Análisis de HyperX Clutch Wireless, un nuevo mando inalámbrico para Android y PC

Mando hyperx Clutch Wireless

Te contamos qué nos ha parecido el HyperX Clutch Wireless, un mando o gamepad pensado para los usuarios de PC que, además, quieren tener la opción de seguir jugando y continuar sus partidas con su dispositivo Android en cualquier parte.

Últimamente está muy de moda el juego en la nube o en streaming, por lo que los jugadores de PC tienen opciones, más que nunca, para poder disfrutar de sus títulos allá donde quieran. Con plataformas como Steam Remote Play Anywhere un buen mando es importante. Aquí entra de lleno el HyperX Clutch Wireless.

Hoy te vamos a hablar de lo que nos ha parecido este gamepad que cuenta con una conexión mediante Bluetooth, cable o por su dongle incluido. Entre sus principales características, está la posibilidad de utilizarlo tanto en PC como en Android, por lo que puede ofrecer muy buen rendimiento en el juego en la nube.

Entre otras cosas, te detallaremos todo lo que incluye este mando, sus pros y sus contras, así como la experiencia de juego que nos ofrece.

Mando HyperX Clutch Wireless

La review del HyperX Clutch Wireless: opinión, tests y análisis de HobbyConsolas:

Un mando con un poco de todo

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, viendo las características y su precio, no estamos ante un mando pensado para la competición, sino más bien uno para que nos haga un servicio en ambos campos.

Es por esto que el mando está especialmente pensado para los usuarios de PC con un ojo puesto en los juegos de móvil, ya que es perfectamente compatible con ambas plataformas.

Nombre del modeloHyperX Clutch Wireless
CompatibilidadPC y Android
Tipos de conexiónBluetooth
Wireless 2.4 Ghz
Cable USB-A 2 metros
BateríaHasta 19 horas de uso
Botones configurablesNo
ErgonomíaDos zonas con tacto rugoso para las palmas de la mano
Juego en móvilIncluye pinza para el móvil de 41 mm a 86 mm

Atendiendo a sus capacidades técnicas, lo cierto es que no hay demasiado que vayamos a poder desglosar. Estamos ante un mando que es capaz de utilizar tres conexiones distintas: cableada, por Bluetooth y por wifi gracias a su dongle.

La inclusión de la pinza para utilizarlo de soporte para el móvil es todo un detalle, pudiendo albergar móviles de hasta 86 mm. de ancho. En cuanto a su batería, el fabricante da hasta 19 horas de uso, algo que bajo nuestra experiencia se acerca bastante.

Una inspiración clara de Xbox

La primera sensación que nos ofrece el mando cuando lo tenemos en las manos es que estamos ante un mando de Xbox y es que, su ergonomía, ha sido una de las más utilizadas en las últimas generaciones de mandos. Por algo será.

En cuanto lo cogemos vemos que tiene un peso bastante correcto, sin ser demasiado pesado pero tampoco liviano. Esto es algo que suele ocurrir con los mandos con batería ya que tienen a pesar algo más, pero han hecho un buen trabajo en ese sentido y tras horas de uso las muñecas no presentan fatiga.

La ergonomía es la típica que podemos encontrar en los mandos de Xbox, aunque hay que decir que las zonas con tacto rugoso que podemos encontrar en cada uno de sus laterales le da un agarre extra de lo más cómodo. Además, los joysticks también cuentan con una superficie engomada y texturizada, que nos ofrece un plus de sensibilidad a la hora de utilizarlos.

La distribución de los botones es la típica en esta clase de gamepads, contando con una cruceta de una pieza bastante buena (personalmente odio las que tienen base circular ya que tienden a darme una dirección errónea).

En el medio tenemos todos los botones de función, contando además con un modo turbo para la repetición de pulsaciones. En su parte delantera también tenemos un botón corredizo que nos permitirá rotar entre sus tres modos de conexión.

Por último destacar la parte de atrás y sus conexiones, donde vemos una conexión para un USB-C, que se utiliza tanto para cargar como para jugar con él de manera cableado, y una puerta que es donde engancharemos el clip para jugar con el móvil.

Un detalle de agradecer es que este puerto esté cerrado cuando no está en uso para evitar que no le entre polvo.

