let's go
Análisis

Análisis de Pokémon Let's Go Pikachu! y Eevee! para Nintendo Switch

Por Elisabeth López

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Pokémon Let's Go, Pikachu! y Let's Go, Eevee! para Nintendo Switch. Os lo contamos todo sobre el debut por todo lo alto de la exitosa franquicia de Game Freak en la consola de sobremesa de la Gran N. 20 años después, con este remake de Pokémon Amarillo, regresamos a la región de Kanto para descubrir que es posible reinventarse, y crear una experiencia equilibrada y válida para todo tipo de jugadores.

Aunque nos cueste creerlo, han pasado 20 años desde que Pokémon Amarillo salió a la venta para Game Boy. Es un hecho, el tiempo pasa, pero también para los videojuegos, y la franquicia de Game Freak es un buen ejemplo de ello, pues poco tiene que ver con lo que era en 1998. 

pokemon amarillo

Por aquel entonces, existían tres entregas: Pokémon Rojo, Azul y Verde (esta última en el caso de Japón). Sin embargo, también se empezó a emitir la serie de animación, que tantos buenos momentos nos hizo vivir. Tal fue su popularidad que, como consecuencia, la desarrolladora creó Pokémon Amarillo: un cartucho que mejoraba las versiones anteriores gracias a una serie de novedades jugables y guiños a la serie. 

Análisis de Pokémon Amarillo para Nintendo 3DS

Ya en el presente, nos encontramos con que Pokémon se ha convertido en la franquicia que más dinero ha recaudado en la historia gracias, también, a su expansión a otros medios: manga, anime, cartas... Además, la serie de juegos ha ido ganando en complejidad, lo que puede provocar que los jugadores que llevan años sin disfrutar de una entrega puedan sentirse perdidos, más todavía si son nuevos. Con todo, no es de extrañar que Game Freak quiera volver a las raíces para ofrecer tanto a los jugadores nuevos como los que llevan tiempo sin jugar una experiencia asequible y completa, sin dejar de lado a quienes ya lo hicieron en su momento. Esa es la razón de ser de Pokémon Let's Go, Pikachu! y Let's Go, Eevee! para Nintendo Switch.

De regreso a Kanto

Pokémon Let's Go Pikachu! y Let's Go Eevee! nos proponen vivir una aventura similar a la que ya disfrutamos allá por el año 1998. Por ello, volvemos a enfrentarnos al Team Rocket, nos encontramos con viejos conocidos como el profesor Oak, Misty o Brock; y podemos llevar a nuestro querido Pikachu fuera de la Poké Ball. Por supuesto, nuestros objetivos siguen siendo los mismos: completar la Pokédex, conseguir las ocho medallas y enfrentarnos al Alto Mando para convertirnos en los mejores entrenadores de la región. No obstante, como buen remake que se precie, contiene una serie de novedades que os contamos a continuación.

let's go, pikachu, eevee,

La primera de ellas la encontramos nada más empezar el juego. Game Freak ha ido un paso más allá y, aunque no podemos explicaros por qué (lo descubriréis nada más insertar el cartucho) nosotros somos, más que nunca, los protagonistas. Por ello, ya no nos metemos en la piel de Red (modificado para que se pareciese a Ash en Pokémon Amarillo), sino en un nuevo personaje, ya sea masculino o femenino. En este punto, podemos elegir su aspecto entre una cantidad escasa de opciones, cuatro en concreto, que recuerdan a las ofrecidas en Pokémon UltraSol y UltraLuna.

Una vez elegido el personaje, y tras salir de nuestra casa (como siempre), inspeccionamos Pueblo Paleta para dar con el Profesor Oak y elegir nuestro primer Pokémon. Al estar basado en la serie de animación, en Pokémon Amarillo recibíamos sí o sí a Pikachu como compañero, mientras que nuestro rival tenía a Eevee. Eso ha cambiado, pues, ahora, tenemos dos ediciones diferenciadas que, según la que escojamos, convierten automáticamente a uno o a otro en nuestro compañero inseparable.

let's go, pikachu, eevee,

Aunque detallaremos más adelante cuál es exactamente el tipo de relación que pasamos a tener con nuestro compañero esta vez, Pokémon Let's Go presenta más novedades y cambios, empezando por la exploración.

