Blood & Truth análisis
Análisis

Análisis de Blood & Truth para PlayStation VR - la acción más intensa que puedes vivir

Por Alberto Lloret

Versión comentada: PS4

Análisis de Blood and Truth para PlayStation VR, un juego de acción en primera persona cuya principal virtud es hacernos sentir el héroe de un gran blockbuster de acción palomitera, con acciones imposibles que, gracias a la realidad virtual, se vuelven más intensas, impactantes y vistosas que nunca. Ahora, sentirse como James Bond, Jason Statham o Bruce Willis resulta más fácil que nunca...

PlayStation VR ha superado sus dos años y medio de vida, y el pasado mes de marzo se confirmaba que ya hay más de 4,2 millones de visores PS VR vendidos. Unas crecientes ventas que animan a que cada vez se apueste más por este medio, y con propuestas cada vez más próximas al concepto de "juego AAA", tanto en materia de gráficos como jugable.

Ese es el caso de Blood & Truth, lo nuevo del London Studio de SIE, quienes han germinado la semilla que plantaron en The London Heist de PS VR Worlds, y tras dos años de intenso trabajo, ha florecido en un intenso y espectacular juego de acción, que es lo más parecido a jugar una gran peli de acción "palomitera" en realidad virtual.

Hazte con el agotadísimo pack de dos mandos Move al mejor precio

Así pues, gracias a PS VR puedes sentirte como James Bond en Casino Royale y saltar desde una grúa al vacío... para abrir poco después un paracaídas; como Bruce Willis en la Jungla de Cristal, reptando por los conductos de ventilación de un edificio y acabando con decenas de enemigos en un edificio de lujo mientras revientas los cristales (por suerte, no vamos descalzos) o como Keanu Reaves en John Wick, en cualquiera de sus escenas de tiros.

Con esta aproximación ya podéis haceros una idea de lo que os espera en Blood and Truth, pero el juego no es sólo eso... así que vamos a ver todo lo qué ofrece lo nuevo de London Studio, sus principales virtudes y defectos y, sobre todo, si merece o no la pena teniendo PS VR en casa.

Blood & Truth Análisis

Blood & Truth sigue la estela de otros juegos de London Studio, como el mencionado London Heist de PS VR Worlds, o la olvidada serie The Getaway, para contarnos una historia de mafiosos en el corazón de Londres. El protagonista es Ryan Marks, un soldado de élite que vuelve a casa para enterrar a su padre, fallecido de un infarto... y que casi sin comerlo ni beberlo se verá arrastrado a una guerra de bandas contra Tony Adamson, por mantener el control de los negocios de su familia. Eso, para ir abriendo boca... porque hay más de lo que parece (y de lo que no diremos nada por no destripar sorpresas).

Al igual que el clásico Pulp Fiction, el juego no sigue estrictamente una estructura cronológica lineal. De hecho, buena parte del juego se va desgranando a partir de un interrogatorio a Ryan Marks, quien rememora algunos pasajes clave (que son los fragmentos jugables) mientras habla con su interrogador y captor, el agente Carson.

Blood & Truth Análisis

Así, comenzamos reviviendo una de sus misiones como soldado (el rescate de un compañero capturado en un país desértico), para después, poco a poco, ir entrando en la historia principal del juego, desde el reencuentro con su familia al intenso comienzo de las hostilidades con la banda que intenta apoderarse de los negocios familiares...

Ya en estas escenas es posible comprobar el nivel técnico del juego: los modelos son superdetallados y expresivos, mientras que los entornos suelen estar plagados de detalles y con una lograda atmósfera. Por si alguien se lo pregunta, hemos jugado con PS4 Pro, y los gráficos están entre los mejores que hemos visto en un juego de PlayStation VR. La sensación de presencia, de estar ahí, "dentro del juego" está muy lograda, y se hace especialmente evidente cuando un personaje se nos acerca...

