Según Aaron Greenberg, Project Scarlett tendrá una mejora en su CPU

Microsoft Project Scarlett

Según ha podido hablar GamesRadar+ con la Official Xbox Magazine en la GamesCom 2019, el mánager general de Xbox Aaron Greenberg ha comentado que la próxima generación de consolas, especialmente Project Scarlett, verán un aumento de potencia en su CPU al contrario que en las anteriores generaciones de consolas, pues estas priorizaron su GPU.

"Estamos muy contentos con lo que hemos hecho con Xbox One X, y es el mismo equipo que trabajó en ella el que se está encargando de crear y construir Project Scarlett," afirmó Greenberg. "Lo que estaremos viendo a partir de ahora será un aumento en la CPU, que traerá el 4K y muchos más beneficios como la estructura de memoria."

Microsoft

¿Necesitas cargar dos mandos al mismo tiempo? Esta estación de carga es justo lo que estás buscando

"Para la próxima generación, creo que se verá actualizada la CPU porque queremos asegurarnos de que no tendrás ningún compromiso con la tasa de frames. Sí, podemos llegar al 4K, pero también a tasas de frames de hasta 120," sigue diciendo Greenberg. "Creo que ese tipo de capacidad no lo podrán ver hoy en día."

Los comentarios de Greenberg vienen dados por diversas mejoras en las consolas de próxima generación, como los tiempos de carga o que priorizarán el rendimiento frente a la calidad gráfica. Además, desde la división Xbox ya han dicho que Scarlett probablemente no sea la última consola.

"Pero entonces también habrá otras funcionalidades, como usar los discos duros sólidos para jugar de manera instánea y volver al juego de manera inmediada," finaliza el mánager general de Xbox. "Empezar a jugar y ser capaz de hacerlo al eliminar los tiempos y las pantallas de carga de hoy en día. Ese será un cambio enorme." 

PS5 y Project Scarlett necesitan aprender de Switch, según un desarrollador japonés

Ahora bien, ¿a vosotros qué os parece todo esto? ¿Diríais que la próxima generación de consolas va a ser algo nunca visto?

Fuente | GamesRadar

Y además