Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Crítica de La casa Gucci, el retrato de la viuda negra Patrizia Reggiani en el que Lady Gaga se explaya

La casa Gucci

Crítica de La casa Gucci (House of Gucci), la adaptación "House of Gucci" de Sarah Gay Forden por parte de Ridley Scott con Adam Driver y Lady Gaga. Estreno en cines el 26 de noviembre.

Que a nadie le engañe la edad de Ridley Scott: no solo está "peleón" en lo que se refiere a las declaraciones pronunciadas recientemente contra el uso del móvil, sino que además tiene la capacidad y versatilidad de encargarse de los primeros episodios de una serie como Raised by Wolves de y lanzar dos películas tan interesantes como El último duelo y La casa Gucci el mismo año.

A pesar de que la primera es mucho más redonda que la primera, estamos ante una nueva adaptación de una novela, en este caso la de "House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed" que Sarah Gay Forden lanzó en 2000 y en la que repasaba algunos de los hechos que llevaron al polémico y mediático asesinato de Maurizio Gucci, heredero de la marca.

La película arranca narrando el primer encuentro de Maurizio con Patrizia Reggiani, que a pesar de la fuerte oposición familiar terminaría convirtiéndose en su esposa y madre de sus hijas. En todo momento se deja ver que, más allá de su apasionado romance, ella tiene mucho que ofrecer como consejera de su marido a la hora de tomar importantes decisiones comerciales.

La abrupta separación y un plan de venganza ejecutado con malévola eficacia, harían que las cosas cambiaran.

La conocida como "viuda negra de Italia", aunque siempre defendió su inocencia, acabó cumpliendo una condena de 18 años en prisión por ser la ideóloga e instigadora del asesinato de su exmarido, el nieto y heredero de la casa Gucci.

Suscríbete a Disney+

Suscríbete a Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

Comenzar suscripción

Uno de los grandes problemas de la película es su rápida resolución: toda la parte más escabrosa de la contratación de los sicarios, el asesinato y el juicio se ventila en media hora y no se consigue un desenlace a la altura del resto de la película. 

De hecho, a poco que se indague hay momentos y declaraciones de Patrizia que habrían merecido formar parte del metraje final como su rechazo de la libertad condicional por su negativa a trabajar o la pensión vitalicia que recibió de la firma Gucci tras ser excarcelada a tenor de un acuerdo firmado en 1993.

En la película solo se muestra el nacimiento de una hija, pero Maurizio y Patrizia tuvieron dos contra las que batalló legalmente a posteriori a pesar de que ellas la habían defendido utilizando como argumento un tumor cerebral que, según ellas, habría alterado su personalidad y la habría llevado a actuar de una forma poco acorde a su forma de ser.

La casa Gucci

Al final, el guión de Becky Johnston y Roberto Bentivergne opta por convertir La casa Gucci en una historia de amor malogrado y de insaciable codicia fundamentado en el ascenso social y el pánico a perder esa posición de privilegio.

Tenemos que hablar de Jared Leto... Si no sabéis que el actor que protagonizará Morbius próximamente forma parte del reparto, difícilmente conseguiréis saber quién es. Si en Todo el dinero del mundo Scott echó mano de protésicos que dieron mucho que hablar, ahora consigue que pasen totalmente desapercibidos para "disfrazar" a Leto.

Y el actor hace lo que le da la gana a la hora de componer a su personaje... Habrá a quienes les rechine su histrionismo y quienes celebren su osadía, pero lo que queda claro es que cuando escoge un papel es para hacerlo suyo al cien por cien.

La casa Gucci

Sea como fuere La casa Gucci es una película edificada en torno a Lady Gaga y Adam Driver. Aunque a priori no parezcan tener mucha química, ella no duda en metamorfosearse por completo para irse transformando a lo largo de los años (su estilismo es el que marca cada momento) mientras que él parece más inamovible, haciendo gala de una elegancia atemporal.

Todo lo relativo a la dirección artística, el maquillaje, la peluquería y el estilismo (vestuario, complementos, etc.) está mimado y cuidado al detalle y hará las delicias de los amantes de la moda y de su evolución a lo largo de los setenta, los ochenta y los primeros años de los noventa puesto que la película abarca una horquilla que va del 73 al 95.

Y, para finalizar, unas notas sobre los acentos. No sabemos cómo será la versión doblada de la película, pero en la versión original, se ha tomado una decisión algo polémica: se ha rodado en inglés, pero los personajes italianos hablan con acento italiano.

En fin, es algo que a veces rechina y que no termina de funcionar del todo...sobre todo en los pasajes de la Toscana o cuando los congregados son todos del clan familiar: lo suyo habría sido rodar en italiano, pero ya sabemos que el inglés es el nuevo esperanto.

La casa Gucci es en suma una película correcta que podría haber aspirado a llegar más alto introduciendo algunos elementos y prescindiendo de algunas secuencias que en realidad redundan en las mismas ideas. Con todo, se sitúa por encima de la media.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Ridley Scott es una caja de sorpresas: con La casa Gucci regresa al drama familiar y lo hace, como no podía ser de otra manera, congraciando la elegancia con lo ordinario y lo hortera. Deja constancia así de que uno de sus temas favoritos sigue siendo el de la diferencia de las clases sociales y lo que puede suponer un vertiginoso ascenso.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Las interpretaciones principales, la transformación física de Jared Leto y la evolución de la estética de la película a lo largo de los años.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El exceso de duración hace que el ritmo flaquee en algunos momentos y que se resienta el tramo final de la cinta.
Hobby

70

Bueno

Y además

Más artículos