Blood & Truth Análisis

Aunque hemos dicho que el juego es un torrente de acción, que en todo momento se mira al espejo como si fuera una película, también hay momentos de otro tipo, en los que sólo somos meros testigos, en los que no hacemos nada, sólo mirar y escuchar, o como mucho interactuar con algunos objetos.

De hecho, aunque el juego tiene un total de 19 misiones, en muchas de ellas hay fragmentos en las que no hay "acción" de la de pegar tiros, y por ejemplo, en una de ellas preparamos una misión de infiltración, haciéndonos pasar por un electricista (saboteando algunos elementos), en otras simplemente vamos en coche conversando (aunque podemos toquetear todo lo que hay en el salpicadero...).

Blood & Truth Análisis

Como decimos, Blood & Truth es como una película, y no siempre estamos apretando el gatillo... aunque sea en esa faceta donde da lo mejor de sí mismo. Hay historia de fondo y estas otras escenas más relajadas son necesarias para hacer que la trama avance y las relaciones de los personajes evolucionen.

Por suerte, el juego nos llega íntegramente doblado al castellano y como suele ser la norma en los doblajes de los exclusivos de PlayStation, todas las voces son profesionales y con un acabado cuidado (sólo nos ha chirriado un poco la del protagonista, Ryan, el resto son de 10). Un detalle que, sin duda, ayuda a seguir mejor la historia y sobre todo meterse en "faena"... algo a lo que también ayuda su banda sonora, con temas que nos meten en la acción, y otros más tranquilos que nos ponen en situación.

Entrando ya en lo importante, la acción en sí misma, Blood and Truth nos permite jugar tanto con un Dualshock 4 como con dos mandos Move. Hay pequeñas diferencias entre un sistema de control y otro, pero en la práctica, ambos responden bastante bien y se puede completar el juego perfectamente con cualquiera de ellos.

Si optamos por el pad, notaremos que las manos siempre guardan la misma distancia (con los Move podemos separarlas tanto como nos den de sí los brazos), y que ciertas acciones como recargar, se realizan pulsando un botón (con los Move tenemos que "coger" los cartuchos o balas de la correa de nuestro pecho y meterlos en el arma).

Blood & Truth Análisis

En ambos casos, siempre podemos llevar, al menos un arma en cada mano (y tener guardada en la funda otra arma más para cada mano), lo que nos permite enfundarla o cambiarla rápidamente pulsando un botón. Eso nos permite combinaciones como usar una pistola y una escopeta, dos subfusiles... o usar armas pesadas de dos manos, como rifles de asalto, de precisión (las miras son plenamente funcionales, y al acercarnos el rifle a la cara, podremos apuntar con la mira) o incluso escopetas de combate.

El manejo del avance de Ryan también varía ligeramente. En ninguno de los dos casos controlamos directamente al personaje, sino que el avance es contextual: sólo podemos movernos entre los puntos que aparecen marcados en el escenario. y siempre hacia delante, nunca existe la opción de volver para atrás.

Blood & Truth Análisis

Si jugamos con el pad, avanzamos a cualquiera de estos sitios moviendo el stick en la dirección deseada; si jugamos con el mando Move, basta con mirar a uno de estos sitios y pulsar el botón Move. Al principio puede resultar limitado, mecánico... como una pequeña evolución del concepto de Time Crisis, pero lo cierto es que funciona bien y consigue algo importante: que la acción no se detenga, ni tenga parones innecesarios... La acción siempre tiene el ritmo óptimo, y deja al jugador opciones como movernos a un lado u otro de parapetos y barricadas.

Como decimos, la acción es la protagonista, y poco a poco va cogiendo velocidad... pero disparar no es el único ingrediente. También hay en algunos momentos opción de usar el sigilo, pequeñas zonas de escalada y, más a menudo, algunos puzles que en realidad son minijuegos de habilidad para sortear ciertos mecanismos: sacamos nuestras herramientas y debemos usarlas para forzar cerraduras con ganzúas, sabotear paneles para abrir puertas con destornilladores, tenazas y otras herramientas, conseguir tarjetas para acceder a ordenadores y controlar cámaras... Son pequeñas pausas antes de que vuelva a ponerse en marcha la tormenta de balas.

