Impresiones de Forspoken, un juego rebosante de magia... y palabrotas

Forspoken

Hemos jugado las primeras horas de Forspoken, el nuevo título desarrollado por Luminous Productions para PS5 y PC. Acompañadnos para descubrir cómo es ponerse en las zapatillas (mágicas) de Frey Holland.

Hemos tenido la oportunidad de volver a jugar a Forspoken, el nuevo juego de magia en mundo abierto desarrollado por Luminous Productions (el estudio de Square Enix responsable de Final Fantasy XV) para PS5 y PC conocido originalmente como Project Athia.

Concretamente, en esta ocasión hemos jugado las primeras horas de la aventura, lo que nos ha permitido familiarizarnos con los controles y tener un mejor contexto de qué es exactamente lo que pasa en la historia.

VIDEO

Impresiones finales de Forspoken

Forspoken nos cuenta la historia de Frey Holland, una joven neoyorquina que sin comerlo ni beberlo es transportada a Athia, un mundo donde la magia es el pan de cada día. Por supuesto esto también significa que el lugar está habitado por todo tipo de criaturas imposibles que no se lo van a poner nada fácil.

Por suerte, nada más aterrizar, Frey descubre en su brazo un misterioso conjunto de brazaletes que además de otorgarle poderes mágicos... Habla. Habla muchísimo. Su nombre es Cepo y a partir de ese momento se convierten en compañeros inseparables de aventura.

Magia y tacos

Como decíamos, al tener lugar en las primeras horas de juego, hemos podido entender mejor los sistemas jugables de la aventura, empezando por su interesante sistema de combate. Al principio de Forspoken, Frey tiene acceso a la magia de color morado, o lo que es lo mismo: hechizos del elemento tierra.

La mayoría de ataques son a distancia, lo que hace que durante estas primeras horas Forspoken tengo un estilo que recuerda a un shooter en tercera persona. Pero como ya sabemos, a medida que progresa la aventura el repertorio de hechizos de la magia de color morado se amplia y obtenemos nuevos colores, como el rojo que está asociado a la magia de fuego.

Forspoken

Y lo cierto es que Forspoken no tarda en invitarnos a poner en práctica las habilidades mágicas de Frey tirándonos a la cara cosas tan sencillitas como un oso gigantesco... o un dragón. Vamos, un martes cualquiera en Athia.

A la hora de desplazarnos, Forspoken presenta lo que se define como parkour mágico. Por su nombre, ya os podéis hacer una idea de lo que es: moverse a toda velocidad y pegar saltos imposibles gracias al poder de la magia.

Es un sistema muy fluido y muy vistoso, pero que nos gusta porque no consiste en pulsar un único botón y porque requiere cargas mágicas, así que hay que usarlo con cierta cabeza. Especialmente al combatir, porque el movimiento es, junto a la magia, uno de los pilares del sistema de combate de Forspoken. Vamos, que es buena idea estar continuamente en movimiento.

Forspoken

Además del combate y el desplazamiento, también hemos tenido un primer contacto con el sistema de equipo, que nos permite equipar diferentes capas con diferentes atributos, las pinturas de uñas, que nos confieren todo tipo de mejoras pasivas, y un sistema de "crafteo" del que vamos a sacar partido a menudo para crear objetos o mejorar los que ya tenemos.

En esta toma de contacto, también hemos podido recorrer con libertad el mundo abierto, un mundo que destaca más por su aspecto visual que por su diseño. Decimos esto porque hay localizaciones realmente originales, muy en la línea del particular estilo mágico que se respira en todo el juego, pero también porque se siente un tanto vacío.

 

O más que vacío, quizás el problema es que parece haber seguido el manual de los mundos abiertos y presenta todo lo que ya os estáis imaginando: coleccionables, pruebas contrarreloj, campamentos, torres de vigilancia, etc.

Lo que sí nos ha gustado es que en cualquier momento durante nuestros viajes pueden desatarse una suerte de tormentas conocidas como Break. Cuando esto sucede, además de que la visibilidad se reduce muchísimo, aparecen enemigos de enorme poder, por lo que en estas primeras horas suele ser mejor idea resguardarse.

Forspoken

Frey no tarda en conocer a los habitantes de Athia... que le dan una bienvenida bastante cálida y la encierran en cuanto la ven. Esto nos llevó a descubrir que Forspoken también tiene pequeñas secciones de sigilo. Y no, no son para tirar cohetes. Al menos, parece que su presencia va a ser anecdótica... O eso esperamos.

Pronto descubrimos que los habitantes de Athia viven oprimidos por las Thantas, que vienen a ser una suerte de poderosas hechiceras. Nuestra sesión de preview terminaba con el enfrentamiento contra la primera, la Thanta Sila, armada con hechizos de fuego. Era un combate muy espectacular en el que el escenario iba cambiando a medida que se desarrollaba la batalla.

Queremos destacar un aspecto de Forspoken y es a la propia Frey Holland, o más bien su personalidad y el contraste que supone su jerga cargada de tacos y argot actual frente al estilo medieval de las gentes de Athia. 

Frey desprende frescura y reacciona como se esperaría que lo hiciese una adolescente que ha sido trasladada a un mundo extraño y ha obtenido poderes mágicos. Los intercambios con Cepo son muy divertidos.

Por último, alabar también el apartado audiovisual. Gráficamente Forspoken es muy espectacular; sigue sorprendiéndonos de lo que es capaz el Luminous Engine (el mismo motor que utilizaba Final Fantasy XV). 

Forspoken

Y la banda sonora, compuesta por Bear McCreary (a quien hemos escuchado recientemente en God of War Ragnarok) tiene un estilo mágico que casa a la perfección con el resto de la aventura. 

Así que ya lo veis: volvemos a salir convencidos de esta toma de contacto con Forspoken y con aún más ganas de que llegue el 24 de enero para desatar todo el potencial mágico de Frey.

Y además