Análisis

Cine para gamers: El cortador de césped

Por Manuel del Campo
-

ARGUMENTO: El Dr Angelo ha logrado sorprendentes avances en la Realidad Virtual que ya ha aplicado en mejorar la inteligencia de chimpancés. Ahora llega el momento de probar con un humano, y pronto el asunto se le empieza a ir de las manos... 1992 - DIRIGIDA POR Brett Leonard. PROTAGONIZADA POR Pierce Brosnan, Jeff Fahey, Jenny Wright, Mark Bringleson, Geoffrey Lewis, Austin O´Brien y Dean Norris.

Antes de nada una aclaración: aunque existe la creencia de que esta película está basada en alguna novela de Stephen King, no es ni mucho menos cierto. El guión es original de Brett Leonard (el director) y Gimel Everett, y el título sí está cogido de un relato breve del famoso escritor, pero la película solo comparte una escena con aquél el asesinato del padre de Peter con la cortadora de césped. De hecho, los productores intentaron aprovecharse del tirón de King incluyendo su nombre en los créditos y hasta en el título de la película antes de su estreno, algo que acabó en juicio, la eliminación de cualquier alusión al escritor en la versión definitiva y  la consiguiente indemnización por daños y perjuicios...

A pesar de este contratiempo, El cortador de césped tuvo un éxito considerable (más fuera que dentro de EEUU) y con el tiempo ha adquirido cierto aire de culto, y eso que en su momento fue más bien una producción de serie B (de apenas 10 millones de dólares de presupuesto), algo que queda claro en la cutrez de algunos efectos visuales, incluso hace 20 años, donde como ha dicho Dani Quesada en su crítica de Arcade, ya habíamos visto maravillas como Terminator 2 o Jurassic Park.

Los peligros de hoy en día

El atractivo y éxito del film tuvo mucho que ver con el enfoque mucho más serio de la por entonces incipiente y apasionante Realidad Virtual, y en los dilemas éticos y morales que podría llevar un uso descontrolado. Lo que hace El cortador de césped es actualizar/adaptar el mito de Frankenstein a los tiempos modernos: un ciéntifico brillante que teniendo en sus manos un descubrimiento capaz de cambiar el rumbo de la humanidad (algo que el mismo repite una y otra vez) se deja llevar por la ansiedad de ver más resultados y experimenta con un humano, un joven sencillo con cierta discapacidad mental que se dedica a cortar el césped en el barrio, a quien mediante la combinación de la avanzada tecnología y el uso de peligrosos fármacos pretende convertir en una persona muy inteligente.

En medio de todo esto también se encuentra una oscura organización gubernamental, para la que trabaja el Dr. Angelo, y cuyos intereses en estos avances científicos están únicamente orientados al armamento militar.

Desde luego, nada realmente original en el plantemiento, puesto que todos estos elementos ya se habían tratado de muchas formas en el cine y la literatura, pero que en aquellos años, aplicados a temáticas tan nuevas y seductoras como la Realidad Virtual, el poder de la mente o los videojuegos, llamaron poderosamente la atención del público.

¿La culpa es de los videojuegos?

Porque sí, amigos, aquí los videojuegos tienen un papel importante, ya que los juguetitos en forma de simuladores -con sus correspondientes y aparatosas gafas, soportes que simulan los movimientos, etc- aparecen desde un principio como parte de esa nueva tecnología con la que se está experimentando (por cierto, atentos también a las alusiones a los cómics... en 3D con sus correspondiente gafas de colores).

De hecho, ya desde el principio del film, se tocan temas como la adicción a estas nuevas formas de experimentación y diversión, o el peligro de llegar a confundir realidad y virtualidad. Hasta el punto de que al Doctor Angelo (Brosnan) este "enganche" le cuesta romper con su chica. E igualmente podemos ver una de las que debieron ser primeras alusiones a internet (que en aquellos días estaba en su más tierna infancia, aunque ninguno de los que participaron en la película podrían imaginarse en qué se iba a convertir solo 20 años después) o a las simulaciones y las vivencias en un mundo virtual alternativo (que 7 años después Matrix llevaría al éxtasis).

Y es todo esto, combinado con elementos puramente emocionales y esenciales del ser humano lo que le dan el valor a El cortador de césped. Porque esta es una película que habla de ambición y arrepentimiento, y también de sublimación y venganza. Y a ello contribuyen los esforzados trabajos un Pierce Brosnan pre-007 como el brillante e idealista Dr. Angelo y de Jeff Fahey (que debió asesinar a su peluquero) como el desamparado y sencillo jardinero de quien se aprovechan los desalmados de la zona (y el propio doctor) que acaba convertido en un ser superior (y hasta en un sex simbol y amante fabuloso, ahí es nada...), implacable con los que le trataron mal. (Por cierto, Austin O'Brien, "Peter ", el niño, es el mismo que un año después acompañaría a Schwarzenegger en El Último Gran Héroe)

Virtual Reality for dummies

Por desgracia todos estos interesantes elementos sufren de un guión muy poco trabajado, demasiado simple y esquemático, reiterativo y con algunos diálogos de parvulario. Da la sensación de que los guionistas no tenían muy claro que la gente fuera a entender todo esto y lo plantearon para que lo comprendiera hasta el más zoquete. Hasta el punto de que las pertinentes explicaciones científicas de los experimentos se reducen a un par de intercambios de frases tipo Ozores (vamos, que parece que dicen mucho y en realidad no han dicho nada que tenga lógica). En este sentido hay que señalar que existe una versión del director (que yo sepa, solo en VHS y nada fácil de conseguir) que amplía en más de 30 minutos el metraje y que revela muchos más detalles de los personajes (sobre todo de Jobe) y de la historia que le dan mucho más empaque al resultado final.

En cuanto a los efectos especiales, las escenas del mundo virtual, es decir, las que solo muestran imágenes de ordenador (realizadas por Angel Studios, que después cambiarían el nombre a Rockstar San Diego para desarrollar sagas como Midnight Club) funcionan mucho mejor que las que se mezclan con el mundo real, algunas de una cutrez imperdonable (como los asesinatos de los sicarios de la agencia por parte de Jobe).

El cortador de césped es una película interesante vista en su contexto, con un planteamiento poco original pero sólido, que ha envejecido regular, pero que mantiene cierta fuerza gracias a sus interpretes, a algunos elementos de puesta en escena imaginativos (incluidas las CGI, como la escena de sexo virtual) y a abordar temas que incluso hoy siguen vigentes (y además tiene un final sorprendente...). En otras manos y con un guión mucho más trabajado podría haber sido una gran película. Aún así, merece la pena echarle un vistazo. ¡Ah! Y si queréis llegar aún más allá, hubo videojuegos basados en el film (para Super Nintendo, Megadrive y Gameboy que podéis comprar en Amazon UK) y una secuela en DVD ya sin los dos actores principales.

Cuando acabéis este paseo virtual, recordad visitar nuestro especial Cine para gamers, que os servirá para conocer otras películas relacionadas con el mundo de los videojuegos.

Valoración

Otra película que refleja la pasión que despertaba la Realidad Virtual a principios de los 90. En esta ocasión se centra en los dilemas éticos y morales de sus posibles usos. Un enfoque poco original pero sólido lastrado por un guión flojete.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El planteamiento. El digno trabajo de los dos protagonistas

Lo peor

El guión. Algunos efectos visuales son de traca.

Lecturas recomendadas