Blood & Truth Análisis

Porque, si bien los primeros tiroteos son para ponernos en situación, pronto se desarrollan en todo tipo de situaciones y contextos, que siempre van a más: un tiroteo en una discoteca, desde el puesto de DJ (donde, entre tiro y tiro, podemos cambiar la música, hacer scratch con los platos y cambiar la iluminación y efectos de la sala...), plantar y dinamitar con C4 un casino, hacer tirolina entre dos edificios ruinosos mientras abatimos a los enemigos de los balcones, tiroteos a bordo de vehículos, huir de un helicóptero, agarrar un contenedor mientras caemos al vacío... y nos callamos las mejores.

El flipe se potencia con momentos cámara lenta, en los que podemos seguir apretando el gatillo y ver como los enemigos salen disparados con nuestros escopetazos, efectos como trozos de cristales que saltan a nuestra cara, chispas, fuego a nuestro alrededor, poder hacer que las pistolas "bailen" en nuestros dedos con un simple gesto del mando... o incluso sacar el dedo corazón "a pasear".

Blood & Truth Análisis

Son sólo algunos ejemplos, pero todo combinado consigue que el juego sea un torrente de emoción y nos sintamos como el protagonista de Hardcore Henry, película con la que comparte algunos momentos muy, muy parecidos, aparte de que ambos son experiencias de principio a fin en primera persona.

Lo único "malo" es que completar una primera vuelta a la historia nos llevará unas seis horas, aunque la buena noticia es que es rejugable. No sólo por los trofeos, sino por los coleccionables y secretos. Hay 6 estatuillas que remiten a los juegos de PS VR Worlds, máquinas de vapeo y otras figuras coleccionables, que a menudo se esconden en cajones que debemos abrir. También hay dianas escondidas por los niveles (a las que debemos disparar) y un sistema de estrellas, con un máximo de cinco por misión, que nos permite repetirlas hasta conseguir el 100% de cada nivel.

Blood & Truth Análisis

¿Más? También tenemos un piso franco donde podemos jugar con ciertos juguetes (un balón de rugby, una tragaperras, una caja fuerte, una papelera a la que tirar bolas de papel...) y donde también hay un sistema de personalización de las armas, que nos permite añadir distintos tipos de miras, silenciadores o incluso pintura, que está ligado al sistema de estrellas (vamos desbloqueando más mejoras a medida que conseguimos más estrellas), Por existir, existe incluso la opción de repetir las misiones con armamento distinto.

También incluye un modo contrarreloj, con 5 circuitos en los que debemos abatir dianas en el menor tiempo posible y en breve llegarán los ránkings online, un modo de dificultad mayor para los que quieren un reto de verdad y otros modos y extras. Todo redunda en que la experiencia sea más duradera de las seis horas, y lo consigue.

Blood & Truth Análisis

A pesar de sus muchas virtudes, que las tiene, Blood & Truth también tiene sus lunares. El primero es que el juego termina de forma bastante abrupta, sin atar todos los cabos y dejando la puerta super abierta a una secuela que, suponemos, se acabará materializando si el juego tiene éxito en ventas. Es como si alguien hubiera dicho "hasta aquí", y dejamos esto para una secuela. Un hachazo en un punto interesante del argumento que te dejará un tanto descolocado.

Si seguimos con los aspectos criticables, algunas mecánicas no están tan pulidas, o no resultan tan convincentes como empuñar las armas y disparar. Por ejemplo, la escalada o reptar por conductos de ventilación resultan un poco "confusos" y menos acertados, ya que al final se limita a "agarrarte" con las manos a un punto del escenario y "tirar".

