Ir al contenido principal

Un artículo intenta analizar el éxodo de veteranos de Blizzard los últimos años

Overwatch 2

El abandono de Blizzard por parte de muchos veteranos ha sido analizado por IGN, intentando buscar un porqué a este éxodo hacia tierras "indies", que perjudica aún más la imagen de la compañía.

Hace un mes de la marcha de Jeff Kaplan de Blizzard, director de Overwatch y veterano en la compañía desde hacía 19 años. Kaplan no aludió a razones de su marcha, pero se despidió con palabras de aprecio a todos los equipos de Blizzard (y sin que su marcha afectase al desarrollo de Overwatch 2, que recientemente mostró nuevo gameplay del PvP).

Pero ciertamente Kaplan no ha sido el único veterano de la compañía en abandonar Blizzard, en muchos casos para fundar estudos indie. Un artículo de IGN ha analizado la sucesión de bajas en la compañía de Activision desde al menos 2018, que han generado una sensación de "éxodo". 

A eso habría que añadir una mala imagen de la compañía de cara al púnlico, granjeada por la ausencia de grandes lanzamientos pero también por las polémicas por los constantes despidos... mientras que su jefe, Bobby Kotick, sigue recibiendo enormes bonus, incluso después de recortarse el sueldo.

 El artículo enumeró muchos de los desarrolladores más notables de Blizzard que abandonaron el estudio en los últimos años. Chris Metzen, director creativo en Warcraft 3 y World of Warcraft y diseñador jefe de Starcraft, fue de los primeros veteranos en dejar el barco en 2016, para fundar Warchief Gaming, una compañía de juegos de rol de tablero.

Ben Brode, director de Hearthstone, dejó Blizzard en 2018 tras 15 años, y se unió al estudio indie Second Dinner, uniéndose a muchos otros exempleados de Blizzard, actualmente haciendo un juego de Marvel. Algo similar podemos decir de Tim Morton y Tim Campbell, dos exempleados que fundaron Frost Giant en 2020, en el que el 80% de los trabajadores provienen de Blizzard.

Jeff Kaplan Overwatch
Jeff Kaplan

Mike Morhaime, anterior CEO de la compañía durante dos décadas, la abandonó en 2019, y al año siguiente formó su propio estudio, Dreamhaven (hogar de otros tres estudios). Algo similar podemos decir de Tim Morton y Tim Campbell, dos exempleados que fundaron Frost Giant en 2020, en el que el 80% de los trabajadores provienen de Blizzard.

La situación es compleja, según el artículo de IGN. Que empleados de grandes compañías de videojuegos decidan irse y usa su experiencia para formar equipos indie donde gocen de más libertad creativa y menos presión es habitual en la industria, y en el caso de Blizzard la mayoría de los entrevistados en este artículo mantenían en buena estima a su antigua casa... lo que no quiere decir que estuvieran de acuerdo con todas sus decisiones y su rumbo actual.

Diablo 2 Resurrected

¿Qué hay detrás de este aparente éxodo en Blizzard?

El artículo no implica que la ristra de dimisiones en Blizzard sea síntomas de una crisis en la compañía, pero reconoce que ha sido llamativo, e incluso un empleado anónimo de Blizzard habla de Kaplan como "el último pez gordo que quedaba en Blizzard", y que tras su marcha ya no queda nadie de su maginutud, cuya marcha provocase tanto revuelo en la industria.

De hecho, apunta más a un efecto "bola de nieve", en el que el continuo vuelo de veteranos de la compañía, fuera cual fuera su razón para irse, y siendo personalidades muy queridas por los fans, ha creado una narrativa de insatisfacción con Blizzard que no tiene por qué ser real (al menos, no al 100%), pero que ha degradado la imagen de Blizzard entre sus fans... y que puede motivar a más empleados actuales de Blizzard a hacer las maletas también.

Veremos si los lanzamientos de Overwatch 2 y Diablo IV, previstos para 2022, y de Diablo II Resurrected antes, ayudan a cambiar la imagen actual de Blizzard, y regresar a los días dorados como el inicio de Overwatch, que acaba de cumplir cinco años.

Fuente: IGN (vía GameSpot)

Y además