J.K. Rowling recibe una amenaza de muerte tras apoyar a Salman Rushdie: “tú serás la siguiente”

J. K. Rowling

J.K. Rowling expresó ayer su dolor tras el ataque al escritor Salman Rushdie, y un seguidor del delincuente Hadi Matar también amenazó a la autora de Harry Potter.

J.K. Rowling es una de las escritoras más famosas de nuestros tiempos, conocida por crear el Mundo Mágico de Harry Potter que se ha seguido expandiendo en películas, videojuegos e incluso parques temáticos. 

Sin embargo, durante los últimos años, la figura de J.K. Rowling siempre ha estado envuelta en polémica. Sus declaraciones tránsfobas han hecho que una parte de sus fans dejen de confiar en ella, y que incluso proyectos como Hogwarts Legacy hayan aclarado que la autora no está involucrada en él.

J.K. Rowling es amenazada a muerte por un seguidor de Hadi Matar

Ayer, el escritor británico de 75 años Salman Rushdie fue acuchillado quince veces durante una conferencia en Nueva York, aunque el autor ya había recibido con anterioridad amenazas de muerte por sus escritos y por su libro Los versos satánicos (1988). 

J.K. Rowling recurrió a Twitter para expresar el dolor que sentía por el atentado y ella misma fue el blanco de otra amenaza de muerte. “No te preocupes, tú serás la siguiente”, le respondió el usuario Meer Asif Aziz.

¿Harry Potter sin J. K. Rowling? Una campaña invita a imaginar la franquicia del joven mago sin su autora

J. K. Rowling

En anteriores tweets, Meer Asif Aziz había escrito mensajes apoyando a Hadi Matar, el hombre que atacó a Salman Rushdie. Rowling compartió un nuevo mensaje pidiendo ayuda, con capturas de pantalla que mostraban estas declaraciones así como la amenaza de muerte que había recibido.

Unas horas más tarde, la escritora de Harry Potter le agradeció a la gente todos los mensajes de apoyo que le habían llegado y aseguró que la policía ya estaba detrás de aquella persona.

Por su parte, Salman Rushdie sobrevivió al ataque, pero su estado actual es delicado. De madrugada, el escritor de Los versos satánicos se encontraba conectado a un respirado y sin poder hablar, con el riesgo de perder un ojo, y con los nervios del brazo y el hígado dañados. 

Y además