Las recreativas más lujosas y espectaculares: los muebles arcade con movimiento de Sega

out run

Las máquinas con movimiento fueron reinas de los salones recreativos durante unos años. Aquí hacemos un breve repaso del legado de Sega, desde Out Run o Hag On al espectacular G-Loc 360.

Indudablemente, uno de los principales atractivos de los salones recreativos era el diseño de los muebles. Hay pocas experiencias que se puedan comparar a jugar una partida de Mortal Kombat con el mueble original, y aquellos espectaculares vinilos... o en una recreativa para 4 jugadores de Gauntlet. 

Los "reyes" de los salones recreativos, aquellas máquinas que siempre tenían el volumen más alto y estaban a la entrada de la sala, eran los juegos de pistola y los juegos de conducción. Es fácil imaginarse el motivo; en lugar de la palanca y los típicos botones, contaban con espectaculares periféricos: pistolas de luz, volantes... y en el mejor de los casos, una cabina con movimiento.

Ahora que los salones recreativos están de vuelta, con iniciativas como el museo del videojuego Arcade Vintage, Arcade Planet o El templo del arcade,  hemos querido echar la vista atrás para recuperar las recreativas más lujosas. 

Y en este campo, Sega era la auténtica "reina". La compañía japonesa acompañaba sus juegos de velocidad, basados en el reescalado de sprites con los muebles más espectaculares. ¡Cuánto le debemos a Yu Suzuki y al equipo AM2! 

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Estos son los mejores accesorios que puedes comprar si ya tienes una PlayStation 5 y quieres sacarle el máximo partido.

Ver listado

En este reportaje destacamos alguna de las máquinas de esta edad dorada de la compañía, mostrando la evolución de los juegos y de sus ediciones "Deluxe". ¿Habéis visto ya el documental Arcadeología?

Si buscáis juegos arcade más extremos, aquí os dejamos un reportaje con las máquinas recreativas más raras y locas donde también aparecen algunos lanzamientos de Sega como Magical Truck Adventures o Marine Fishing.

En este reportaje hemos incluido máquinas con movimiento, ya sea a través de servomotores o bien mediante el uso del cuerpo del jugador, por eso no encontraréis algunos arcades míticos como Steel Talons o Super Monaco GP. 

Sólo las que Sega denominó como Taikan Games (o juegos de experiencia física). 

Hang On

Hang On

No había un modo mejor de empezar este reportaje con las recreativas más lujosas que un juego de Yu Suzuki, ¿verdad? En 1985 Sega lanzó esta recreativa de carreras (al estilo superbikes) que contaba con un mueble espectacular. 

En el formato "deluxe" de Out Run, que replicaba el cuerpo completo de la moto, la pantalla estaba montada tras el parabrisas, y el jugador podía inclinarse de lado a lado para tomar las curvas. No era lo más práctico desde el punto de vista del rendimiento, pero permitía que los chavales nos "flipásemos" tumbando en cada giro.

Enduro Racer

En 1986 Sega desarrolló una máquina de carreras todoterreno, Enduro Racer, que exploraba en las posibilidades de movimiento. Quizá es demasiado primitivo para considerarlo como parte de este reportaje, pero son los "primeros pasos" de la compañía en este sentido. 

El mueble en versión "deluxe" contaba con un sillín de moto estático. El control replicaba un manillar, que giraba a izquierda y derecha, nos permitía acelerar con el puño e incorporaba una maneta para el freno. 

El desarrollo, de nuevo un juego de carreras con super scaler (basado en el hardware de Space Harrier) introducía obstáculos que podíamos saltar. Y en ese momento brillaba este mueble, ya que mientras en la edición básica podíamos "tirar" del manillar para levantar la moto, en la versión "de luxe" inclinábamos el cuerpo de la moto. 

No contaba con servomotores, pero era una forma de explorar en la manera de integrar el movimiento en el gameplay. En cuanto a la facilidad de control, este arcade supuso un paso atrás respecto a Hang On.

