One Military Camp, ya hemos jugado a la divertida y profunda gestión de un campamento militar de Abylight

One Military Camp avance

Probamos en primicia la demo de One Military Camp, el nuevo juego de Abylight, que ha sido mostrado durante la GDC 2022. Un entretenido juego de gestión que sigue los pasos de Theme Hospital y otros clásicos de la simulación en su vertiente más amena.

Hace unos días, pudimos conversar con Miguel García, director creativo de Abylight Studios, quienes aparte de crear IPs propias, como One Military Camp, también han portado éxitos como Maldita Castilla o Hyper Light Drifter a Nintendo Switch, por mencionar algunos de sus trabajos recientes.

Antes de mostrarnos el juego, pudimos hablar con Miguel de numerosas cosas, de cómo la pandemia había cambiado muchas cosas en la forma de trabajar (la llegada del teletrabajo) y cómo eso les ha abierto las puertas a acoger talento de otras partes del mundo, como Filipinas o Ucrania. 

En estos momentos, el estudio barcelonés ya se encuentra a pleno rendimiento con su nueva producción, y tras presentarla en el Games Developer Conference 2022, nos han invitado a probar en primicia One Military Camp, su nueva propuesta

De lo que ofrece a nivel jugable es justo de lo que vamos a hablar aquí, tras nuestro primer contacto con la beta de One Military Camp, un juego de gestión y simulación que bebe de clásicos como Theme Hospital para ponernos al frente de la organización de un campamento militar.

VIDEO

One Military Camp - gameplay del juego de gestión de un campamento militar

Un juego que, por temática, podría parecer que no llega en el mejor momento con la guerra en Ucrania en activo, pero es un proyecto en el que llevan trabajando desde noviembre de 2020. 

Ellos han sido los primeros contrariados, dado que manifiestamente no son partidarios de la guerra, y como suele ser el objetivo de este tipo de juegos, su acercamiento busca simplemente la diversión. De hecho, One Military Camp ni tan siquiera transcurre en el frente, sino en la retaguardia...

One Military Camp nos presenta un conflicto bélico imaginario, en el que un ejército ha conquistado la gran mayoría del territorio. Empezamos con el control de una única región que resiste estoicamente, y se prepara para contraatacar y recuperar el terreno invadido.

Es ahí donde entra en juego nuestro cuartel, la "fábrica" donde generaremos soldados altamente cualificados en diversas áreas para enviarlos al frente y ganar las batallas que nos esperan para reconquistar el territorio.

Impresiones One Military Camp

Al que al igual que en juegos como Two Point Campus, la clave para la victoria estará en la forma en la que ampliamos y gestionamos nuestras instalaciones, dado que podemos crear todo tipo de edificios y decidir incluso cuál queremos que sea su rendimiento. 

La beta de One Military Camp que hemos jugado contaba ya con un campamento ya avanzado, con algunos elementos básicos instalados (edificio de reclutamiento, barracones para dormir, zonas de entrenamiento físico, desactivación de bombas) y es una prueba para mostrar por dónde van a ir los tiros.

No falta ninguna opción típica del género, y podemos girar el escenario o hacer zoom con la rueda del ratón para ver el interior de los edificios. Haciendo clic en las unidades podemos ver las cualidades de los soldados (todos con distintos parámetros en velocidad, fuerza, puntería...).

Como es habitual en los juegos actuales de este género, la beta de One Military Camp nos ha ido lanzando objetivos a cumplir, como reclutar X soldados de un determinado tipo, construir determinadas edificaciones... y según los vamos cumpliendo, van apareciendo nuevos.

Este esquema nos ha permitido ver de primera mano la profundidad a la que aspira el juego, y os aseguramos que de One Military Camp va a estar muy por encima de lo que suelen ofrecer este tipo de juegos.

De primeras, podemos crear tres tipos de infraestructuras: esenciales, entrenamiento y motivacionales. Las primeras son construcciones básicas, desde parapetos para asegurar el campamento (muros de cemento, alambre de espino) a barracones, enfermerías, postes de electricidad...

Nada está "porque sí", todo tiene una función: no basta con poner un barracón y olvidarte. Deberás hacer un camino para llegar hasta él, y sobre todo, proveerlo de electricidad, si la necesita. 

Por ejemplo, los muros, alambres y otros mecanismos están ahí porque será posible que los enemigos nos envíen espías e intenten sabotear nuestras instalaciones.

Hemos jugado a One Military Camp

En cuanto a las zonas de entrenamiento, cada soldado tiene unas habilidades básicas, y un margen de mejora que podemos alcanzar entrenando destrezas específicas. A tal efecto hay zonas para trabajar distintas áreas (fuerza, puntería, velocidad, inteligencia, comunicaciones...).

De momento hay 30 edificios por ahora, con 3 evoluciones o mejoras, que dan como resultado cerca de 100 edificios únicos, aunque siguen trabajando en el juego y no es una cifra cerrada.

Además, incluso habrá un laboratorio que podremos poner a trabajar para acumular puntos de ciencia y llevar a cabo investigaciones (unas 80) que permitan desarrollar nuevos edificios que mejoren, por ejemplo, nuestro entrenamiento y den como resultado un soldado superior.

Y no sólo eso: One Military Camp permitirá incluso definir las rutinas y horarios individuales para cada soldado, establecer turnos de día y noche para que el campamento esté siempre activo o incluso forzar la máquina y definir el descanso al que tendrán acceso los reclutas.

One Military Camp

Siguiendo el esquema de otros juegos de simulación, como Los Sims, contaremos con unas completas barras de herramientas en la parte inferior y superior del interfaz, que nos permitirá desde detener a acelerar el tiempo a acceder de forma sencilla a todas las funciones, ya sea construir o gestionar a los reclutas.

