Logo Hobbyconsolas.com
Logo HobbyCine

Apple y Amazon cometen un error de manual al promocionar sus estrenos en cines

Napoleón
Foto del redactor Javier CazallasFoto del redactor Javier Cazallas

Cuesta admitirlo, pero Netflix se anota un tanto a la hora de asumir que no puede llevar sus películas a salas de cine de forma convencional. Amazon y Apple le dan la razón de forma indirecta.

El auge del streaming ha cambiado para siempre la industria cinematográfica: algunos estudios trabajan para construir sus propios servicios de transmisión mientras que otros son absorbidos por compañías como Amazon para alimentar los suyos.

También ha cambiado el modo de hacer, distribuir y ver películas, tanto de profesionales como entre la audiencia, ofreciendo la comodidad de tu casa para ver estrenos que hace nada estaban en las salas de cine o que directamente no pasaron por ellas.

Para un perro viejo como yo, que una película no pasase por salas de exhibición era una malísima noticia, pues implicaba una falta de confianza en el proyecto importante por parte del estudio o la falta de medios para afrontar la distribución, que ya te digo que barata no es.

Eso también es algo que ha cambiado con el streaming, y ni siquiera las plataformas se ponen de acuerdo en qué criterios seguir para llevar sus películas a salas… o no llevarlas. Vamos a empezar con un repaso general a la situación y luego entro a comentar por qué Prime Video y Apple TV+ meten la pata en un tema muy básico.

Proyectar películas en sala sigue siendo un básico, salvo para Netflix

Salvo que tu plataforma tenga por símbolo una N gigante y roja, la mayoría de plataformas optan por llevar sus películas a salas de cine, especialmente las de alto perfil. Netflix solo lo hace con aquellas que considera que pueden optar a premios como los Óscar, pues la proyección en salas es uno de los requisitos de la Academia.

Disney y Warner, con sus respectivos servicios de streaming, Disney+ y Max, siguen llevando casi todas sus producciones a salas de cine, aunque ambos estudios han empezado a notar, salvo honrosas excepciones, el impacto del mercado doméstico.

En cuanto a Apple Original Films y Amazon MGM Studios, parecía que iban a optar por la misma estrategia de Netflix, pero finalmente realizaron importantes inversiones para ganarse un puesto en la distribución cinematográfica.

Pero ambas compañías están atestiguando un problema que Disney y Warner solo sufren parcialmente, pero que cada vez es mayor en la distribución, así que me dejo de rodeos y vamos con él. Aun así, hasta Marvel y DC han notado como sus películas menos interesantes naufragaban.

El streaming resta interés a la proyección en cines

Desde que Amazon y Apple comenzaron a meter cabeza en el negocio de la distribución de sus películas en salas, ninguna ha sido lo que podríamos llamar un éxito de taquilla rotundo. Sí, vale, los inicios en plena pandemia no ayudan, pero hace tiempo que las cifras han recuperado cotas más o menos normales.

En 2023, Prime Video estrenó una película especialmente interesante como es Air, con un elenco espectacular que incluye a Ben Affleck, Matt Damon, Jason Bateman y Viola Davis. Es un filme muy chulo y atractivo de ver en salas, aunque no por contar con escenas espectaculares, pero tampoco las tiene Barbie, si nos ponemos así. Solo recaudó 90 millones en todo el mundo.

Apple TV+ tampoco se libra, y tiene dos casos muy claros: Los asesinos de la luna, reparto espectacular a las órdenes de Martin Scorsese; y Napoleón, elenco de lujo con Ridley Scott a los mandos. Sendos largometrajes lograron salvar los muebles mínimamente, pero no dieron beneficios en taquilla. Luego funcionaron en streaming, pero en esa historia no voy a meterme.

¿Cuál es el problema de raíz? Air, Los asesinos de la luna y Napoleón son "películas de Amazon/Apple" desde el momento en que se anuncian. Esto hace que el público las asocie de raíz con sus respectivos servicios de streaming y, salvo que sean filmes muy espectaculares, no se va a salas a verlos si en menos de dos meses los tienes en casa.

 

Promocionar las películas con los logos de las compañías es una tendencia comprensible y no creo que vaya a cambiar, pero es contraproducente de cara a todos esos espectadores, cada vez más, que no tienen problema en ver películas un poco más tarde en streaming. Encima, las ventanas de lanzamiento en estas plataformas son razonablemente cortas: dos meses como mucho.

Es un problema de cara a las opciones de rendimiento de ciertas películas en taquilla, especialmente si no son de acción o ciencia ficción espectacular, y aun así muchas cintas de esos géneros también padecen este impacto.

Veremos si este 2024, películas como Wolfs o Fly Me to the Moon, de Apple Original Films, tienen mejor suerte en su tiempo en cartelera. También está el caso inverso, claro, películas como Superdetective en Hollywood: Axel F. que, como decía nuestro compañero Ekaitz Ortega, muchos habríamos querido ver en cines. Nunca llueve a gusto de todos.

Conoce cómo trabajamos en HobbyConsolas.

Etiquetas: Amazon Prime Video