Downward Spiral Horus Station
Análisis

Análisis de Downward Spiral: Horus Station para PS VR, PS4 y PC

Por Alberto Lloret

Versión comentada: PS4

En nuestro análisis de Downward Spiral: Horus Station, os contamos si esta nueva aventura espacial en gravedad cero merece la pena. Un título que evoca a películas como Gravity o 2001: una odisea en el espacio, pero con sus propias ideas, mecánicas y puesta en escena. ¿Listo para flotar en el espacio?

Desde su lanzamiento hace ya casi dos años, la oferta de PlayStation VR ha sido bastante variada, pero con un claro predominio de los juegos de terror y las aventuras de temática espacial. Entre estas últimas han destacado Robison: The Journey, The Persistence o Farpoint, títulos con propuestas distintas, a las que ahora se suma ahora Downward Spiral: Horus Station.

Downward Spiral: Horus Station es la primera producción de 3rd Eye Studios, un joven estudio finlandés que en 2017 lanzó Downward Spiral: Prologue, un pequeño avance para PC que hace las veces de precuela o avance de lo que iba a ser su primer juego. Si lo has jugado, tendrás algún dato más... pero no es necesario.

En el caso de Downward Spiral: Horus Station, se trata de una aventura en gravedad cero, que podemos jugar tanto con visor como sin él, y que nos transporta a una gran base espacial en la que algo ha sucedido: toda la tripulación ha muerto, y debemos rearmar y reactivar la estación para intentar descubrir qué ha pasado. Nada muy original, ¿verdad?

Sin destripar nada a nadie, esa es toda la historia que nos cuenta el juego: no hay ni una sola voz o línea de diálogo, ni documentos de texto que leer, ni nada parecido. Es una aventura que delega todo el peso de la narrativa al entorno por el que nos movemos... aunque muchos aspectos y elementos que quedan a la libre interpretación. 

Downward Spiral Horus Station 8

Eso sí, cabe destacar un aspecto: al comenzar a jugar, podemos optar por dos experiencias de juego distintas: un modo "explorador", que prescinde de hostilidades, y un modo más orientado a la acción con enemigos robóticos (poco variados, todo sea dicho).

En ambos casos, acción al margen, el desarrollo es el mismo: a lo largo de un total de 7 actos o capítulos, debemos recorrer las distintas instalaciones de la estación espacial, reactivando los sistemas, resolviendo pequeños puzles, reconectando sus distintos módulos y, con en el caso de tener la acción "activada", evitando además algunos robots defensivos que no dudarán en ametrallarnos.

Downward Spiral Horus Station 1

La gracia del asunto es que toda la aventura la vivimos en gravedad cero, flotando por la instalación. Comenzamos con las manos vacías, utilizando el stick izquierdo para apoyarnos en paredes, barandillas y otros asideros para propulsarnos... un sistema que no siempre funciona correctamente y que no siempre nos hace avanzar en la dirección correcta..

Por suerte, no utilizamos demasiado esta mecánica: pasados los primeros compases de la aventura, encontramos una suerte de pistola que nos permite disparar un garfio y remolcarnos hasta esa pared. Una mecánica que tampoco está exenta de problemas (no siempre dispara, a veces acerca objetos en lugar de aferrarse a una pared...), pero que hace más llevadero el avance. Más adelante encontramos una motor que nos da pequeños impulsos, que sin duda es la mejor forma de movernos por el juego.

Downward Spiral Horus Station 2

La otra mano queda "libre" para recoger armas, objetos "inútiles" como bolis o los famosos gatitos con pata móvil (uno de ellos es el único coleccionable del juego, y hay un total de 20 a recoger) e interactuar con paneles de seguridad y otros mecanismos que nos encontraremos y que son vitales para superar los puzles y obstáculos que nos irá poniendo el juego por el camino.

A veces, basta con pulsar un botón para que se active un generador que de corriente. Otras, tendremos que recoger baterías y ponerlas en el lugar indicado. Las menos, nos tocará interactuar con paneles de control para, por ejemplo, manejar de forma manual el proceso de ensamblaje de distintos módulos de la estación.

Downward Spiral Horus Station 9

En ningún caso son puzles o situaciones difíciles, en primer lugar porque el juego es bastante lineal (veremos muchas puertas, pero casi todas están cerradas, dejando sólo un único camino posible), y en segundo porque la solución suele estar siempre cerca. Además, la división en actos limita que podamos movernos libremente por la nave, o que volvamos demasiado sobre nuestros pasos.

Lo mejor de este esquema de juego es que podemos jugar la aventura completa con dos mandos Move, cada uno controlando una mano, lo que hace que la experiencia sea bastante más inmersiva, sobre todo si jugamos con un visor de realidad virtual puesto.