Un mundo más vivo que nunca

Aunque ya hemos podido visitar Kanto tras el lanzamiento de Pokémon Amarillo, en juegos como Pokémon Rojo Fuego y Verde Hoja, la región luce mejor que nunca. Explorarla es toda una delicia y nos sentimos como en casa, puesto que el mapeado es fácilmente reconocible gracias al gran trabajo que ha realizado Game Freak. No falta ni un solo arbusto, roca o edificio. Todo ha sido perfectamente recreado. Aunque cabe destacar que algunas localizaciones han sufrido ligeros cambios, más que nada para ser coherentes con las nuevas dimensiones u ofrecer nuevos contenidos como el Go Park, que conecta el juego con Pokémon GO.

pikachu, eevee

Lo mejor de todo es que podemos recorrer la región a lomos de un Pokémon. Ahora que nuestro compañero no nos sigue como hacía en Pokémon Amarillo, sino que está encima nuestra en todo momento, podemos sacar una segunda criatura de la Poké Ball. Muchas tan solo nos acompañan, pudiendo interactuar con ellas e incluso recibir avisos de avistamientos para conseguir bayas, pero hay otras sobre las que podemos subirnos. No podemos hablaros de todas y cada una de ellas, pero sí que os invitamos a que probéis a sacarlas todas de la Poké Ball, pues ofrecen resultados de montura la mar de curiosos. Además, resultan muy útiles para trasladarnos más rápidamente, pues la bici ya no está disponible.

let's go, pikachu, eevee,

Otra novedad que introduce Pokémon Let's Go es la visibilidad de los Pokémon. Se acabó eso de ser asaltados en cualquier momento. De manera similar a Pokémon GO, podemos ver las criaturas que se encuentran por la zona. Gracias a ello, dejamos atrás el miedo que teníamos a meternos en la hierba o en una cueva (sin utilizar repelente) porque nos podía aparecer cualquier Pokémon. Ahora estamos más motivados que nunca para explorar cada rincón gracias a este cambio.

let's go

Pero si hay algo que ha roto todos nuestros esquemas es tener que capturar los Pokémon salvajes y no combatir contra ellos. Se trata del cambio más drástico, pues rompe con parte de la esencia de la franquicia. A pesar de eso, se trata de todo un acierto, pues, ahora, se diferencian más que nunca las dos principales mecánicas de la saga: capturar y combatir. Por tanto, ya no tenemos que desgastar al Pokémon salvaje para capturarlo, sino lanzar Poké Balls y bayas mediante un sistema que solo difiere del de Pokémon GO por la manera de lanzar la bola, diferente según el mando utilizado.

Re-análisis de Pokémon GO - Así ha evolucionado en dos años

Pokémon: Let's Go, Pikachu! Pokémon: Let's Go, Eevee! Nintendo Switch

Si utilizamos el Joy-Con, tenemos que elevarlo para lanzar la Poké Ball, midiendo la fuerza con la que lo hacemos, pues determina la altitud de la bola. Con la Poké Ball Plus tenemos que simular el movimiento que tantos años llevamos viendo hacer a los entrenadores, como si lanzásemos una Poké Ball de verdad, y teniendo cuidado de la dirección en la que lo hacemos. Mientras que en modo portátil utilizamos el giroscopio de la consola o un stick para dirigir el tiro y el botón A para lanzarla. Con todo, el sistema de captura es ahora mucho más ágil e invita a que lo practiquemos con frecuencia, puesto que, si hacemos cadenas, hay más posibilidades de conseguir Pokémon raros y variocolor (shiny).

Combates y estrategia

A grandes rasgos, este apartado no ha sufrido muchos cambios. Aunque los combates contra Pokémon salvajes han desaparecido, seguimos enfrentándonos tanto a los entrenadores de las diferentes rutas como a los líderes de los gimnasios de cada ciudad y al Alto Mando. Lo más curioso es que, ahora, también podemos toparnos con Instructores Pokémon, personajes que nos sirven como indicativo para saber si nuestro equipo tiene el suficiente nivel como para avanzar. Lo mejor de los instructores es que, al derrotarles, nos entregan una MT (Máquina Técnica) en concreto. 

let's go, pikachu, eevee,

También es novedosa la posibilidad de participar en combates 2 vs 2, característica introducida en la tercera generación. A lo largo de la partida, podemos vernos obligados a sacar dos de nuestros Pokémon para vencer a los del rival. Pero si hablamos de combates dobles, tenemos que hacerlo también de que, por primera vez en la historia de Pokémon, la aventura puede ser compartida con un segundo jugador.

