Good Omens
Análisis

Crítica de Good Omens - La serie de Amazon del libro de Gaiman y Pratchett

Por Jesús Delgado

Good Omens es la serie de Amazon de que adapta el libro Buenos Presagios, de Neil Gaiman y Terry Pratchett. Analizamos la mini-serie al completo, con sus seis episodios ya disponible en la plataforma streaming de Amazon Prime Video.

La espera ha terminado y uno de los grandes hitos de la sociedad fan (geek, friki, nerd, llamadnos como queráis) se ha cumplido. El libro de Buenos Presagios finalmente se ha adaptado a formato audiovisual. Aunque ya existían versiones radiofónicas, el libro original de Neil Gaiman(The Sandman, American Gods) y Terry Pratchett (Mundodisco) no había visto la luz en forma de teleserie o película hasta hoy. Lo cual es un alivio y una razón de júbilo, sobre todo después de las vueltas que ha dado el proyecto. Recordemos que incluso llegó a estar en manos de Terry Gilliam para ser narrado en forma de película, que nunca se llegó a concretar nada.  

¿Sabes que puedes disfrutar de un periodo de prueba de Amazon Prime Video? ¡Aprovéchalo para acercarte y conocer las grandes series y películas de su catálogo! Entre ellas, Good Omens, American Gods, Hanna, Jack Ryan...

¿Pero cuál ha sido el resultado?, preguntaréis. Hace unas horas os contamos nuestra primera impresión, tras ver el primer episodio de Good Omens, título de la serie a nivel internacional. Ahora, tras haber visionado los seis episodios que componen esta mini-serie producida por BBC América y Amazon Prime Video, podemos ofreceros un análisis más detallado sobre esta inteligente sátira acerca del Apocalipsis, el Armagedón y el Fin de los Tiempos. 

Como adelanto, antes de entrar en faena, os diremos que hemos acabado muy satisfechos con ellas. Si bien Neil Gaiman es un autor que ha tenido bastante fortuna a la hora de que sus cómics y novelas sean adaptadas a series o películas, Sir Terry Pratchett no tuvo tanta suerte con su obra. Aunque muchos de sus libros, como los de la serie Mundodisco y los pertenecientes a la trilogía de El Éxodo de los Gnomos, tuvieron sus propias versiones seriadas y en formato TV-Movie, la crítica fue bastante tibia en cuanto a su acogida se refiere.

De ahí que podamos celebrar que Good Omens haya sido producida con un exquisito buen gusto, una gran fidelidad respecto a la obra original y que, en el proceso, no haya sacrificado el contenido historia de la que parte en aras de alimentar "libertades creativas" innecesarias. Un vicio muy habitual en el que recaen muchos cineastas que quieren hacer su película, en lugar de hacer una versión digna y fiel a la obra original de la que parten, con tal de satisfacer sus egos de divas. 

Dicho esto, vamos al meollo de la cuestión. Vamos con nuestra crítica de la serie Good Omens de Amazon Prime Video. 

Ser fan ayuda a verla, pero no es indispensable para disfrutar con Good Omens

Siendo justos, la serie de Good Omens no es un producto fácil de ver, como tampoco resulta sencillo de producir. Sin embargo, el haber contado con su coautor Neil Gaiman como productor, creador y guionista, ha ayudado bastante a acercar esta inteligente sátira apocalíptica a los espectadores de todo el mundo. Aunque su gran logro es, principalmente, el de haber llevado a cabo perfectamente el triple salto mortal que supone hacer una adaptación fiel del libro (con contadas morcillas, a cada cual más genial) que satisfaga a los fans pero que, también pueda gustar al espectador profano que no conoce nada de Gaiman o de Pratchett.

A diferencia de la serie de American Gods (también basada en un libro de Gaiman), Good Omens se ciñe al libro. Esto, por cierto, es un punto negativo si queremos que nos sorprendan con novedades respecto al relato original, pero muy positivo si demandamos y esperamos fidelidad argumental. De hecho, pocas divergencias y novedades hay frente al libro. Aunque las que se dan están muy bien integradas e insertadas, dotando de mayor sentido al conjunto del relato.

