American Vandal temporada 2
Análisis

Crítica de American Vandal temporada 2, el mockumentary de Netflix

Por Daniel Quesada

Una de las series más canallas de Netflix, American Vandal, llega a su segunda temporada con un nuevo caso de suspense que promete convertirse en un buen "marrón". ¿Quién es el Zurullo Vengador?

El género documental sigue siendo uno de los departamentos en los que el catálogo de Netflix merece especialmente la pena. Sin duda, el subgénero de los documentales "true crime" como Making a Murderer o The Keepers es el que más a da que hablar y, precisamente a raíz de ello, nació la serie American Vandal a modo de parodia. Aunque nada más llegar la primera temporada de la serie no estaba tan claro, en realidad nos encontrábamos ante un mockumentary o, lo que es lo mismo, una ficción que, con bastante guasa, intenta hacernos creer que es un documental real en torno a acontecimientos verdaderos. Pero no, amigos, todo es una historia ficticia muy bien orquestada.

Mientras que esa primera temporada se centraba en algo más o menos anecdótico, como eran unas pintadas de penes en unos coches, la temporada 2 de American Vandal busca rizar el rizo y empieza a lo grande, por así decirlo. Puede que a algunos de vosotros os haya llegado por Twitter o Whatsapp un vídeo con la cafetería de un colegio americano en el que, de golpe, todos los alumnos comienzan a, ejem, defecar, víctimas de una diarrea incontrolable. La causa está en la limonada que bebieron, en la que alguien echó laxante. Es tan fuerte y morboso, que alguno desearía que fuera cierto, pero no lo es. Es una campaña viral de Netflix, que toma vídeos de esta serie. No os lo habréis creído, ¿no? Hombreeee...

¿Quieres convertir tu tele en una smart TV? Consigue el Amazon Fire TV Stick

La historia arranca con Peter Maldonado y Sam Ecklund, los ficticios protagonistas de la primera temporada, buscando un nuevo proyecto de investigación que supere en misterio a su anterior hazaña. Como ahora cuentan con los recursos de Netflix, han de buscar un producto a la altura... La solución les llega cuando una alumna de un instituto católico les cuenta lo sucedido en el día de la "evacuación", ese vídeo del que os hablamos antes. De repente, una cuenta de Instagram reivindica el ataque masivo de diarrea: su imagen es la del emoji de una caca con un antifaz y se hace llamar el Zurullo Vengador (Turd Burglar en la versión original en inglés). No solo se jacta de lo que ha hecho, sino de que habrá más ataques relacionados con cubrir de mierd... Heces a los alumnos del instituto. Así, los 8 episodios de esta temporada (de unos 30 minutos de duración cada uno) se centran en la búsqueda de la verdadera identidad del Zurullo Vengador.

American Vandal temporada 2

Llegados a este punto, uno podría pensar que la temporada 2 de American Vandal solo busca llamar más la atención. Ya no cuenta con el factor sorpresa de que no se supiera que es un documental falso, así que podría centrarse en ser muy bruta en las bromas y punto. Pero no es así, nos alegramos de confirmar que esta temporada da un buen salto hacia delante en cuanto a la calidad de lo que se cuenta y cómo se cuenta. Que los zurullos no os engañen, aquí hay una historia de lo más interesante.

Conoce las series mejor valoradas por nosotros en 2018

Por supuesto, esta especie de Se ha escrito un crimen moderno no tendría sentido sin personajes interesantes y ese es uno de los grandes aciertos de la temporada. Además de los propios Peter y Sam, tenemos a varios alumnos del instituto, relacionados de una forma u otra con los hechos de la "evacuación", a cada cual más particular: una estrella del baloncesto extremadamente popular entre los alumnos, un chico raro que da clases en Youtube sobre cómo saborear el té, un chaval obsesionado por respetar las doctrinas del cristianismo... Todos ellos tienen motivos y coartadas y representan parodias más o menos sutiles de los clichés propios del instituto, pero tanto sus diálogos como la interpretación de sus actores funcionan excepcionalmente bien. Así, después de unos primeros minutos de visionado en los que podríamos permanecer incrédulos, pasamos poco a poco a engancharnos por una historia plagada de traiciones, falsas apariencias y motivaciones ocultas.

American Vandal temporada 2

Eso nos lleva al verdadero punto fuerte de la temporada 2 de American Vandal: no esconde su voluntad de ser una suerte de historia de Agatha Christie para la generación de Instagram. Las redes sociales ya aparecían en la temporada 1, pero ahora tienen un papel mucho más relevante. No solo porque el Zurullo Vengador se esconda detrás de un emoji, sino porque muchas de las pistas provienen del uso de esas redes sociales. Así, las diferencias entre teclear en un móvil Android y un iPhone o las confesiones de algunos personajes a través de Youtube son piezas fundamentales del puzzle. Pero más allá de usar esos recursos como engranajes para la historia, esta serie de Netflix reflexiona constantamente acerca de cómo hemos cambiado nuestra forma de comportarnos debido a las redes sociales.

El postureo en las fotos, el cyberbullying y la constante necesidad de ser más populares ya tenían sus correspondientes capítulos en grandes series como Black Mirror, pero aquí se aplican a una realidad más cercana, más cotidiana, hasta el punto de que, quitando la capa de parodia que impregna a toda esta historia, realmente podríamos creer que puede pasar en un instituto cualquiera. No se busca un enfoque tan agresivo como en Por trece razones ni en la forma ni en el fondo, pero comparte cierta voluntad de reflejar y hacernos pensar sobre cómo estamos construyendo nuestras vidas sociales hoy en día. Y todo ello, por supuesto, normalizando por completo los códigos propios de las redes: las stories de Instagram o los blogs de Youtube se muestran casi tanto en pantalla como las propias entrevistas a los implicados.

American Vandal temporada 2

Como serie de suspense, American Vandal ha ganado varios enteros, si bien tiene pequeños puntos negros en su narración. Principalmente, algunas subtramas que ralentizan innecesariamente el avance, a pesar de que sea necesario jugar al despiste de vez en cuando, para que nunca tengamos claro quién es el culpable. Por otro lado, las últimas resoluciones de los acontecimientos son un tanto precipitadas, en pos de hacernos pensar sobre lo sucedido e intentar dar un final más optimista respecto a lo sucedido. Aunque, debido a lo próximos que nos podemos sentir a los personajes, ese intento de dar un final feliz puede agradecerse, en realidad no era necesario. El enfoque crítico y mordaz del resto de la serie debería haber permanecido hasta el final.

Aun así, la temporada 2 de American Vandal es una de los sorpresas más agradables que nos hemos llevado recientemente, en torno a la ficción de Netflix. Es inteligente, está bien narrada y, en definitiva, os hará pensar sobre si vosotros mismos habríais podido caer víctimas, de una forma u otra, del Zurullo Vengador. Una cosa está clara: nunca volveréis a tomar una limonada sin, al menos, pensároslo dos veces.

Valoración

Un salto de calidad a todos los niveles en esta segunda temporada, que sacrifica el juego propio del mockumentary para centrarse en una historia y connotaciones sociales más interesantes.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Lo mucho que nos hace reflexionar sobre la actual cultura de las redes sociales y el "postureo". Actuaciones y edición mucho más cuidados que antes.

Lo peor

Algunos juegos de despiste de la trama alargan la resolución algo más de lo necesario. Los últimos descubrimientos pueden parecer un poco precipitados