Análisis

Crítica de Los mercenarios 3

Por Fátima Elidrissi
-

CRÍTICA DE Los mercenarios 3 (2014) - DIRIGIDA POR Patrick Hughes - PROTAGONIZADA POR Sylvester Stallone, Jason Statham, Jet Li, Dolph Lundgren, Terry Crews, Randy Couture, Arnold Schwarzenegger, Harrison Ford, Mel Gibson, Wesley Snipes, Antonio Banderas, Kellan Lutz, Ronda Rousey, Victor Ortiz, Kelsey Grammer, Glen Powell, Robert Davi. YA EN CINES. ARGUMENTO: La tercera entrega de la franquicia de acción girará en torno con la aparición de un nuevo villano, Conrad Stonebanks. El cofundador de los mercenarios junto a Barney Ross regresa de entre los muertos convertido en un sanguinario traficante de armas mientras el veterano equipo se ve obligado a dejar entrar a una nueva generación.

Si algo se puede decir esta franquicia de acción creada por Sylvester Stallone es que, a pesar de sus achaques, no parece acusar el cansancio. En 2010 el director, productor y guionista volvió al ruedo con Los mercenarios, una cinta consciente de los millones de dólares que los adictos al cine de acción de serie B podían generar. Y su acierto fue doble porque no sólo reconoció y satisfizo la nostalgia de sus seguidores sino que envolvió su creación con humor y referencias al género. Mientras se reía de sí misma, la película se diferenció del resto.

Cuatro años después, la fórmula sigue siendo la misma en Los mercenarios 3: un homenaje a las viejas glorias de la acción con una trama repetitiva y reconocible salpicada de mucha acción. Así que vayamos por partes.

Ya seas amante del género o no, el reparto de esta tercera entrega supera a sus antecesoras consiguiendo dejar a cualquiera sin respiración. En esta ocasión, además de los maduritos héroes que caracterizan a la saga, una nueva generación de máquinas de matar entrará en acción. Y dado que las caras (de los primeros) son el mayor atractivo de la cinta hagamos un repaso temático-cronológico de unos y otros.

Los veteranos nuevos fichajes

  • Harrison Ford, 72 años. El actor sustituye a Bruce Willis como el jefazo de la CIA encargado de pasar las misiones más peligrosas a los mercenarios después de que el “codicioso y perezoso” protagonista de Jungla de Cristal (palabras de Stallone) exigiera cobrar un millón de dólares al día por participar en Los mercenarios 3. Polémica resuelta, Han Solo será el estirado burócrata con traje de la cinta. Pero no temáis: Indiana Jones todavía puede repartir estopa.
  • Mel Gibson, 58 años. Siguiendo el camino de Eric Roberts y Jean-Claude Van Damme, el protagonista de cintas míticas del género como la trilogía de Mad Max (que por cierto, en 2015 resucitará protagonizada por Tom Hardy y Charlize Theron) o las cuatro entregas de Arma letal dará vida al villano de la película. Gibson se mete así en la piel de Conrad Stonebanks, un demente traficante de armas al que todos creían muerto cuya única motivación en la cinta será primero, amasar dinero, y después, destruir a Barney y sus colegas.
  • Antonio Banderas, 54 años. El cargante e histriónico personaje “cómico” de la película. El zorro hará gala de su origen español en Los mercenarios 3 para interpretar a Galgo, así que preparaos para unas cuantas canciones flamencoides acompañando sus apariciones así como alguna referencia a... ¡la legión!
  • Wesley Snipes, 52 años. Un hombre capaz de encarnar al híbrido humano-vampiro más temerario de la historia del cine sólo puede ser un mercenario. El protagonista de la trilogía de Blade (¿y quizá también de una cuarta entrega?) o Demolition Man dará vida a un antiguo y desquiciado miembro del grupo de Barney que se reincorpora tras ocho años encerrado.
  • Robert Davi, 61 años. El villano de Los Goonies, Jungla de cristal o James Bond: licencia para matar tendrá un pequeño cameo en la película. ¿Creéis que será bueno o malo?
  • Kelsey Grammer, 59 años. Entre tanta bestia de acción el actor de Cheers, Frasier... y Transformers 4 se cuela para interpretar el ojeador de los nuevos mercenarios (atentos a los modelitos de Stallone en el proceso de selección).

