ToeJam and Earl Back in the Groove!
Análisis

Análisis de ToeJam & Earl: Back in the Groove! para PS4, One, Switch y PC

Por Daniel Quesada

Versión comentada: PS4

¡Los aliens con más groove han vuelto! Prepárate para rapear, funkear y tomatear con el regreso de ToeJam & Earl, dos héroes de los años 90 que resucitan gracias a Kickstarter para retarnos a la colorida aventura de exploración.

Los que seáis seguidores de SEGA de la vieja escuela, como nosotros, recordaréis con cariño las aventuras de Toe Jam & Earl, una pareja de alienígenas muy marchosos que nos presentaron su aventura original en los tiempos de Mega Drive. Después de una (injustamente infravalorada) segunda entrega en esa consola y una continuación en la primera Xbox, los héores de Funkotron parecían condenados al olvido... Al menos, hasta ahora, ya que Toe Jam & Earl: Back on the Groove! vuelve a ponerlos de moda.

Conoce mejor las consolas de los 90 con este libro

Este proyecto buscó financiarse en Kickstarter allá por 2015 y alcanzó de sobra su meta de 400.000 dólares, por lo que salió adelante la idea de devolver a estos tipos tan funkis a sus orígenes. Así pues, Toe Jam & Earl: Back in the Groove! recupera el planteamiento y la jugabilidad de la primera entrega para Mega Drive: desde una perspectiva aérea, controlamos a nuestro personaje por escenarios algo surrealistas y plagados de barrancos. Cada nivel esconde terrícolas enemigos, regalos que nos dan ventajas para avanzar y, sobre todo, un ascensor que nos permite acceder al siguiente reto. Además, algunas de estas fases esconden una de las 10 piezas de nave que hemos de encontrar para completar la aventura. Así es, de nuevo nos toca reparar la nave estrellada para volver a nuestro planeta Funkotron y evitar que se mosquee Lamont, el gran Funkapotamous.

El modo principal tiene 25 niveles y aquellos que incluyen un trozo de la nave están marcados con un icono especial. Entonces, ¿por qué explorar a fondo el resto de niveles, más allá de para encontrar el ascensor de salida? Bueno, hay algunos objetivos secundarios que nos conviene atender. Por ejemplo, recolectar dinero. Por otro lado, cuantas más acciones llevamos a cabo y más tramos del mapa exploramos, más puntos de experiencia acumulamos, hasta el punto de que podemos subir de nivel cada cierto tiempo. Pero claro, para hacer eso, primero tenemos que dar con el sabio disfrazado de zanahoria. Una vez hecho, mejoraremos al azar parte de nuestros atributos.

ToeJam and Earl - Back in the Groove!

Aunque los protagonistas siguen siendo ToeJam y Earl, también podemos seleccionar al principio de la aventura jugar con otros 7 personajes, como Latisha o Peebo, si bien 3 de ellos se desbloquean al ir superando la aventura otras tantas veces. Cada personaje tiene unas estadísticas únicas de velocidad, resistencia, barra de vida o habilidad para escanear el entorno, por ejemplo, además de alguna habilidad única. Por ejemplo, Earl puede comerse la comida en mal estado que encuentre, mientras que el resto de personajes vomitarán al hacerlo.

Tener dominadas estas características es importante en unos escenarios llenos de zonas y rutas secretas (¡vuelve la Hyperfunk Zone a modo de fase de bonus!), callejones sin salida y plantas en las que rebuscar para encontrar el dinero (que podemos usar en parquímetros que revelan objetos o con ciertos personajes que nos ayudan unos segundos) y, sobre todo, los regalos. Como en el juego original, los regalos incluyen ventajas que no descubrimos hasta que los usamos. Desde las clásicas zapatillas para correr más, hasta teletransportes, patines cohete que nos vuelven locos o nubes de lluvia que nos lanzan rayos. Así pues, algunos regalos nos echan un cable y otros... Nos hacen la puñeta.

ToeJam and Earl - Back in the Groove!

¿Y qué hay de los enemigos? Muchos de ellos os sonarán de juegos previos, como el "boogie man", la bailarina de hula o el chalado que se pasea desnudo y metido en una caja, pero también llegan nuevos personajes de lo más cachondos, como el empollón con un dron que nos cambia los regalos o la presumida que se hace selfies a nuestro lado. Por lo general, lo mejor es intentar esquivarlos (podemos tirarnos al agua para evitarlos antes de quedarnos sin oxígeno, por ejemplo), aunque a veces podemos usar armas como los tomates o la cantante de ópera para acabar con ellos. Ojo con los barrancos y los empujones, pues si os caéis regresaréis al nivel anterior y os tocará buscar el ascensor de nuevo.

