Crítica de Preacher temporada 2, la serie de Predicador
Análisis

Crítica de Preacher temporada 2, la serie de Predicador

Por Jesús Delgado
-

Preacher ha concluido su temporada 2 en la AMC, HBO España ya cuenta con todos los capítulos en su plataforma. Os hablamos de cómo sigue la adaptación del cómic de Garth Ennis y Steve Dillon.

Hará cosa de año y pico, Preacher llegó a nuestras vidas. La serie basada en el cómic de Vertigo Predicador, de Garth Ennis y Steve Dillon, se hizo realidad de la mano de Sam Catlin, Seth Rogen y Evan Goldberg. Y fue una adaptación poco al uso, ya que la serie de Preacher no fue una lectura literal de los cómics, tomándose ciertas libertades en su desarrollo. Algo que, por cierto, que atestigua su temporada 2, ya al completo en HBO España. 

Tras la temporada 1 de Preacher, el reverendo Jesse Custer (Dominic Cooper), Tulip (Ruth Negga) y Cassidy (Joseph Gilgun) dejan atrás Annville y Texas para empezar su búsqueda del desaparecido Dios. Y su primera parada no será otro lugar que la pecaminosa y perniciosa Nueva Orleans. Sin embargo, las cosas no van a hacer otra cosa que calentarse. Y es que el Cielo ha puesto tras de ellos al mayor perro de presa de todos los tiempos, la imparable máquina de picar carne conocida simplemente como El Santo de los Asesinos (Graham McTavish).

Pero esa no será la única amenaza que el predicador deba afrontar, y es que la organización secreta conocida como el Grial ha tomado nota de la existencia de Custer y de su extraño poder para dominar las almas de los hombres y despliega a su más letal agente, Herr K. Starr (Pip Torrens). En tanto, en el Infierno, Eugene "Caraculo" (Ian Colletti) deberá hacer frente a sus peores pesadillas mientras lidia con lo peor que ha dado la humanidad al mundo. En especial, con un atípico Adolf Hitler (Noah Taylor), con el que comparte corredor de reclusos.

Aquí puedes leer la review del tomo 1 del cómic de Predicador, titulado Rumbo a Texas

Y no os contamos más de esta segunda temporada de Preacher. Seguid con nosotros en el siguiente epígrafe, eso sí, solo si queréis saber qué nos ha parecido y haceros una idea de lo que os espera. 

¡No es igual que el cómic, ni falta que hace! 

En conjunto, y cómo os decíamos, la temporada 2 de Preacher se toma bastantes libertades respecto a la obra original. Ciertamente, al igual que la primera temporada, esta segunda utiliza elementos de los cómics, aunque los maneja a su antojo para recrear un argumento diferente al que leímos en su momento. Como referencia, más concretamente, adapta los hechos narrados en los tomos Hasta el fin del mundo, Orgullosos Americanos y Dixie Fried. Y aunque los huevos de Pascua son numerosos, no le busquéis los tres pies al gato. Una cosa es la serie y otra el cómic. 

Dicho esto, y habiendo dejado claro que solo un fanboy recalcitrante acabará ofuscado independientemente de lo que vayamos a decir, podemos ya hablar de la serie de Preacher en su temporada 2, de sus virtudes y defectos como producto. 

En primer lugar, la historia de Preacher temporada 2 es muy inteligente, al realizar una evolución paulatina de los personajes y también de la trama. Si bien la primera temporada nos dejaba entrever algunas pistas sobre el pasado de los protagonistas, esta segunda nos desarrolla su trasfondo, dotando de mayor dimensión al trío protagonista, pero también a otros personajes secundarios como Caraculo y el Santo de los Asesinos

Otro elemento que resulta satisfactorio es que la serie mantiene la idea de el lugar como personaje. De Texas, escenario de la anterior etapa, pasamos a Nueva Orleans y esto se transpira a varios niveles más allá de las localizaciones. No solo los temas que se tratan (como la corrupción, el juego o el vudú), sino también elementos de la producción como son la música o la iluminación, que hacen que el escenario sea también un protagonista de esta temporada. 

Nuevamente, la edición y el montaje hablan un lenguaje eminentemente comiquero, habiendo creado su propio estilo y con un discurso radicado en el de la obra original de Garth Ennis, con sus exhabruptos, humor negro y salidas de tono habituales. En este sentido, se nota que el escritor norirlandés es uno de los productores de la serie, y a su manera cuida su obra y también al público que ve esta serie por ser fan de sus historias. que viene buscando un tono similar al de sus cómics 

Claro que esto a la vez nos da una de cal y otra de arena. Precisamente el enfoque y tratamiento de los personajes y de las situaciones, tan extremo y descarnado, quizá no encaje con todo tipo de público. Y aunque Preacher viene a satisfacer a un nicho de público que demanda series de corte sobrenatural y paranormal, su propia puesta en escena (muy cercana a la parodia absurda y ultraviolenta) puede precisamente echar para atrás a quien busque algo más sofisticado y más cercano al terror que la fiesta de la hipérbole.  Y lo mismo decimos del público piadoso, con fuertes creencias religiosas. Es muy posible que el discurso iconoclasta de Preacher resulte, incluso, ofensivo para este perfil. Pero claro, también sabíamos a lo que venimos cuando vemos esta serie. 

Predicador es uno de los grandes cómics de DC y Vértigo... ¿sabes cuáles son las otros títulos de cómic que también tienes que leer?

Al margen de estas consideraciones, tampoco hemos de olvidar a los intérpretes. En conjunto la calidad actoral es bastante alta y la vis cómica combinada con la capacidad dramática del reparto nos brinda un juego de contrastes muy llamativo, que además dimensionan a los personajes, haciéndoles creíbles y entrañables. Algo muy complicado para una farsa en clave de Western moderno paranormal como es Predicador. Todo el reparto mantiene un nivel sorprendente, defendiendo un guión complejo y personajes nada cómodo. Valga como ejemplo el Hitler de Noah Taylor,  una de las mejores adiciones al casting y a la historia, la cual nos promete alguna que otra sorpresa de cara a próximas temporadas.

Una última pega, y con esto no queremos haceros SPOILER. Un detalle que nos ha dejado algo fríos ha sido la conclusión del último episodio. No queremos decir nada al respecto, pero el cliffhanger, prometiendo un cambio de temática bastante más sórdida para la tercera temporada 3, ha sido un jarro de agua fría. Y no porque la premisa no sea prometedora, sino porque nos deja con ganas de saber qué pasará y en suspenso hasta el año que viene. 

En resumen, que si buscamos una serie divertida y algo bestia, con un punto canalla y crítico con la religión y los fenómenos sobrenaturlaes, Preacher nos satisfará. Siempre podéis limitaros a seguir los cómics, pero si queréis nuestro consejo, no perdéis el tiempo viendo la serie en HBO España. Aunque, por cierto, os recordamos también que toda la temporada 1 de Preacher ya se encuentra en Blu-Ray, si preferís manejar una edición física. 

Valoración

La serie de Preacher sigue inexorablemente hacia su temporada 3. Con Nueva Orleans como nuevo escenario, el show gana enteros, consolidándose como una excelente, aunque libre adaptación.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Aunque se toma libertades respecto al cómic, están muy bien llevadas. La evolución de los personajes y la inclusión de nuevos elementos.

Lo peor

El tono desmesurado de la serie a veces se hace muy muy extremo. Las libertades argumentales pueden soliviantar a los fanboys. El cliffhanger final.

Lecturas recomendadas