Out Run

Out Run

Quizá esta sea la primera máquina que os viene a la mente cuando pensáis en recreativas de Sega, más aún si se trata de muebles arcade con movimiento. Toda una obra maestra de Yu Suzuki, que se lanzó en 1986 y cambió el género de la velocidad para siempre. 

La versión más lujosa de la recreativa (además de altavoces traseros para disfrutar de la extraordinaria banda sonora de Hiroshi Kawaguchi) contaba con una cabina con movimiento en horizontal y vertical, a través de motores hidráulicos y una pantalla de 25"

Thunder Blade

Se trata de una adaptación libre de la película El trueno azul, en que controlamos un helicóptero de combate modificado para su uso policial, en entornos urbanos. Se lanzó en 1987 en diferentes ediciones: la cabina tradicional contaba con una palanca de control con vibración, pero era mucho más llamativa la edición deluxe. 

En este caso, Sega apostó por un sistema de movimiento muy ingenioso. El mueble era muy sólido, y contaba con dos palancas: control de velocidad y maniobras con el helicóptero. El joystick principal estaba conectado mediante una barra de acero a la base, y era el "motor" que generaba el movimiento. 

Thunder Blade

Cuando el jugador movía la palanca hacia un lado, la cabina se movía en sentido contrario, pero sólo en horizontal, rotando sobre el asiento. Este movimiento, unido a que la pantalla estaba colocada por debajo de la línea de visión,  conseguía que tuviésemos la ilusión de estar volando.

El desarrollo de Thunder Blade contaba con dos perspectivas diferentes, la más "convencional" al estilo de Space Harrier o After Burner, desde la parte de atrás, y una cenital, colocada encima de los rotores del helicóptero. 

After Burner

Otro juego de AM2 y Yu Suzuki que, si ya era espectacular con el mueble clásico (lo que se conoce como upright cabinet), en la edición de lujo se volvía "explosivo". En este caso, se recuperaba el sistema de movimiento hidráulico de Out Run, pero con giros mucho más extremos. ¡Era la máquina a la que jugaba John Connor en Terminator 2!

El movimiento lateral estaba integrado en el asiento, mientras que la rotación vertical se aplicaba en toda la cabina (que contaba con luces de emergencia cuando los enemigos hacían "lock on" en nuestro F-14 Tomcat). A día de hoy sigue siendo una de las experiencias únicas que nos brindaban los recreativos. 

G-Loc 360

G Loc

Atentos al chiste, en 1990 Sega "rizó el rizo" con una nueva recreativa de combate aéreo, basada en el desarrollo de After Burner, pero con el mueble más salvaje. Por si no era suficiente con el movimiento en los dos ejes, se añadía la posibilidad de girar en 360º.

Para jugar había que ajustarse un cinturón de seguridad, bajar un dispositivo de sujección como en los parques de atracciones y no perder de vista el enorme botón rojo de emergencia, por si nos mareábamos. 

Rad Mobile

Rad Mobile

En 1991 se lanzó este juego de carreras que "adaptaba" la fórmula de Out Run, ya en decadencia. De nuevo apostaba por sprites reescalados para simular el movimiento en profundidad, pero en esta ocasión, desde una perspectiva en primera persona. Esto permitía elementos adicionales en el gameplay, como activar luces, limpiaparabrisas o ver un colgante de Sonic en el retrovisor. 

El movimiento de Rad Mobile era más exagerado que el de Out Run, debido al diseño de sus carreteras, en que había constantes cambios de nivel. Sin embargo, el desarrollo no tenía el mismo encanto.

Por supuesto, a partir de este momento, Sega continuó desarrollando máquinas con movimiento, como Jurassic Park, Virtua Racing DLX, Manx TT o el experimental Water Ski, que se controlaba deslizando los pies. 

Sin embargo, con la decadencia de las recreativas en los años 90, estos lanzamientos eran cada vez menos arriesgados.  La excepción es quizá Virtua Formula, de 1992, pensada para los parques temáticos. Este arcade enlazaba 8 cabinas con movimiento, pantallas de 70 pulgadas y cámaras que seguían a los diferentes jugadores durante la carrera. 

Y además