Railway Empire análisis
Análisis

Análisis Railway Empire para Nintendo Switch - el simulador para los locos de la gestión y los trenes

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

¡Pasajeros al tren! O mejor dicho, a la mesa de gestión, ya que como vamos a ver en el análisis de Railway Empire para Nintendo Switch, se trata de un título en el que debemos planificar, ordenar y gestionar una incipiente red ferroviaria en los Estados Unidos, en el siglo XIX y comienzos del siglo XX. Compra máquinas, levanta edificios, conecta negocios y barre a los rivales para convertirte en el dueño y señor de un nuevo imperio.

En sus tres años de vida, Nintendo Switch ha recibido todo tipo de simuladores que nos permiten gestionar distintas actividades, desde la gestión y progreso de una civilización en Civilization VI a la microgestión de una ciudad en Cities Skylines, por mencionar dos ejemplos... aunque hay muchos más: Stardew Valley, Project Highrise, Rollercoaster Tycoon, Constructor Plus... o incluso el reciente y más desenfadado Two Point Hospital.

Y ahora, tras su debut en PC, y posterior salto PS4 y Xbox One en 2018, llega Railway Empire a Nintendo Switch, otra serie muy bien valorada que se aborda la carrera por establecer el primer imperio del ferrocarril en América, entre los siglos XIX y comienzos del XX, coincidiendo con el auge de la industria. Un título que incluye todo el DLC lanzado a posteriori, desde el nuevo mapa de Méjico a las nieves de los Andes.

Así, como vamos a ver en este análisis de Railway Empire para Nintendo Switch, esta versión incluye modos y opciones para que cualquiera, indistintamente de su habilidad en la gestión, y los juegos de trenes, se pueda sumergir y disfrutar de todo lo que tiene para ofrecer. Ofrece opciones para todos los niveles, como posibilidades para ajustar la dificultar entre un modo un modo normal, para quienes busquen una experiencia no muy exigente a una opción realista que, por ejemplo, nos obliga a construir vías en los dos sentidos para poder realizar una ruta.

Railway Empire review

Es sólo una de los muchas vías que Railway Empire explora para llegar a cualquier tipo de jugador. Otro ejemplo claro son los modos: contamos con una variada gama de modos, que van desde una Campaña con 5 actos para enseñarnos los rudimentos (crear vías, conectar diferentes estaciones, construir edificios, gestionar a los trabajadores de la red ferroviaria...) a un modo Escenario, que nos invita a batirnos el cobre con hasta otros tres magnates en distintos lugares de la geografía amernicana, además de Reino Unido, Alemania o Francia, sin olvidar Méjico o tras zonas de sudamérica. en una serie de situaciones de dificultad creciente y con una base económica que limita nuestras acciones (no tenemos dinero infinito).

El Modo Libre por su parte, te permite crear partidas personalizadas (elegir el número de rivales, la época...) con unos objetivos más generales. Por último está el modo Experimentar, que quita toda la parte competitiva y nos otorga recursos ilimitados para que podamos crear, con total libertad, la red de ferrocarriles que queramos.

Dicho esto, cabe destacar dos cosas: las opciones de Railway Empire en Nintendo Switch son generosas y se van introduciendo poco a poco, para que el neófito en la materia no se atragante: contamos con un creciente número de cosas que podemos comprar y construir (40 máquinas, 30 vagones, distintos tipos de edificio...), más de 300 mejoras tecnológicas en las que podemos invertir, rutas comerciales que explorar, rivales a los que sabotear o robar sus avances... sí, también gestionamos "la diplomacia". Crear redes de vías que nos permitan llevar materias primas y personas a las ciudades estas hacen que crezcan, y con ello, nuestro negocio.

La buena noticia es que el control está muy bien adaptado a Switch gracias a un sistema de menús "radiales"... aunque no es menos cierto que de primeras puede resultar un poco áspero y duro de digerir. Pulsando ZR aparece un menú radial o de disco, desde el que podemos ver todas las opciones a nuestro alcance (construir vía, edificio, comprar trenes...). Es muy sencillo y visual ver todo lo que ofrece cada opción, pero una vez elegida... no todo es tan claro de primeras.