Exploración que funk-ciona

En cuanto a los personajes de ayuda, además del hombre de zanahoria tenemos al faraón que revela objetos ocultos, nuestros amigos aliens con los que participar en minijuegos de baile o los jugadores de rol que nos permiten apostar para ganar dinero, por ejemplo. Como veis, todo está plagado de personajes absurdos y surrealistas, que dotan de un humor de lo más particular a la aventura, como suele ser seña de identidad de la saga. Los protas también hablan para darnos consejos y soltar algún chiste, pero lo hacen mediante bocadillos y texto, que por suerte está traducido a nuestro idioma, aunque con un tono de español neutro (dicen "bola de boliche", "cacahuate" y cosas así) que quizá choque un poco a parte de los jugadores de este lado del Atlántico.

ToeJam and Earl - Back in the Groove!

En definitiva, aunque el objetivo general del juego es bastante simple, hay bastantes tareas secundarias por hacer que dan mucha vidilla a la experiencia. Por eso, es importante estar pendientes del minimapa, donde se van mostrando las zonas ya visitadas y se marcan los objetos clave de esas zonas: una pieza de nave, el ascensor o el viejo de la zanahoria, básicamente.

¿Así pues, es ToeJam & Earl: Back in the Groove un juego sencillo? Bueno, los que tengáis un poco de experiencia en estas lides no tardaréis demasiadas partidas en pasaros el modo normal. Eso sí, contamos con 3 vidas por defecto (se pueden conseguir vidas extra si somos cucos) y si las perdemos, toca comenzar la aventura desde cero, incluso aunque hayamos salvado la partida. También contamos con modo cooperativo (podemos jugar en local y online, para que dos usuarios a la vez exploren los escenarios), un modo fácil y dos modos extra desbloqueables: el modo aleatorio (en el que los escenarios se crean al azar) y el modo aleatorio difícil, solo apto para los jugadores con más funk.

¿Conoces el Transformer Megatron que se convierte en una Mega Drive?

Y ya que hablamos de funk, es hora de hablar de la banda sonora, un elemento clave de esta saga. Nuestros tímpanos se han alegrado de escuchar de vuelta el tema principal de los juegos y otros clásicos como el pegadizo Mellow Groove, en remixes de una calidad bastante digna (ya sabéis, con influencias de funk, jazz y hip-hop), aunque quizá sin el "gancho" que tenían los juegos originales, en especial la segunda parte. También hay alguna voz que otra en inglés que resulta divertida, aunque la calidad de las actuaciones es bastante irregular.

Pasando a los gráficos, también tenemos sensaciones encontradas. Resulta divertido ver que hayan optado por una suerte de mezcla entre la estética del primer juego y la del segundo, con personajes más detallados. Aún así, tanto las animaciones como las ilustraciones de los personajes (tenemos sprites bidimensionales sobre fondos en 3D) presentan una calidad algo amateur en ocasiones, lo que destaca especialmente en una intro demasiado insulsa en su animación. Vale, quieren darle un rollo urbano e irreverente, pero aún así queda una animación demasiado poco pulida.

Así, ToeJam & Earl: Back in the Groove! es una aventura de exploración y pizquitas de acción que no puede evitar desprender un cierto aire "amateur", como si hubiera necesitado más de una capa de pintura, pero que aún así aprovecha el carisma de estos personajes (y de la franquicia, en general) para ofrecernos unas aventuras pausadas y muy entretenidas, que os harán soltar más de una sonrisa. ¿Quién sabe? Igual volvéis a poneros la gorra para atrás, como hace 20 años. No nos hacemos responsables de lo que digan vuestros círculos sociales.

Valoración

Los fanáticos del juego original encontraran justamente eso, con una capita de pintura de cara a los nuevos tiempos. En lo técnico podría ser bastante más solvente, pero os satisfará si buscáis una aventura pausada.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

El sentido del humor del juego y recuperar a personajes que habían caído en el olvido. Jugar a dobles.

Lo peor

Gráficamente es demasiado espartano. El modo principal se acaba demasiado pronto, pero es rejugable.

Y además