurre con NBA 2K, FIFA y, recientemente, con Madden; algo que por desgracia no está presente en este juego.

En cuanto a los equipos y las licencias, tampoco hay mucho cambio con respecto a PES 2017. El juego cuenta con las licencias de Atlético, Valencia y Barça en España (los dos últimos como "partners" oficiales de juego). Fuera de España tenemos las licencias de las ligas francesa, holandesa y brasileña, con sus respectivos equipos, y también están los equipos de las ligas de Argentina y de Chile, así como bastantes equipos sueltos de Europa, América y Asia. En Italia se tienen las licencias de todos los equipos menos la Juventus (que aparece como PM Black White debido a su acuerdo con EA), mientras que en Inglaterra solo encontramos a Liverpool y Arsenal como equipos licenciados.

PES 2018

De nuevo, la liga alemana sigue sin hacer acto de presencia, por lo que los únicos equipos germanos que aparecen en el juego son el Borussia Dortmund, el Schalke 04 y el Leipzig, mientras que el Bayern no está ni siquiera presente en el juego. Eso sí, todos los equipos presentes en el juego (licenciados o no) cuentan con los jugadores reales, por lo que seguimos pudiendo jugar con jugadores como Dybala, Hazard o Cristiano Ronaldo.

Lo que sí que está totalmente licenciado, como de costumbre, son la Liga de Campeones, la Europa League y la AFC Champions League. Disfrutar de una "champions" en tu consola, con su tema oficial, sus presentaciones y su ambiente antes de los partidos, sus iconos, etc... es todo un gustazo, aunque es una pena no poder disfrutarla con equipos como el Bayern, o jugar en estadios como Old Trafford y el Santiago Bernabeu con los respectivos uniformes y los escudos de sus equipos. Por suerte, y para solventar este problema, PES 2018 cuenta de nuevo con un completo editor el cual, con algo de tiempo, nos permite modificar los equipos a nuestro gusto, desde su nombre y su escudo hasta los uniformes, así como los jugadores y los entrenadores.

PES 2018

Y ya que hemos mencionado las presentaciones, hay que destacar la labor que han realizado en esta entrega con algunos de los estadios licenciados. Jugar en el Signal Iduna Park o en el Camp Nou es una maravilla, y no solo durante el partido. La presentación previa, con un túnel de vestuarios clavado al real, con el ruido del público y los cánticos de cada estadio, con la iluminación y las tomas aéreas... Todo ello crea una sensación increíble antes de jugar, que te mete de lleno en el estadio.

En cuanto al aspecto de los partidos en sí, los gráficos siguen un poco en la línea de la entrega anterior. Los jugadores y las equipaciones de los equipos con acuerdos, como Liverpool o Barça, lucen un aspecto increíble, y se han recreado hasta los tatuajes reales de algunos jugadores. Sin embargo, las equipaciones de los equipos sin licencia no son muy agraciadas, precisamente. En cuanto a las animaciones y al movimiento de los jugadores, como ya os comentamos antes, se ha ampliado el repertorio de animaciones y las reacciones faciales de los jugadores, para tratar de ofrecer una experiencia más realista en el terreno de juego.

PES 2018

Por otra parte, no ha habido demasiada mejora con respecto a los comentarios del juego. Los comentarios de Carlos Martínez y Julio Maldonado siguen muy en la línea de las anteriores entregas, con frases rígidas, que parecen estar dichas a capón, y algunos comentarios que directamente se nota que los han grabado de carrerilla mientras los leían. Se echan en falta unos comentarios más sueltos y mejor enlazados, que de verdad parezcan como una retransmisión real.

Si lo valoramos en conjunto, PES 2018 supone una entrega muy conformista con respecto a su predecesor. Su manejo es muy satisfactorio, en especial con las nuevas mejoras, y los partidos son realmente entretenidos, pero tampoco representa un cambio muy radical con respecto al anterior año que de verdad suponga una evolución notable. Si buscas una oportunidad para regresar a la saga, o eres un jugador veterano del "Pro", te lo vas a pasar realmente bien con su jugabilidad, aunque no cabe duda de que se trata de una entrega algo falta de ambición.

Valoración

PES 2018 ofrece una experiencia de juego realmente divertida y muy accesible. El manejo y el comportamiento de los jugadores es impecable, pero eso no quita que el juego no haya variado de manera notable con respecto a la anterior entrega de la saga.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

El control preciso y agradable, una jugabilidad muy divertida, el regreso de los Partidos de Selección al Azar, la ambientación en algunos estadios

Lo peor

La falta de licencias y de equipos como el Bayern, poca innovación en los modos de juego, los comentarios durante los partidos

Lecturas recomendadas