En cualquier momento, y con tan solo agitar un Joy-Con, un amigo o familiar puede unirse a la partida, controlando un entrenador de apoyo. Cabe destacar que, en un 2 vs 1, los combates se descompensan bastante y que resulta muy fácil vencer. Sin embargo, es lógico que esta opción está dirigida para los más pequeños de la casa, que siempre que nos ven jugando quieren hacerlo ellos también. De hecho, el entrenador de apoyo es más bien anecdótico, puesto que no puede interactuar con el entorno de ninguna manera. Tan solo puede hacerlo a la hora de capturar un Pokémon, facilitando que nos hagamos con él; o un combate, utilizando nuestro equipo. Por lo que se trata de una manera perfecta para que participen y se diviertan.

Para los jugadores más veteranos, de primeras, los combates pueden parecer simples, puesto que no se pueden equipar objetos a los Pokémon y estos no hacen uso de ninguna habilidad. No obstante, hay varias características que mantienen la complejidad. Por un lado, como en Pokémon Amarillo, podemos hacer uso de objetos de batalla, que modifican durante los combates las características o el estado de nuestros Pokémon. Por otro lado, las Megaevoluciones, introducidas en Pokémon X e Y, también pueden ser utilizadas. Como siempre, estas permiten que el Pokémon que evoluciona adquiera una forma más poderosa, que pierde al terminar el enfrentamiento.

Análisis de Pokémon X e Y

Por último, entran en juego los movimientos exclusivos de nuestro compañero. Al no poder evolucionar, Pikachu y Eevee pueden aprender unos movimientos especiales que ningún otro ejemplar de su especie puede. Por ejemplo, el ratón eléctrico puede utilizar Pikatormenta, que es más poderoso según lo fuerte que sea el vínculo con el jugador; o Salpikasurf, que, a pesar de ser un movimiento de tipo agua, paraliza. Pero aún más destacable es el caso de Eevee, puesto que aprende movimientos basados en sus evoluciones y con efectos secundarios que nunca fallan. Por ejemplo, aunque hay más, podemos utilizar Jolteoparálisis para paralizar, Glaceoprisma para restablecer las características, Sylveotornado para curar a todo el equipo y Vapodrenaje para aumentar la salud, lo que le convierte en un duro rival.

lets go, pikachu, eevee

Si a las características anteriores le añadimos que tan solo disponemos de los 151 Pokémon de la primera generación y las versiones de Alola, estamos ante una entrega en la que es necesario ser más ingeniosos que nunca para conseguir derrotar al rival. Esto es especialmente notable en los enfrentamientos contra otros jugadores, en los que es necesario enseñar movimientos poco usuales a nuestros Pokémon para sorprenderles. Además, se han incluido tipos de Pokémon que en el juego original no estaban como Hada o Siniestro, no podemos hacer uso de las habilidades de los Pokémon, ni equiparles objetos. Por tanto, los combates no son ni simples ni fáciles, pues siguen requiriendo de cierta estrategia previa, sobre todo si son dobles. En el apartado online, nos hubiese gustado tener más opciones para encontrar rival, pues tan solo es posible hacerlo si introducimos el mismo código dos personas. Por suerte, al jugar de manera local, ese problema no es tan grave...

Una relación sin igual

El tipo de relación que podemos llegar a tener con un Pokémon es mucho más real que en cualquier otro juego de la franquicia. Si recordáis, en Pokémon Amarillo, podíamos interactuar con Pikachu para conocer el grado de afectividad que sentía por nosotros. En cambio, desde Pokémon X e Y, podemos hacer uso del Poké Recreo, o del Poké Relax en el caso de Pokémon Sol y Luna, para mejorar el nivel de afecto de nuestros Pokémon. En esta ocasión, una serie de características hacen que en Pokémon Let's Go lleguemos a sentir una verdadera conexión con nuestro compañero.

