Ir al contenido principal

God of War para PS4 celebra su segundo aniversario

God of War PS4

El 18 de abril de 2018, hace hoy exactamente dos años, se ponía a la venta para PlayStation 4 God of War. Santa Monica Studio, responsables de los tres títulos principales de la saga, retomaban la franquicia años después de que God of War III pusiese "punto y final" a la odisea de Kratos, el fantasma de Esparta.

El encargado de dirigir este regreso fue Cory Barlog, quien también estaba de vuelta: tras haber sido el director de la segunda entrega para PS2, abandonó Santa Monica Studio y pasó por diferentes compañías y juegos (como el reboot de Tomb Raider) para acabar "volviendo a casa".

Aunque los primeros detalles se filtraron antes de tiempo a través de un buen número de imágenes de arte conceptual (donde ya se podían intuir cambios importantes), God of War se dejó ver por primera vez durante la conferencia de Sony en el E3 2016: una orquesta en directo abrió la gala con el nuevo tema principal, dando paso a continuación al primer vistazo en forma de rotundo gameplay.

Examinando el mejor momento del nuevo God of War

Pero lejos de limitarse a seguir los pasos de las anteriores entregas, God of War para PS4 supuso una reinvención total de la franquicia, hasta el punto de que podríamos considerarlo una deconstrucción de todo lo que significaba God of War. Para empezar, hubo un cambio de mitología: dejamos atrás la Grecia clásica y saltamos a los nueve mundos nórdicos para conocer a sus dioses, sus razas, sus criaturas y sus profecías sobre el Ragnarok, el fin de los tiempos.

Pero quizás el cambio más grande lo experimentó el propio Kratos: el que en el pasado había sido uno de esos personajes "demasiado enfadados para morir" se convirtió en esta entrega en una persona más sabia y calmada, pero igualmente capaz de partir por la mitad a cualquiera que amenazase su vida o la de su hijo.

Porque ese fue el otro gran cambio: Atreus, el hijo que Kratos había tenido tras "mudarse" a tierras nórdicas, acompaña al espartano durante toda la aventura y se convierte en el eje principal. El viaje que ambos viven 

La jugabilidad también presentó grandes cambios, como una cámara que se sitúa a la espalda del personaje (algo que causó cierta polémica, aunque finalmente se demostró que funcionaba a la perfección) o el hacha Leviatán, que vino a "sustituir" a las icónicas Espadas del Caos. También se introdujo un componente rolero a través de diferentes tipos de armaduras,, árboles de habilidades, estadísticas, elementos... Y la aventura ganó un estilo menos lineal, dándonos la oportunidad de explorar el mundo de Midgar y embarcarnos en misiones secundarias.

Pese al riesgo que suponían todos estos cambios, God of War logró convencer a crítica y público: en Metacritic ostenta una nota de 94 en base a los análisis de un gran número de medios, todos ellos positivos, lo que lo coloca como uno de los juegos mejor valorados de 2018. Cómo olvidar el vídeo en el que un emocionado Cory Barlog contempla las primeras notas.

Análisis God of War PS4

En el análisis de God of War para PS4 de Hobby Consolas también nos deshicimos en halagos: "God of War es una obra maestra, en que cada aspecto individual del juego se combina para completar una aventura violenta, conmovedora e inolvidable, cuya ambientación nórdica nos ha conquistado. Su único punto débil es esa sensación de que lo mejor está por llegar en próximas entregas".

Y es que, efectivamente, a estas alturas es casi un hecho que en Santa Monica Studio están trabajando en un God of War 2 para PS5. ¿Quizás tengamos noticias el día que se produzca la presentación oficial de la nueva consola? Mientras esperamos, os invitamos a que compartáis con nosotros vuestros recuerdos de God of War.

Y además