Railway Empire review

A menudo, sobre todo durante los primeros compases, vas a sentir que falta alguna indicación en pantalla, y que las cosas no están siempre claras. Lo que normalmente es el botón para aceptar, puede no ser el botón que usamos a la hora de plantar un edificio en el suelo, o puede que antes tengamos que ajustar algún parámetro o tener en cuenta algo que no queda del todo claro, al igual que ciertos aspectos, como conectar, por ejemplo, una ciudad con una granja, no quedan del todo bien explicadas de primeras (debes unir las vías por unos diminutos puntos de cada zona). Detalles que, quizá, quedan todavía más difusos si juegas en modo portátil, y todo se ve más pequeño.

Es algo que se podía haber corregido con algunos tutoriales algo más extensos y profundos, pero en ningún caso es nada que arruine la experiencia: trasteando un poco y probando distintas cosas superarás cualquier escollo, aunque no parezca evidente de primeras.

Las opciones que ofrece el juego no se limitan a la gestión de todas las variables que hemos indicado antes (teniendo en cuesta costes, toma de decisiones como perforar una montaña o esquivarla en lo que a beneficios e inconvenientes se refiere...), también puedes disfrutar de las rutas que hayas trazado a bordo de los trenes, eligiendo la cámara, activando el silbato... es un juego por y para fans de los trenes de esa época.

Si es tu caso, vas a flipar con la recreación de cada modelo, aunque la versión de Nintendo Switch es la más floja de todas en la parcela audiovisual. Si acercas mucho la cámara, todo se muestra más borroso, y menos detallado, como más difuminado... incluidas las sombras y casi cualquier elemento del juego. ¿Se ve muy mal? Pues dependerá de tu paladar, pero no es un juego especialmente bello. Con el zoom más alejado todo "canta menos".

Jugando en dock aguanta el tipo, pero definitivamente se ve mejor en modo portátil... aunque algunos textos resultan algo más complicados de leer en la pantalla de Nintendo Switch. Pero sin ningún tipo de duda, no es el tipo de juego que te comprarás por sus gráficos, sino por sus mecánicas, y ahí cumple. Eso no impide que otras facetas si estén más cuidadas.

A pesar de este mejorable aspecto, Railway Empire en Nintendo Switch no es ni mucho menos un juego "descuidado". Más bien todo lo contrario. Railway Empire termina de redondear su propuesta, con dos aspectos más que sobresalen: la cuidada traducción de todos y cada uno de los textos del juego y, lo que es aún mejor, su cuidado doblaje al castellano.

Railway Empire review

El modo Campaña cuenta con la voz de Abraham Aguilar, una reconocida voz tanto por pelis y series de TV, como por videojuegos (le habéis escuchado recientemente en Resident Evil 3, Death Stranding, Call of Duty Modern Warfare...). Es sin duda algo que no suele prodigarse demasiado en los títulos de simulación y gestión. 

Y así llegamos a uno de los pocos lunares del juego: sus cuelgues aleatorios. El juego se lanzó en febrero en Japón, y desde entonces, una de sus constantes han sido los cuelgues aleatorios, que el estudio Gaming Minds Studios, ni el editor, Kalypso, todavía han remediado. Quizá ahora, con todas las versiones disponibles puedan solucionarlo... pero de momento, el juego se cuelga sin ningún patrón aparente.

Pero, aún con esto, quienes se sientan mínimamente atraídos por su fórmula, encontrarán en Railway Empire para Nintendo Switch juego completo, entretenido y, salvo por los cuelgues y algunos tutoriales algo "lights", un juego cuidado que cualquiera podrá disfrutar aunque llegue de nuevas al género. 

Valoración

Un juego que encantará a los fans de la simulación y los managers, y en especial de los trenes del siglo XIX y XX, con algunas ideas interesantes y bien adaptado a Nintendo Switch, cuidado en aspectos como el doblaje al castellano, aunque gráficamente es flojillo y tiene algunos fallos como cuelgues esporádicos.

Hobby

74

Bueno

Lo mejor

Modos variados con distintos niveles de reto según el paladar. El doblaje al castellano. Control bien adaptado al mando.

Lo peor

Si llegas de nuevas, no es muy intuitivo. Cuelgues puntuales. Que no te atraiga el mundo del tren. Visualmente justito, sin más...

Y además