Pokémon: Let's Go, Pikachu! Pokémon: Let's Go, Eevee! Nintendo Switch

Ya os hemos hablado de los movimientos exclusivos, pero también hay otros que solo aprenden Pikachu y Eevee. Nos referimos a las Técnicas Secretas, conocidas mayormente como Máquinas Ocultas, que nos permiten acceder a zonas que de otra manera no podríamos: Tala (corte), Fulgor (destello), Surcacielos (Vuelo), Empuje (fuerza); y Surcaaguas (surf). De esta manera, evitamos tener que prescindir de movimientos útiles para combatir, gracias a que en Pokémon Let's Go nuestro compañero los aprende por separado. 

Pokémon: Let's Go, Pikachu! Pokémon: Let's Go, Eevee! Nintendo Switch

Además de depender de nuestro compañero para avanzar, lo que hace que simpaticemos con él es la posibilidad de jugar. Aunque este apartado no ofrezca tantas posibilidades como en otras entregas, podemos acariciar e interactuar con nuestro compañero para que sienta mayor afecto por nosotros. Esto es realmente útil, pues, como os hemos explicado más arriba, existen un par de movimientos exclusivos de Pikachu y Eevee cuya fuerza depende del vínculo que forjamos con ellos.

let's go, pikachu, eevee,

Y como si de una mascota se tratase, podemos ir conjuntados con ellos, utilizando un armario en el que podemos cambiar tanto su ropa como la nuestra e incluso ponerles accesorios como lazos o gafas. También es digno de destacar el humor con el que Game Freak ha dotado a ambos. En el menú existe un apartado exclusivo de nuestro compañero, desde el que podemos elegir jugar o utilizar una Técnica Secreta, pero, antes de ello, Pikachu y Eevee protagonizan pequeñas escenas graciosas que consiguen que nos encariñemos con ellos .

Compatibilidad con Pokémon GO y criaturas especiales

Queda claro que Pokémon Let's Go Pikachu! y Let's Go Eevee! son entregas especiales, pues no solo adaptan Pokémon Amarillo, sino que cogen lo mejor de otros juegos de la franquicia como Pokémon GO. Además de capturar y ganar caramelos transfiriendo Pokémon de una manera similar al juego de Niantic, podemos disfrutar de una compatibilidad especial entre ambos juegos. Al vincular nuestra cuenta de Pokémon GO, podemos transferir criaturas de la primera generación desde este a Let's Go, aunque nunca al revés. 

Al hacerlo, las criaturas llegan al GO Park, un edificio situado en Ciudad Fucsia con espacio para albergar nada más y nada menos que hasta 1000 Pokémon. Desde allí, podemos interactuar con ellos, capturarlos e incluso jugar en la Zona Lúdica, aunque esto último es posible únicamente si tenemos 25 ejemplares de la misma especie. Si alcanzamos la cifra, podemos disfrutar de un minijuego que, al ganarlo, nos proporciona caramelos para mejorar las características (de manera general) de nuestros Pokémon. Pero la transferencia de Pokémon entre ambos juegos cobra verdadero protagonismo con el famoso Pokémon singular Meltan, pues, si queremos evolucionarlo, tan solo es posible hacerlo en Pokémon GO.

Un caso bien distinto es el del Pokémon singular Mew, pues solo podemos conseguir esta criatura si compramos la Poké Ball Plus. Ya os hemos adelantado que se trata de un periférico en forma de Poké Ball con luz y sonido que se utiliza principalmente para jugar a Pokémon Let's Go, aunque tiene otro usos también. Por un lado, podemos sacar de paseo a un Pokémon. Ya sea nuestro compañero o cualquier otra criatura que hayamos capturado, podemos salir a la calle con él metido dentro de ella y, al terminar el paseo, ganar experiencia e incluso objetos como bayas o escamas corazón. Por otro lado, podemos utilizarlo para capturar Pokémon sin mirar a la pantalla de Pokémon GO, de manera similar a como lo hacíamos con el Pokémon GO Plus.

Cabe destacar que, aunque el stick es un poco impreciso a veces, pues hay que presionarlo para utilizar lo que en el Joy-Con sería el botón A, la Poké Ball Plus es un periférico verdaderamente cómodo y fácil de utilizar. Sin embargo, no podemos alabar de la misma manera la decisión de que, si queremos completar la Pokédex en Pokémon Let's Go, tengamos que comprarlo, pues Mew no está incluido en el juego ni puede ser transferido desde el juego de Niantic. Esperamos que en el futuro Nintendo cambie de opinión y lo distribuya mediante un evento.

