Análisis

Cine para gamers: crítica de Virtuosity

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Virtuosity, un asesino virtual compuesto de la personalidad de cientos de asesinos en serie logra salir al mundo real. Para lograr capturarlo deben sacar de la cárcel a un expolicía que, tiempo atrás, se enfrentó con la principal personalidad del asesino.1995 - DIRIGIDA POR: Brett Leonard - PROTAGONIZADA POR: Denzel Washington, Kelly Lynch, Russell Crowe, Stephen Spinella, William Forsythe y Louise Fletcher.

En un centro de tecnología avanzada, el LETAC, ha sido desarrollado SID 6.7 (Russell Crowe), una entidad virtual recreada con la identidad de más de 150 asesinos en serie. Se trata de un ser poderoso, inteligente y sádico, que el LETAC utiliza para emular las circunstancias extremas a las que se ven sometidos en ocasiones los policías, pero los conejillos de indias que son sometidos al simulador son prisioneros.

El expolicía y reo Parker Barnes (Denzel Washington) es el designado para tratar de atrapar al locuaz SID 6.7, pero pronto descubrirá que es bastante más hábil de lo que parecía.

Tanto es así que consigue materializarse y escapar al mundo real, dando abundantes muestras de su excentricidad y su voluntad de hacer daño.

Está claro que a mediados de los 90 la realidad virtual era uno de los grandes encantos que prometía la tecnología, aunque también parecía una buena fuente de amenazas e, interpretada desde ese punto de vista, Virtuosity trata de mostrar hasta dónde podría llevarnos el desarrollo de mundos virtuales. Se apuntan interesantes ideas al respecto incluso en el plano sexual, como ya hiciera la visionaria novela de Aldous Huxley llamada Un mundo feliz, allá por el 31.

Brett Leonard, director de El cortador de césped, otra de las películas de las que os hemos hablado en este especial de Cine para gamers, volvió a las andadas retomando el tema en esta nueva obra, a todas luces visionaria en algunos aspectos pero con graves defectos que lastran el visionado.

El más clamoroso es sin duda la banda sonora, que no está ni mucho menos al nivel de la imaginación que puebla ciertas partes de la historia y que literalmente te saca de ella en varias ocasiones. Y el otro, casi el más imperdonable, es el exceso de casi todo: de dramatismo en la tópica trama familiar, de efectos especiales de por sí poco brillantes, de histriónicas interpretaciones...

Eso sí, hay que reconocerle a Russell Crowe (en el que es sin duda el peor papel en el que le he visto nunca) la capacidad de sacarte una sonrisa con sus líneas de diálogo que incluyen frases como: "¿Qué tal están tu mujer y tu hija? ¿Todavía muertas?". En fin, él pone toda la carne en el asador, al contrario que Denzel Washington, que por lo que se sabe aceptó el papel por petición expresa de su hijo y no parece muy entusiasmado en ningún momento de la película. Contenido, se retrae en un papel muy comedido que en un principio se ofreció a Michael Douglas.

Virtuosity, con estos mimbres, quedó anticuada rápidamente después de su estreno, ya que le falta esa coherencia interna que habría podido condensar las buenas ideas (que las hay) del guión y dejar de lado los subrayados innecesarios y las salidas de tono que a veces resultan ridículas (también las hay). Sin embargo y he aquí su valor primordial, claramente ha sido un referente para otras películas y series de ciencia-ficción y fantasía posteriores entre las que se cuentan la más emblemática de finales de los 90: Matrix.

Como curiosidad, no podemos dejar de apuntar que Kaley Cuoco (Penny en Big Bang Theory), debutó en el cine con esta película a la tierna edad de 10 añitos, en el papel de Karin Carter, la hija de Madison Carter (Kelly Lynch), la heroína/víctima de la película.

Valoración

El algunas ocasiones, las películas quedan lastradas por el exceso, éste es el caso de este thriller de ciencia-ficción que abarca mucho y aprieta poco y que quedó desfasado rápidamente. Una pena, porque tenía material para ser una gran cinta.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Se trata sin lugar a dudas de un germen para películas posteriores como Matrix.

Lo peor

La profundamente incoherente banda sonora y el efectismo incongruente que recorre la película.

Lecturas recomendadas