Ir al contenido principal
Sakura Wars
Análisis

Análisis de Sakura Wars para PS4, un interesante cóctel de romances y batallas

Versión comentada: PS4

¡Esto sí que es amor a toda mecha! Bienvenidos al renacer de una de las franquicias más curiosas de SEGA, que quiere igualar en occidente el éxito que alcanzó años atrás en Japón.

Por mucho que en occidente tengamos unos gustos muy establecidos, está claro que Japón se rige por sus propias normas y eso ha dado pie a franquicias tremendamente populares allí, que por aquí ni sonarán a muchos. Uno de los baluartes de SEGA en ese mercado es Sakura Wars, una franquicia que lleva dando caña desde los tiempos de Saturn. De un tiempo a esta parte, había caído en el olvido, pero ahora regresa con Sakura Wars para PS4 (Shin Sakura Taisen en Japón), una especie de "soft reboot" (es decir, un reinicio que mantiene elementos previos de la historia) que busca enganchar a una nueva generación de jugadores.

Sakura Wars para PS4 sigue las pautas generales de la franquicia. Como juego, es una mezcla de dating simulator (debemos conversar para intentar ligar) con título de acción en 3D. Y es que, a ratos, tenemos que hablar, elegir opciones de diálogo o recoger objetos, como en una aventura conversacional. Pero, en otras ocasiones, nos toca salir airosos de combates contra montones de enemigos.

Lo que prima es la parte de aventura, que probablemente ocupa un 75% del juego, aunque las batallas van ganando peso a medida que avanzamos. Luego veremos esa faceta, pero, por ahora, centrémonos en la aventura. La acción se ambienta en una Tokio de los años 40 impregnada de ambientación steampunk, con máquinas de vapor imposibles. Nosotros controlamos a Seijuro Kamiyama, un veterano de la marina que ingresa en la División Flor de la Compañía de Combate Imperial, la encargada de defender Tokio frente a la invasión de demonios que habitan otra dimensión.

Como Seijuro, no conocemos nada de esta compañía, pero poco a poco nos vamos encontrado con sus miembros: 5 chicas, cada una de ellas con un carácter y habilidades muy particulares. Ellas no solo combaten a los demonios en unos mecas llamdos Arietes Espiriculares, sino que también son las responsables de las obras de teatro que tienen lugar en el Teatro Imperial. Como su nuevo capitán, hemos de ayudarles a triunfar no solo en los apocalípticos combates, sino también a crear obras de teatro que animen al público tokiota.

Pero claro, por el camino, comenzaremos a entablar profundas amistades (con ellas y con otros personajes clave, como Sumire, una veterana de los anteriores Sakura Wars) y, a raíz de ellas, nacerán posibles romances, humor y algunos momentos picantones.

Sakura Wars

La franquicia Sakura Wars bebe de los mangas tipo harem (normalmente, historias humorísticas o románticas en las que varias personas son pretendientes de otra, que debe elegir a la adecuada), como Love Hina. Así, poco a poco vemos cómo las chicas de la División Flor se van sintiendo más interesadas por nosotros, a la par que nosotros descubrimos su pasado y admiramos todo aquello de lo que son capaces.

Aunque al principio puede parecer que el juego tiene mucho de "picante", en realidad todo es bastante inocentón y para nada explícito. De vez en cuando nos topamos con situaciones en las que hay que elegir si cumplir una tarea o dejarnos atraer por el escote de la compañera... Y, por supuesto, no faltan unos baños en los que Seijuro se topa con malentendidos y chicas a punto de quedarse en cueros sin que él lo viera venir... En definitiva, un humor muy propio de los mangas shonen, que es bastante bobalicón en la mayoría de las ocasiones, aunque a veces es tan absurdo, que no podréis evitar reíros de vez en cuando.

