Ir al contenido principal

Charlie Guillemot, hijo del CEO de Ubisoft, abandona su puesto como codirector de Owlient (Elite Squad)

Elite Squad

Charlie Guillemot, hijo del CEO de Ubisoft, abandona su puesto como codirector de Owlient, estudio que se vio envuelto en una polémica sobre el uso del símbolo de BLM en 2020.

Los dos fundadores de Owlient, un estudio interno de Ubisoft dedicado a juegos para teléfonos móviles, han abandonado el estudio. Se trata de Charlie Guillemot y Rémi Pellerin, y si el nombre del primero te suena es porque es el hijo de Yves Guillemot, CEO de Ubisoft

Ambos directivos anunciaron su dimisión la semana pasada, con el objetivo de buscar nuevas oportunidades, según el comunicado interno que dieron a los empleados. Un representante de Ubisoft ha comunicado simplemente que "les desea la mejor de las suertes en el futuro".

Owlient, y por lo tanto el hijo de Yves Guillemot, fue protagonista de uno de los (muchos) escándalos en los que se vio envuelto Ubisoft en 2020, cuando una imagen de su juego Tom Clancy's Elite Squad relacionaba el símbolo del movimiento Black Lives Matter con un movimiento terrorista en el juego. Esta torpeza (aunque hubo quien habló de conspiración) provocó que Ubisoft modificara el juego y emitiera una disculpa públicamente, en un momento en el que la compañía no podía estar más tocada.

Ubisoft - Tom Clancy’s Elite Squad - BLM

A lo largo de 2020 se denunciaron múltiples casos de comportamiento inadecuado, discriminación o acoso entre muchos altos cargos de Ubisoft. Esta misma semana, Yves Guillemot firmó un nuevo comunicado oficial en la web de Ubisoft defendiendo las medidas tomadas en la compañía para mejorar, después de que un medio francés asegurara que "no había cambiado nada" en  Ubisoft.

Charlie Guillemot y Rémi Pellerin fundaron Owlient en 2006, dedicado a juegos de móviles, y que dedicó muchos años a Howrse, un simulador de gestión y cuidado de caballos. De momento se desconoce quién liderará el estudio con la marcha simultánea de sus dos fundadores.

Fuente: Axios

Y además