También hay opciones dedicadas a las finanzas (podremos incluso pedir préstamos para mantener viva la llama de la resistencia) o un mapa general que nos permitirá ver la situación del conflicto, desplegar tropas allí donde haga falta o incluso decidir cuándo atacar a territorios cercanos.

Tampoco faltarán distintas vistas para ver de manera rápida la efectividad de nuestra gestión (salud de las tropas, motivación, nivel de mantenimiento de los edificios...)

Como hemos dicho, todo desde una perspectiva bastante light que ni mostrará las batallas ni pondrá el foco en ellas: tan sólo nos dirá el porcentaje de probabilidad que tenemos para salir victoriosos con los efectivos que vamos a desplegar.

One Military Camp beta

Es una manera de que sea el  jugador quien valore a los soldados que ha estado mejorando, para que los cuide y los reserve cuando la probabilidad de victoria es baja. Porque habrá unidades que salgan heridas o que directamente se las declare desaparecidas en combate si todo está en nuestra contra.

Por supuesto, los que vuelvan podrán ganar medallas y mejorar aún más sus capacidades, y siempre podremos agasajar a los mejores por su buen desempeño, con detalles como ofrecerles una casita propia dentro del campamento. Al fin y al cabo son tus hombres, y tú decides cómo los tratas.

Las cosas no se quedarán ahí, y habrá muchísimas variables más a tener en cuenta: la ubicación de cada elemento en el campamento será fundamental para su funcionamiento y la evolución de las unidades.

Por ejemplo, si ponemos los barracones cerca del entrenamiento de artillería o explosivos, el descanso de los reclutas se verá afectado, y con ello su moral, psique o salud. Si las condiciones son extremas o insoportables, pueden acabar desertando.

Lo mismo es aplicable a los almacenes y los helipuertos, que tendrán que crear rutas seguras de transporte para proveer de medicinas o víveres a los territorios aliados y mantener a los efectivos desplazados bien suministrados. Esta es una de las ideas innovadoras de One Military Camp.

One Military Camp beta

 ¿Más? Las estructuras motivacionales que podremos construir, desde estatuas a arcos del triunfo, también incluirán altavoces para el sistema de megafonía o carteles, que serán completamente personalizables.

De este modo podremos grabar nuestra voz y escucharla a través de la megafonía o escribir los mensajes que aparecerán en los carteles para nuestra propia narrativa en torno al juego. Este nivel de personalización, todo sea dicho, no es lo habitual dentro de los juegos de este género. Y será algo de agradecer, y que permitirá echarse unas risas.

No son los últimos detalles a tener en cuenta de este prometedor One Military Camp. Contará con tres biomas dentro de su campaña para un jugador, cada uno de ellos con edificios únicos, que nos permitirán crear soldados especialistas no disponibles en otros campamentos. Comenzaremos en el  bosque, y seguiremos por el desierto y la nieve.

La curva y progresión del juego irá a más, y avanzada la campaña nos invitará a coordinar las acciones de los tres campamentos y las unidades que generan, aunque todo comenzará de manera progresiva y asequible para acercar el género a los jugadores que no estén muy metidos en él.

Son sólo algunos de los detalles que ofrecerá el juego y que, en muchos casos, ponen de manifiesto el nivel de ambición que tiene Abylight con One Military Camp, que promete competir de tú a tú con muchas vacas sagradas del género. Y no es para menos.

One Military Camp - héroes

De hecho, al igual que otros juegos de gestión recientes, como pueda ser Two Point Hospital o Evil Genius 2, One Military Camp se inspira en numerosos hitos culturales, no sólo videojuegos. Encontraremos referencias a La Chaqueta Metálica o El Sargento de Hierro, pero siempre buscando la vis cómica.

Esto es especialmente en los héroes y villanos que, parecen sacados de algunas películas, formarán parte de la narrativa del juego. Los héroes, por ejemplo nos darán perks o habilidades especiales al liberar su territorio (gestión de recursos más barata, mayor motivación de los efectivos...).

Los villanos, por su parte, ahondarán en la parte más caricaturesca del juego, para presentar el contrapunto humorístico, en muchos casos.

Aparte de la campaña, también contará con el clásico modo libre o "sandbox", que será completamente configurable para que cada jugador lo amolde a sus gustos (se podrán desactivar opciones como que no vengan espías, no haya ataques de drones enemigos, sin enfermar...).

Los juegos de PC más esperados de 2022 y más allá

Dying Light 2

No os vamos a mentir: One Military Camp nos ha dejado un gratísimo sabor de boca. Hemos probado recientemente Two Point Campus, y lo cierto es que las sensaciones de la propuesta de Abylight no sólo no tienen nada que envidarle, sino que al revés, prometen ser bastante más innovadores y arriesgados.

Arriesgados porque, bajo esa capa de juego de gestión, se esconden más opciones y factores a controlar de lo que esperábamos antes de este primer contacto con One Military Camp. Y eso es muy bueno. Si la beta es indicativo de lo que está por venir, lo esperamos con los brazos abiertos.

Por último Miguel nos confirmó que el plan es lanzar One Military Camp en 2022 en PC, pulirlo con el feedback de los jugadores, y cuando noten que es el momento, publicarlo en consola, aunque esto último no tiene una fecha estimada. 

De momento ya están trabajando en adaptar los controles a un mando, pensando en Steam Deck, y es algo que llevarán a consola cuando llegue el momento. Por ahora, rompan filas, pero estén atentos para cuando llegue el momento de desplegar las tropas...

Y además