Sakura Wars

En cualquier caso, la historia tiene verdadero encanto, porque lo importante no es tanto esos incisos de humor, como el trasfondo de cada uno de los personajes, sus motivaciones y, sobre todo, la forma en la que se van descubriendo como grupo: van entendiendo qué es una familia de verdad, la importancia de tener fe en los demás y en uno mismo... De nuevo, los típicos valores del shonen, pero narrados con buen ritmo e intensidad.

Tanto es así que, al principio, solo nos quedaremos con que los personajes son muy arquetípicos (la introvertida con potencial, la "echá palante" que en el fondo tiene inseguridades, la misteriosa...), pero poco a poco nos irán ganando con sus diálogos, hasta que llegue a ser realmente emocionante acercarse al clímax de la historia.

Sakura Wars

Todo esto se articula mezclando los momentos de exploración (movemos en tercera persona a Seijuro por los escenarios del teatro y los exteriores de Tokio, pulsando X para interactuar con algunos objetos y personajes) con el uso del sistema LIPS propio de la franquicia: los personajes nos hablan y disponemos de un par de segundos para escoger entre dos o tres opciones de respuesta. Normalmente, una de ellas provocará una reacción muy positiva del personaje y otra, una reacción muy negativa, lo que alterará el nivel de afinidad que tenemos con él. En el caso de las chicas protagonistas, eso hará más probable que se vayan sintiendo más atraídas por nosotros, pero también estarán mucho más motivadas (y serán más efectivas) en combate.

El sistema LIPS de Sakura Wars tiene otras variantes: a veces, tenemos que encontrar objetos contra reloj en un escenario. En otras ocasiones, usamos el "LIPS analógico": elegir la intensidad con la que decimos algo. A veces, decirlo muy alto será la clave, mientras que en otra tendremos que susurrar... La mezcla de todos estos elementos tiene su gracia y nos coloca en más de una situación inesperada y divertida.

Sakura Wars

Por supuesto, muchos de estos diálogos son meramente opcionales, pero conviene dedicarles tiempo para que, como decíamos, nuestro equipo se vuelva más efectivo a la hora de combatir. En ciertos momentos clave, el icono de diálogo sobre un personaje cambiará la flecha por un corazón. Eso implica que estamos a punto de iniciar una conversación de corte romántico o que nos vincule a tope con el personaje.

Esos son los momentos más intensos de los diálogos, pues a veces el juego pasará a jugarse en primera persona y veremos cómo las chicas se ponen coloradas de la emoción y debemos elegir con mucho tacto qué decirles... O qué tocar. Como decíamos, no esperéis nada especialmente calenturiento, pues la cosa va más de conseguir un mero beso.

La mayoría del tiempo está dedicado a las tareas de estos últimos párrafos, pero... ¿Qué hay de los combates? Estos son siempre a bordo de los mecas del juego, los llamados arietes espiriculares. Cada personaje tiene su propio ariete, con una estética y habilidades diferentes (planear en el aire, desplazarse más rápido, etc), aunque por lo general controlamos al de Seijuro y, ocasionalmente, podemos alternar el control entre el suyo y el de una acompañante.

A diferencia de los juegos previos de la saga, aquí los combates son en tiempo real y se basan en encadenar combos de golpes contra oleadas de enemigos demoniacos que, casi, casi, podrían parecer de un musou: con una estocada, podemos lanzar por los aires a varios enemigos a la vez. Con círculo, ejecutamos un ataque débil y con triángulo, uno fuerte. También podemos correr y fintar y, si hacemos una finta perfecta, el tiempo se ralentizará para que podamos atacar con más efectividad. Por último, al llenar una barra de ataque especial, podemos ejecutar un golpe devastador, único para cada personaje.