Downward Spiral Horus Station 10

A esto último, a la inmersión, también ayuda la recreación de la estación espacial, que remite constantemente a la iconografía de las películas del género espacial de los años 70 y 80, como 2001: una odisea en el espacio. Podemos toquetear muchos de los terminales del juego (palancas, diales...) aunque pocos tienen efectos o hacen algo.

Y eso nos lleva a la gran pregunta: ¿es Downward Spiral: Horus Station divertido? Pues todo depende de lo que busques. La aventura no es especialmente larga (unas 6-8 horas, dependiendo de lo rápido que avances) y su desarrollo, dependiendo de si juegas con enemigos o no, puede resultar bastante pausado.

Downward Spiral Horus Station 6

Si juegas con acción, los enemigos son bastante repetitivos (pequeños robots voladores, o que se adhieren a las superficies), con patrones de IA no muy avanzados y pasados los primeros enfrentamientos, pasan a ser algo rutinarios. También hay algunos momentos que son puro "ensayo y error", en los que debemos superar un enemigo fuertemente armado, sin que nos vea, que tampoco ayudan a que sea una experiencia inolvidable.

La exploración, por su parte, peca de ser algo lenta, en parte porque el avance de nuestro personaje lo es, quizá para evitar mareos. Los fallos mencionados a la hora de movernos, lastran un poco el ritmo del juego, como queda patente en, por ejemplo, una de las zonas fuera de la estación espacial (usar ahí la pistola remolcadora, o nuestras manos para avanzar, se hace bastante tedioso).

Downward Spiral Horus Station 3

A esto hay que sumar otros pequeños fallos, que le quitan parte de su encanto. Por ejemplo, cada vez que abrimos una compuerta, el escenario tarda en cargar toda la iluminación y efectos, lo que literalmente nos saca de la sensación de estar perdidos en una estación espacial.

Los gráficos, por su parte, tampoco son espectaculares. Las texturas en ocasiones resultan algo pobres, como el diseño de algunas estructuras que parecen copiadas y pegadas de otras zonas... aunque por suerte, algunas salas, pasillos y zonas cuentan con una sobresaliente iluminación que resuelve la papeleta. 

Downward Spiral Horus Station 4

El sonido también está a un nivel similar. Durante buena parte de la aventura juega un papel más bien secundario, aunque hay detalles como la presencia de música para alertarnos de la cercanía de enemigos, o un mayor silencio nos rodea cuando estamos fuera de la estación espacial, el resto suelen ser efectos propios de la maquinaria presente en la estación.

Pero lo peor de todo es que nos hemos encontrado con bugs (escenarios que no cargan, enemigos que se quedan "atrapados" detrás de una pared y aún así aciertan con sus disparos...) que rematan una experiencia que podrá enganchar a los adictos a la ambientación espacial, pero que quizá resulte un poco áspera para el resto, o para quienes esperen encontrar una aventura más convencional.

Downward Spiral Horus Station 7

Para intentar salvar los muebles, el juego añade otras opciones que pueden resultar interesantes, como poder jugar en cooperativo y, además, dos modos: un modo horda y un deathmatch, ambos en cinco escenarios. No hemos podido probarlo porque no había jugadores disponibles. 

Por todo esto, puede que Downward Spiral: Horus Station no esté entre los mejores juegos de PlayStation VR, pero su estilo de juego puede resultar atractivo para quienes busquen una aventura en gravedad cero y con un control adaptado a los mandos Move para lograr una mayor inmersión.

Downward Spiral Horus Station 5

Se puede jugar sin el visor, como Transference, pero como en el juego de Ubisoft, las sensaciones no resultan igual de intensas... y gráficamente tampoco te desencajará la mandíbula. Pero, si buscas una experiencia en gravedad cero, en la línea de Adr1ft para PS VR, es lo más parecido que vas a encontrar.

Valoración

Sin inventar nada nuevo, Downward Spiral es una aventura que se disfruta sobre todo con PS VR y mandos Move. Sin ellos, el juego pierde parte de su gracia, y sus carencias son más evidentes: gráficos poco sorprendentes, desarrollo algo lento, bugs... No es un juego para todo el mundo, pero si te va esta ambientación, lo gozarás.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

El control con PS Move. Jugar con PS VR. La ambientación de algunas zonas. Poder jugar con o sin enemigos.

Lo peor

El desarrollo puede volverse tedioso. Sin PS VR, no es un juego espectacular. Puzles fáciles. Bugs y fallos técnicos. Zonas que se repiten.