Hablando de Pokédex, el resto de Pokémon legendarios como las aves y Mewtwo sí que están incluidos, aunque, para ser capturados, primero hay que combatir. Podemos hacernos con ellos sin ningún problema tanto durante la primera partida como en la segunda. Y es que Pokémon Let's Go no termina tras derrotar al Alto Mando. Después de convertirnos en los campeones, nos esperan enfrentamientos especiales como los que ofrecen los Entrenadores Maestros. Hay un total de 151 y cada cada uno de ellos está especializado en una especie en concreto. La dificultad está en derrotarles en combates 1 vs 1, en los que solo podemos utilizar un ejemplar de la especie en la que están especializados. Lo más destacable es que el Pokémon del rival siempre tiene un nivel alto y que no podemos utilizar objetos para curar o recuperar salud, por lo que se trata de un reto en toda regla que nos obliga a invertir horas y horas para conseguir todos los Pokémon y hacer que sean lo suficientemente fuertes como para vencer.

Deleite audiovisual

En el apartado gráfico, Pokémon Let's Go no destaca de la misma manera que otros exclusivos de Nintendo Switch, pues sus gráficos son más bien modestos. Sin embargo, son dignos de destacar el diseño y las animaciones de los Pokémon. Por lo general, los diseños están basados en Pokémon GO, pues incluso presentan una paleta de colores igual de viva que la del juego de Niantic, aunque las animaciones van más allá y nos permiten disfrutar de un verdadero espectáculo en los combates. No se quedan atrás los escenarios, que, como ya hemos comentado, han sido recreados fielmente y ofrecen una gran cantidad de detalles, sobre todo los gimnasios. Cabe destacar que el rendimiento del juego es estable si jugamos en televisión, aunque hemos experimentado algún que otro tirón jugando de manera portátil.

let's go, pikachu, eevee,

Por su parte, la banda sonora ha sido reinterpretada, lo cual es de agradecer, pues, ahora, no resulta tan estridente como en Pokémon Amarillo. Igualmente, consigue transmitirnos nostalgia y trasladarnos hasta nuestra infancia, en la que no parábamos de tararear las melodías más clásicas... Además, la traducción también ha sido adaptada y, aunque sigue sin haber doblaje, es impecable gracias a expresiones tan utilizadas como "se ha liado parda".

Mejor de lo que esperábamos

Que no os engañen sus cambios y la apariencia, Pokémon Let's Go ofrece todo lo que podíamos esperar y más. La experiencia de juego es mucho más accesible de lo que hemos visto hasta la fecha en la franquicia gracias a cambios como el de las MO o la posibilidad de gestionar nuestro equipo Pokémon desde la bolsa sin tener que acudir a un centro Pokémon. Es cierto que está principalmente enfocado a nuevos jugadores y aquellos que quieran compartir la experiencia con los más pequeños de la casa, para quienes será especialmente divertido. Pero los jugadores más veteranos pueden disfrutar también de Pokémon Let's Go porque ofrece un viaje a la región que tan bien conocemos, realmente único, con personajes queridos y otras sorpresas incluidas. Y para quienes se lo puedan estar preguntando, esta entrega también satisfará a quienes les guste el apartado más competitivo de Pokémon, con la inclusión de IVs, naturalezas y la necesidad de hacer cadenas para encontrar mejores Pokémon.

Valoración

Pokémon Let's Go, Pikachu! y Let's Go, Eevee! son un claro ejemplo de que es posible reinventarse. No solo modifican la fórmula de la franquicia con novedades como la captura directa de Pokémon salvajes, sino que la mejoran, ofreciendo una experiencia de juego mucho más accesible y capaz de satisfacer tanto a nuevos jugadores como veteranos.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

Experiencia de juego accesible y equilibrada. La relación con nuestro compañero Pokémon. Los guiños a personajes clásicos.

Lo peor

Solo se puede conseguir a Mew pagando. En modo portátil da algunos tirones. Problemas para encontrar mediante código rivales en línea.