Los combates son ciertamente espectaculares y, normalmente, no os llevarán más de 10 ó 15 minutos, pero suelen llevar aparejada la sensación de confusión propia de los juegos de acción japoneses: hay tantas explosiones, tantas partículas y tantos bichos por todos lados, que a veces cuesta orientarse, especialmente si hay un diálogo a la vez. Una vez se le coge el truco, resulta bastante satisfactorio, pero hay que dejar claro que Sakura Wars es un juego fácil, muy fácil. Tanto, que no hemos muerto ni una sola vez en toda la campaña.

Sakura Wars

A modo de entretenimiento, también hay algunas tareas secundarias, como coleccionar cromos de personajes actuales y juegos anteriores, participar en un juego de hanafuda (naipes japoneses) llamado Koi Koi Wars o de revisitar combates previos con nuevas condiciones. Curiosamente, mientras que Koi Koi Wars se puede acceder desde el menú principal, el simulador de combates solo está accesible en un punto del mapa.

Sakura Wars

A nivel técnico, es cierto que no hay una gran variedad de escenarios y muchos de ellos son pequeños. Sin embargo, esto sirve para que los personajes principales sean muy detallados, dentro de su estética anime. Lo que más destaca es su expresividad al hablar: sus caras de sorpresa, de decepción o de duda se ven cristalinas y casi parecen sacadas de un episodio de anime. Esto contrasta con los movimientos de su cuerpo, que la mayoría de las veces dan el pego, pero a veces (especialmente, en el caso de Seijuro) son demasiado exagerados, sobreactuados.

Sakura Wars

En conjunto, la experiencia visual es muy placentera, gracias también en parte a la ambientación steampunk y a unos diseños de personajes en los que han participado figuras de primer nivel, como Tite Kubo (el autor de Bleach), que se ha marcado unas chicas despampanantes, o Ken Sugimori, el diseñador de los pokémon. Además, hay varias escenas de corte que directamente son secuencias de anime bastante llamativas, las cuales ya dan un atisbo de la serie de anime que se acaba de estrenar en Japón y que busca ir más allá de la historia de este juego.

El apartado sonoro sigue los cánones de este tipo de juegos, aunque hay que destacar que el tema principal, que podemos ver en la intro, es obra de Kohei Tanaka, responsable de la música de One Piece. Las voces están en japonés, pero los subtítulos y textos están estupendamente adaptados al castellano, con expresiones muy divertidas como "a tope de escalope" o "echa el freno, Madaleno". De hecho, buena culpa de que la experiencia de Sakura Wars nos haya gustado se debe a las bromas y juegos de palabras que se nos regalan constantemente.

Sakura Wars

Como veis, hemos comentado varias virtudes para este juego de PS4. Entonces, ¿por qué su nota no llega más alto? Lo cierto es que el juego da la sensación de quedarse en la superficie en muchos aspectos, tanto en el combate como en la exploración. Sí, hay muchos momentos llamativos y atractivos, pero nos quedamos con las ganas de que los escenarios ofrezcan más actividades, los diálogos no caigan tanto en según qué clichés y que los combates fueran más difíciles y profundos. No tiene, ni de lejos, la profundidad de un RPG, ni el misterio de una aventura conversacional, pero si buscáis una aventura ligera y sin complicaciones, os lo pasaréis bien.

En conjunto, Sakura Wars para PS4 supone un interesante comienzo para una nueva generación de personajes y jugadores, que puede llegar a convertirse en algo más grande en futuras entregas. Solo hemos visto la punta del iceberg de este Tokio Imperial, pero estaremos atentos a lo que pueda ofrecer... A tope de escalope.

Valoración

Nuestro interés en el juego va creciendo a medida que avanzamos, gracias al apoyo en unos personajes que bien podrían estar en el shonen de moda. Una aventura quizá demasiado superficial en lo jugable, pero con bastante encanto en su historia.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La mezcla de géneros es interesante. La representación visual de los personajes y cómo vamos sintiendo afinidad con ellos poco a poco.

Lo peor

En algunos elementos jugables (especialmente, la acción), es demasiado superficial y facilón.

Y además