Blood & Truth Análisis

Al principio intentarás escalar como en la vida real, procurando siempre estar sujeto... pero pronto te darás cuenta que es inútil y no avanzas, que basta con agarrarte y tirar con una mano, para luego soltarte y engancharte con la misma mano o con la otra y repetir el proceso hasta alcanzar al saliente. En las escenas de reptar, vale (aunque el efecto de avanzar por el entorno no es muy natural, parece más una cinta transportadora), pero a la hora de trepar resulta aún menos convincente.

El interfaz, o la ausencia de, tampoco ayuda en algunas ocasiones. Por ejemplo, cuando estamos a punto de morir la pantalla se va poniendo en blanco y negro, y antes de eso hay un sutil efecto de sangre cayendo por nuestra sien... pero es tan sutil que casi ni lo apreciaréis. Se agradece que no haya marcadores, pero resulta demasiado sutil.

Quizá, el aspecto más criticable de Blood & Truth es que no aprovecha al 100% todo su potencial. Hay escenas que atan de manos al jugador, y que piden a gritos soltarle, como por ejemplo una escena en la que "pilotamos" un dron para espiar. Realmente no controlamos al dron, sino que sólo pulsamos un botón para que vaya de un punto A a un punto B.

Es sólo un ejemplo, pero te quedarás pensando "lo que hubiera molado controlar al dron". El problema es que hay alguno más, y es una pena, porque eso hubiera ayudado a que el juego fuera todavía más grande. Y puestos a pedir, se echan en falta más situaciones, como por ejemplo conducir (en todas las situaciones con vehículos somos el "artillero").

Del mismo modo, en ocasiones, la detección de los mandos puede fallar según el entorno en el que juguemos, o si por ejemplo, giramos mucho el Dualshock para apuntar (y la cámara pierde la referencia de la luz). Es un mal inherente a la realidad virtual, aunque es justo decir que resulta infinitamente menos frustrante que en otros juegos, como Superhot VR.

También podríamos discutir la calidad del guión, si los momentos dramáticos llegan a convencer o no... pero eso es más una cuestión de gustos. Blood & Truth hace muchas cosas bien, más que las que acabamos de decir que hace "mal". Pero sin duda, tiene la virtud de ser uno de esos juegos que te dejarán pensando y rememorando algunas de sus mejores escenas, esas que repetirás más de una y dos veces por lo flipantes que son. Os lo dice alguien que ha probado bastantes juegos de PS VR, y no siempre me he quedado con ganas de volver a repetir algunos momentos... algo que sí me ha pasado con Blood & Truth.

Blood & Truth Análisis

Porque, aunque muchos piensen que se trata de un juego sencillo y corto, una pequeña evolución del concepto de Time Crisis, lineal y sin posibilidad de movernos libremente... lo cierto es que tras jugar para el análisis de Blood & Truth para mi es uno de los mejores juegos de acción y disparos disponibles en realidad virtual, no sólo PS VR, sino en general, y una de las mejores experiencias que se pueden vivir con el visor de Sony en estos momentos. 

Por eso, si tienes el visor de realidad virtual de Sony en casa, deberías plantearte muy seriamente jugarlo... Aun conociendo sus limitaciones y las oportunidades desaprovechadas, es de lo más intenso que vamos a ver en PS VR este 2019.

Valoración

Blood & Truth es una de las experiencias de acción más intensas que puedes disfrutar en realidad virtual. Aún con sus limitaciones y oportunidades no aprovechadas, es todo un blockbuster palomitero en el que tu eres el protagonista. Lástima que se haga corto, y que algunas mecánicas no funcionen del todo bien, porque te quedarás con ganas de más.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Los momentos de acción más hollywoodienses. El control con dos Move. Buenos modelos y gráficos en general. El gunplay. El doblaje. Es como una peli.

Lo peor

Es corto, unas 6 horas (aunque es rejugable). La historiaqueda demasiado abierta. Fallos puntuales en la detección. Algunas mecánicas, como escalar.