Carey Mulligan
Análisis

Crítica de Collateral, la nueva miniserie thriller de Netflix

Por Rafa Domínguez

Reseña de Collateral, miniserie de cuatro capítulos de Netflix dirigida por S.J. Clarkson y escrita por David Hare. Un thriller policíaco británico protagonizado por Carey Mulligan, Jeany Spark, Nicola Spalker, Nathaniel Martello-White o John Simm, entre otros. Ya disponible en Netflix.

Netflix, después de estrenar hace una semana Ghost Wars, ha decidido atacar en todos los frentes abiertos de nuestra sociedad con su última producción, en colaboración con la BBC: Collateral, una miniserie enclaustrada en el género del thriller policíaco cuyos temas pasan por la inmigración, la crisis de los refugiados, el feminismo y el eterno poder del dinero. El Reino Unido es el escenario en el que sus personajes lidian con temas tan candentes de la actualidad, con un interés por realizar una revisión crítica de los valores que fundamentan nuestra sociedad.

Para ello han contratado a S.J. Clarkson, una directora con un bagaje de casi 20 años en la dirección de capítulos de series de renombre, como las actuales Jessica Jones o The Defenders; lo que nos recuerda su previa relación con la gigante del streaming. David Hare, por su parte, ha escrito el guion sobre el que interpretarán sus líneas los protagonistas Carey Mulligan (Mudbound), Jeany Spark (Black Mirror), John Simm (Doctor Who), Nicola Walker (Cuatro bodas y un funeral) o Billie Piper (Penny Dreadful), entre otros. ¡Dentro crítica de Collateral, la nueva serie de Netflix!

Inmigración y feminismo

Collateral arranca con una agobiante escena de créditos introducidos durante el caos de una pizzeria de barrio y a ritmo de música callejera. Este motivo nos acompañará en la apertura de cada capítulo, jugando la música un papel interesante para subrayar la ironía entre la jerarquía social de los personajes. Para el primer episodio, la jefa del local decide cambiar un reparto ya asignado para que lo realice Abdullah Asif, uno de sus empleados cuya estancia en el país no parece del todo regular. Cuando el joven completa la entrega es asesinado a tiros a su salida del edificio de destino, con su asesino huyendo en una previamente estudiada escapatoria.

¿Quieres ver Netflix en tu vieja TV? Aquí tienes los Android TV mejor valorados en Amazon)

La detective Kip Glaspie (Carey Mulligan) será la designada para llevar el caso y quien se negará a aceptar el asesinato como un tiroteo más e indagará en la oscura realidad que oculta. Este es el primer síntoma de uno de los temas sobre los que se asienta la trama y que mucho tendrá que ver en su desarrollo y el de sus protagonistas: las mujeres son las que mandan. Son ellas quienes tienen el poder, quienes dirigen los operativos y quienes toman las decisiones. Dispararán, lucharán, discutirán y sufrirán, demostrando que la realidad es mucho más que un mundo de hombres. Y bendita sea la decisión, porque son ellas quienes aportan un nuevo prisma en el ambiente de cine negro en el que se mueve la serie.

Junto a la investigación policial dirigida por Glaspie, vivimos los hilos personales de otros bloques de personajes que están relacionados con la trama principal en mayor o menor medida. Tenemos al brillante y preocupado diputado de David Mars (John Simm) y su relación con Karen (Billie Piper); a la inusual pareja que forman Jane Oliver (Nicola Walker) y Linh Xuan (Kae Alexander) que, dicho sea de paso, introduce el conflicto de la iglesia y las relaciones personales de los curas por si el resto supiese a poco; a la deprimida y oprimida Laurie Stone (Hayley Squires) que ve su destino atado por necesidad a dirigir el negocio de la pizza; y, por último, a la Capitana Sandrine Shaw (Jeany Spark) y su atormentada existencia previo paso por la guerra.

Serie Netflix

¿Tantos hilos conductores en una miniserie de cuatro capítulos y apenas cuatro horas? Collateral de Netflix pone en juego numerosas historias, que tinen su influencia en la trama principal, pero lo cierto es que algunas de ellas tienen un paso tan anecdótico en el desarrollo del relato que, por momentos, suenan a elementos de relleno con los que introducir discursos relativamente subversivos. Es el caso de la pareja de los personajes de Nicola Walker y Kae Alexander: una mujer cura (otra apuesta más de su incesante lección de feminismo) que quiere compartir su vida con una inmigrante asiática. Lo abordaremos en el siguiente apartado.

La nueva miniserie de Netflix plantea un discurso actual que remueva la conciencia de un país, como tantos otros, en el que ciertos sectores de la población parecen haber olvidado sus orígenes. Los diálogos de David Hare lo ponen de manifiesto en repetidas ocasiones y es en ellos donde encontramos la mayor crítica a la crisis de refugiados que atraviesa Gran Bretaña (y que bien podría aplicarse al resto). Escudados por la hipocresía de las leyes, sus personajes se enfrentan a los estigmas asociados a la población árabe en relación con las políticas de inmigración del país.