 

Gamepad para todo un poco, pero no para el competitivo

Una vez hemos dejado claro nuestra primera impresión y sus capacidades técnicas, es hora de hablar de la experiencia de uso que nos ha dejado este HyperX Clutch Wireless. Lo primero que debes saber es que estamos ante un mando con un bastante buen agarre, especialmente en lo que a joysticks y palmas de la mano se refiere gracias a esa texturización y el engomado.

La forma que tiene y que sale de los mandos de Xbox, nos ofrece un uso de lo más cómodo, contando además con un peso bastante bien medido, por lo que nuestras muñecas no se han resentido durante las horas de uso continuo. Ya sea en PC o en Android, su uso ha sido de lo más cómodo y no hemos notado el más mínimo problema de conexión, ya sea por dongle o Bluetooth.

Los botones funcionan bastante bien, aunque tengo que decir que los traseros son los que menos me han gustado. Los correspondientes a L1 y R1 son un poco blandos, algo que queda todavía más patente en los gatillos los cuales son fáciles de accionar sin querer. Una vez accionados su sensibilidad es bastante buena, pero su recorrido inicial es blando.

La duración de la batería está estipulada en unas 19 horas por el fabricante. Como puedes esperar, esto no deja de ser una estimación siempre favorable a la marca, ya que va a depender mucho del uso que hagamos y, especialmente, del modo que utilicemos.

Sin embargo no están muy lejos de lo que dicta y hemos conseguido llegar hasta las 17 horas jugando en modo wireless. Como es de esperar, el uso de la vibración y demás agotará la batería más rápido, pero al no tener casi iluminación es lo que más va a influir en la experiencia. Sus LEDs frontales, por cierto, sirven como medidor de batería par que no te quedas sin ella de repente.

La pinza para poder utilizarla con el móvil la verdad es que es todo un detalle, pudiendo jugar tanto enganchada al mando como pudiendo dejarla encima de la mesa para acoplarle el móvil. Sea como fuere, funciona muy bien y es todo un punto a su favor.

Uno de los aspectos que más fácilmente nos permite ver que no es un mando pensado para el competitivo y sí más para el usuario medio, es su falta de software de gestión o sus posibilidades de configuración en los botones.

A pesar de que HyperX tiene un software de gestión pensado para muchos de sus periféricos, HyperX Ngenuity, el gamepad no es compatible con él, por lo que nos quedamos con un mando un poco más genérico en este sentido.

Precio del HyperX Clutch Wireless

A pesar de que los mandos oficiales de las consolas suelen rondar los 50-70€, este mando pensado para los usuarios de PC y móvil tiene un rango de precio bastante asequible, especialmente para el conjunto de capacidades que nos ofrece, desde su batería de larga duración hasta su gran ergonomía. Puedes encontrar el HyperX Cluth Wireless por 45,99€ en Game.es.

Mando 45,99€

La verdad es que su precio está de lo más justificado y hasta nos parece que tiene una gran relación calidad precio, teniendo en cuenta su robustez, buena ergonomía y la buena experiencia de uso en general.

La opinión de HobbyConsolas. ¿Merece la pena el HyperX Clutch Wireless?

A tenor de todo lo expuesto previamente, creo que queda bastante claro que el HyperX Clutch Wireless es un mando muy a tener en cuenta, especialmente por los jugadores de PC que utilizan servicios en la nube como Xbox Game Pass o Steam Remote Play Anywhere.

Aquí tienes un mando con el que poder disfrutar de una gran variedad de juegos sin necesidad de estar pendiente del modo de conexión, ya que permite de todo un poco. Su cable de 2 metros es muy cómodo en el caso de que tengamos que cargarlo, además el clip para el móvil cuenta con su propio hueco para que no interfiera en la carga.

Mando HyperX Clutch Wireless

La experiencia no es totalmente redonda, y sí que hay algunos aspectos que se podrían mejorar como son los botones traseros, algo blandos para nuestro gusto, pero en general el mando ofrece una experiencia de uso muy satisfactoria.

Desde su gran batería hasta los magníficos joysticks y su agarre, las quejas que podamos tener para este mando son escasas y poco importantes teniendo en cuenta el usuario al que está dirigido.

Lo mejor

  • Muy buena ergonomía, con un agarre sobresaliente en las palmas de la mano y los joysticks.
  • Batería de larga duración.
  • El añadido de la pinza para el móvil, un gran detalle.
  • Joysticks sensibles y con muy buen uso.

Lo peor

  • Los botones traseros son algo blandos.

Y además