Quantic Dream, responsables de Beyond o Detroit, acusada de actitud sexista y racista

Detroit: Become Human

Detroit: Become Human es uno de los títulos más interesantes del catálogo de PS4 para el 2018, pero sus responsables están protagonizando los principales titulares de la jornada, y no por buenos motivos. Esta semana, hasta tres medios franceses diferentes han reportado varios casos que denotan un ambiente de trabajo tóxico en Quantic Dream, con acusaciones de racismo y homofobia hacia el estudio y sus responsables, David CageGuillaume de Fondaumière

Estos reportes provienen de Le Monde, Mediapart y CanardPC, en donde se menciona que cinco antiguos trabajadores del estudio de Detroit Become Human efectuaron una queja formal contra el estudio en 2017 debido a la circulación de unas imágenes degradantes editadas con las caras de los miembros del estudio (un total de 600 imágenes), muchas de ellas con mensajes homófobos o racistas, algunas con simbología nazi, y con fechas que datan de hasta el 2013. Podéis ver algunas de esas imágenes en la web de CanardPC.

Sobre las imágenes, tanto David Cage como Guillaume de Fondaumière aseguran que no estaban al tanto de las imágenes más ofensivas, pero las acusaciones no terminan en ellas. Desde Le Monde también reportan una conducta inapropiada de Fondaumière, el co-presidente de Quantic Dream, hacia las trabajadoras del estudio en las fiestas de empresa, así como la actitud autoritaria de David Cage dentro del estudio, a quien los trabajadores denominaban "dios" o "Rey Sol" de manera irónica por su tendencia a exigir largas jornadas laborables y no hacer caso a la opinión de nadie.

A Cage también se le acusa de llevar a cabo comentarios inapropiados con frecuencia, tanto hacia las actrices de sus juegos y las trabajadoras del estudio como sobre temas raciales. Los antiguos empleados del estudio hablan de un caso en el que, tras observar en la oficina un vídeo de un robo grabado con una cámara de seguridad, el fundador del estudio le preguntó a un empleado tunecino si el responsable era familia suya. También se denuncia un ambiente tóxico general que impera en Quantic Dream, con largas jornadas de trabajo y cambios en la planificación de un día para otro, entre otras cosas, que han provocado la baja de más de 50 empleados entre 2015 y 2016 debido a temas como el estrés laboral o la depresión.

Sobre estas acusaciones, David Cage se ha defendido respondiendo lo siguiente: "¿Quieres hablar de homofobia? Yo trabajo con Ellen Page, quien lucha por los derechos LGTB ¿Quieres hablar de racismo? Yo trabajo con Jesse Williams, quien lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos... Juzgadme por mi obra". Por su parte, Guillaume de Fondaumière ha dejado claro que "Quantic Dream niega categóricamente estas acusaciones. Por mi parte, estoy furioso y alterado por estas acusaciones, las cuales me tomo muy en serio, y voy a tomar todas las medidas legales posibles para defender mi honor". Os dejamos el comunicado oficial de Quantic Dream en donde niegan estas acusaciones y nuestras últimas impresiones sobre Detroit Become Human.

Fuente | Kotaku