Serie Netflix

Por si no hubiese quedado claro, el trasfondo de la inmigración, que es el que dirige el relato, expande sus brazos por todas las subtramas. Lo encontramos en el terrorismo y la guerra de la Capitana Shaw, en la resolución del caso con la inspectora Glaspie, en las manifestaciones políticas del diputado Mars, en la salvación de la pareja de la sacerdotisa Oliver e incluso con el personaje de Billie Piper, cuya hija es cuidada por una Au Pair francesa. Los extranjeros son un elemento recurrente en la trama y el detonante de los sentimientos encontrados de sus personajes.

Los mejores thrillers para los usuarios de Amazon

S.J. Clarkson realiza un trabajo llamativo, destinado a robarnos la atención con cierta obsesión por los planos detalles y los escorzos, pero con un gusto muy particular para gestionar los enfrentamientos dialécticos de sus protagonistas femeninas. Es y pretende ser una dirección llamativa, y también es y pretende ser necesaria. Los sentimientos de sus personajes y su evolución dramática no habrían tenido el calado necesario de no ser por los esfuerzos de la directora en enfatizar sus reacciones, a lo que también se suma el brillante trabajo actoral junto al guion siempre feminista de David Hare.

Dios es mujer

El título que encabeza este apartado es un diálogo extraído directamente de la serie. Jane Oliver explica al obispo que, para ella, Dios es "ella" y no "él". Una concepción que choca diametralmente con la realidad a la que siempre se ha atribuido la existencia de Dios y que también nos sirve para reincidir en el discurso feminista que promueve la serie. Lo hace con una naturalidad que resulta ofensiva por el hecho de reparar en ello, pero ahí está. Y a nadie se le van a caer los anillos por aceptar una trama dramática y reflexiva poblada esencialmente de personajes femeninos empoderados.

Serie Netflix

Una anécdota: el personaje de Carey Mulligan, principal protagonista para la trama y el significado de sus temas, espera un hijo. Este detalle, que bien podría parecir introducido para seguir con el mensaje, se produjo a consecuencia de que la propia actriz se encontraba embarazada durante el rodaje y, sin embargo, sirvió para traer de manifiesto otra realidad más para apostar por su discurso: como bien dice su directora, "hay mujeres que van a trabajar embarazadas y ni siquiera lo mencionan".

David Hare ha escrito numerosos gatillos que refuercen este discurso. Lo cierto es que Collateral no podría venir más a cuenta, ya que, a pesar de que el feminismo no es el tema principal de la serie, sí podría ser el que más relación guarde con el público de nuestro país después de la histórica jornada del pasado 8 de marzo. Sin embargo, algunos de ellos parecen funcionar a marchas forzadas, como es el caso de la pareja entre cura e inmigrante que mencionábamos unos párrafos atrás.

Collateral tiene una construcción atrapante que se nutre del trabajo de dirección y la soberbia actuación de Carey Mulligan, pero su guion, a pesar de los aciertos para desarrollar los nudos de acción, peca de cierta necesidad de introducir algunos elementos de relleno que están ahí para rebajar el peso de la investigación principal y, de paso, reforzar el discurso.

Esto no ocurre como resultado del relato, sino a petición del mismo, y nos deja con una sensación agridulce por la posibilidad latente de que la historia que nos cuentan no es todo lo trascendental que esperamos. Y aunque así fuese, el disfraz se vuelve tan obvio como para que nos saque de la trama.

Serie Netflix

Las emociones de sus personajes, su evolución y las reacciones a las vicisitudes de la vida diaria son lo que hacen de Collateral una serie interesante dentro del género, pero no excelente. Al contrario que en otros thrillers policíacos, en este tenemos una perspectiva más global que la línea de investigación seguida por los protagonistas, de una forma casi omnisciente, por lo que la trama termina quedando en segundo plano. Para añadir más leña al fuego, la resolución del caso se produce por una (y cito textualmente) "percepción" de la detective.

Conclusiones

Collateral es un thriller policíaco que ofrece un discurso necesario realizado con brillantez. El racismo y el feminismo copan los intereses de esta serie de Netflix con una naturalidad pasmosa, dando un par de grandes golpes en la mesa que cuadran a las mil maravillas con el ritmo de la agenda mediática.

Serie Netflix

Un misterio que no lo es tanto, pero que se ve reforzado por actuaciones sobresalientes, una dirección pretendidamente notoria y un montaje que nos permite disfrutar de la tensión que nos ofrece el clímax y su significado. Eso sí, la trama nos forzará a esperar una respuesta que, cuando llega, resulta ciertamente insatisfactoria... o crudamente real.

Valoración

Collateral es un thriller que fluye como una brisa de aire fresco: incorpora temas de actualidad, como la inmigración y el feminismo, con una naturalidad tan necesaria como poderosa, lo que no impide que la trama se desarrolle con cierta previsibilidad.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Las actuaciones, empezando por Carey Mulligan, y el poder del discurso feminista reforzado por la dirección.

Lo peor

La previsibilidad de la trama y los elementos de relleno que dan lugar a una resolución anticlimática.