Cómo vencer a la gran serpiente en Sekiro Shadows Die Twice

sekiro review 4

La gran serpiente no es uno de los jefes de  Sekiro Shadows Die Twice propiamente dicho... seguro que en un enfrentamiento directo el shinobi no duraría mucho contra ella, pero esta criatura mítica nos hace pasar un mal rato en las afueras del castillo Ashina. La gran serpiente es la criatura más grande que hemos visto en el juego, un equivalente a los dragones de Dark Souls, para que nos entendamos, y sus dominios son los acantilados que hay justo después de derrotar al general samurai Tenzen Yamacuhi.

Análisis de Sekiro Shadows Die Twice

Más que un combate, se trata de jugar al ratón y al gato con esta criatura. El lobo de un solo brazo, Sekiro, debe utilizar el garfio de su brazo prostético para colgarse a los árboles que crecen a ambos lados de esta garganta natural. Las caídas desde grandes alturas también nos matan, así que es preferible utilizar el garfio aunque vayamos a caer en el suelo. Es un buen momento para entrenar movimientos aéreos (es decir, saltar "a ciegas" y lanzar la cuerda cuando estemos suspendidos en el aire). 

La gran serpiente no se puede matar, pero podemos esquivar sus ataques y hacerle huir. Una vez que nos hemos acercado a ella -con la secuencia de saltos que hemos mencionado antes- tenemos que usar las habilidades de sigilo. Mantenernos pegados a las paredes y agachados entre las plantas, para observar sus movimientos. La gran serpiente repite patrones de izquierda y derecha, mientras avanza y retrocede, así que es bastanta fácil saber cuándo nos va a dejar un espacio libre para avanzar. 

Unboxing de Sekiro Shadows Die Twice Ed. Coleccionista

Sekiro Shadows Die Twice

En cuanto veamos que "la ventana" se abre, debemos correr hasta el palanquín (el pequeño transporte de madera oscura que resalta en medio de la nieve) y quedarnos dentro, sin mover un músculo. La gran serpiente de Sekiro Shadows Die Twice es curiosa, así que no tardará en acercarse a nosotros... y en ese momento -basta con pulsar el botón de acción- podemos atravesarle el ojo con nuestra espada Kusabimaru. La serpiente herida, se retira a su guarida, lo que nos permite volver sobre nuestros pasos para recoger cualquier objeto que nos hubiésemos dejado por el camino. 

Si queréis más trucos y guías de Sekiro Shadows Die Twice, aquí os indicamos  cómo derrotar al primer jefe, el ogro encadenado. También podéis leer cómo llegar a la hacienda Hirata y cómo vencer al general Tenzen Yamauchi.

Guía y trucos de Sekiro Shadows Die Twice