Los clásicos (de Los mercenarios)

  • Sylvester Stallone, 68 años. Rocky, Rambo, Cobra… El artífice y protagonista de la trilogía vuelve a dar vida al líder de los mercenarios, que (¡gracias al cielo!) regresa sin perilla. Consciente de sus achaques y de los de sus compañeros decidirá renovar su equipo dejando entrar sangre y tecnologías nuevas en la ecuación.
  • Arnold Schwarzenegger, 67 años. Después de deleitarnos con una pila de referencias a sus míticos papeles en Terminator o Desafío Total en Los mercenarios 2, el actor volverá a ayudar a la competencia, es decir, a Barney y sus mercenarios. 
  • Y el resto del equipo: Dolph Lundgren, 56 años. O mejor dicho, ¡He-Man! O Escorpión rojo o El castigador; Jet Li (El único, El beso del dragón, Nacer para morir), de 51 años; Randy Couture (El rey escorpión 2), también de 51 años; el Transporter de 47 años Jason Statham; y Terry Crews (Training Day, Gamer), de 46 años.

Los yogurines

Redundando en la autoconsciente decrepitud del personal, entrarán en escena:

  • Kellan Lutz, 29 años. El modelo y actor conocido por interpretar a Emmett Cullen en la saga Crepúsculo o al semidiós de Hercules: The legend begins se mete en la piel de un ex militar atormentado.
  • Ronda Rousey, 27 años. La primera mujer que no interpreta a un florero en la trilogía será esta medallista olímpica y luchadora de artes marciales, que debuta en el cine con Los mercenarios 3. Pero quedaos con su cara: en 2015 la volveremos a ver Fast & Furious 7.
  • El boxeador Victor Ortiz, de 27 años, que también se estrena con Stallone.
  • Y el secundario televisivo Glen Powell, de 25 años como el hacker del grupo.

En lo que respecta a la historia, poco más hay que añadir sin entrar en terreno spoiler. Los mercenarios 3 insiste en habitar ese universo paralelo en el que despóticos señores de la guerra pueden ser derrocados por un grupo de machotes bien armados, aunque por el bien y la duración de la película tengan que intentarlo varias veces. Porque más allá de sus respectivas habilidades con los cuchillos, las pistolas o los bazookas, todos los personajes son absolutamente olvidables, un hecho especialmente llamativo vistos los icónicos personajes que los veteranos actores de la película han interpretado.

Pero si en algo no decepciona Los mercenarios 3 es en sus escenas de acción. A pesar de la increíble cantidad de tiempo que la película malgasta reclutando al nuevo equipo (lo que significa menos minutos para las viejas glorias), la película avanza ágilmente ofreciendo explosiones y situaciones imposibles desde el minuto uno. En una sucesión de persecuciones y huidas donde lo único claro es que por mucho que Harrison Ford diga que no Mel Gibson debe morir, no faltarán el clásico salto al helicóptero en el último momento, el edificio a punto de explotar con todos dentro, los concursos de puntería con cuchillos, los tanques, las piruetas, las granadas o las peleas cuerpo a cuerpo.

En conclusión, los 123 minutos de la tercera entrega de Los mercenarios ofrecen más de lo mismo de la manera más rápida, directa y sencilla, un acierto o un error del director australiano Patrick Hughes según el punto de vista. Más cuando la segunda película de la saga fue capaz de combinar tan hábilmente humor y sátira alrededor de las incongruencias del género o lo cascados que estaban los protagonistas con los habituales puñetazos, patadas ¡y Chuck Norris! a partes iguales. Si pasa la prueba o no, ahora es decisión vuestra.

Valoración

Ofrece más de lo mismo de la manera más rápida, directa y sencilla: viajas glorias del género de acción, un trama sencilla y mucha acción. Pero, ¿dónde quedó la parodia de la segunda entrega?

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Su estelar reparto, sus veteranos nuevos fichajes ¡y Mel Gibson como el villano!

Lo peor

Salvo con el personaje de Antonio Banderas, el humor brilla por su ausencia.

Lecturas recomendadas