Esta decisión de solaparse a la novela y a su propuesta implica también que la narrativa debería retorcerse o adaptarse. Para nuestra sorpresa, Gaiman y el director del show no lo hacen. Para explicar chistes, referencias culturales e, incluso, historias de trasfondo, recurren a flashbacks, a una voz en off, la de la inigualable Frances McDormand (Fargo) o a secuencias animadas, en las que se locutan y representan textualmente escenas del libro original, palabra a palabra.

Llevado a la puesta en escena de la serie, implica que la narrativa de Good Omens es poco ortodoxa y, quizá, desfasada. De hecho, recuerda a ciertos shows de los años 80, como la Guía del Autoestopista Galáctico y su película de los 2000. Mediante el uso de la voz narradora es posible explicar cosas que, de otro modo, el espectador perdería de vista y sin las cuales no es posible dar sentido a la historia. Esto, por cierto, no es casual. Gaiman trabajó en una guía para la franquicia de Douglas Addams, de ahí que esté familiarizado con su estilo narrativo y su trabajo.

Consigue ya tu copia original del libro de Buenos Presagios

Ahora bien, el haber utilizado esta fórmula supone que Good Omens tenga un ritmo lento, debido a esta deuda con ciertas fórmulas narrativas propias de la ficción británica del pasado siglo. Este anacronismo puede dar lugar a que un espectador poco acostumbrado a las series de Reino Unido encuentre este título algo irregular en cuanto a ritmo. Además, el propio tono de la serie es eminentemente británico, con golpes de humor propios de las islas y numerosas referencias culturales que el espectador podría pasar por alto si no conoce el contexto o el significado social de términos y de las figuras a las que se recurre. 

Ahora bien, saltada esta frontera cultural y este escollo, hemos de decir que Good Omens cuenta con un reparto de lujo, que exprime hasta la última gota. Ciertamente, David Tennant (Doctor Who, Jessica Jones, Broadchurch) y Michael Sheen (The QueenEl desafío - Frost contra Nixon, Passengers) son quienes sostienen el principal peso actoral de la serie. El carisma de ambos actores y la química que hay entre los dos es innegable. Su mera presencia llena la pantalla. Y, aun así, no son los únicos alicientes de un reparto que nos deja sin aliento.

Jon Hamm (Mad Men), Michael McKean (Better Call Saul), Miranda Richardson (Un mundo sin fin, la saga Harry Potter), Adria Arjona (Triple Frontera), Paul Chahidi (La muerte de Stalin), incluso figurones y leyendas como Benedict Cumberbatch, Brian Cox y Derek Jacobi rematan un casting de lo más granado que hemos visto reunido en una única teleserie. Caviar actoral puro, amigos lectores. Solo por ellos ya merece la pena dedicarle un ratito a Good Omens.

Como ingredientes extra, tremendamente disfrutables también, hemos de destacar una banda sonora impecable, que saca partido a los grandes temas de Queen (que son un protagonista por derecho propio de la trama principal); una fotografía deliciosa, que aprovecha localizaciones de Londres y sus alrededores de manera soberbia; y un escrupuloso cuidado por detalles del relato original que, sin ser explícitamente explicados en el relato, son parte misma del mundo de Buenos Presagios. Por la elaboración de este cóctel, el director de la serie, Douglas Mackinnon, se merece una ovación sin lugar a dudas.

Además, curiosidad añadida. Aunque Neil Gaiman no aparece como tal en ningún momento en la serie, tanto él como su difunto amigo y co-autor, Terry Pratchett están muy presentes en la serie. Prestad atención a todos estos Huevos de Pascua. No tienen precio.

Good Omens / Buenos Presagios

Concluimos pues, aplaudiendo la adaptación a serie de Buenos Presagios y juzgándola como un acierto sonado. No sabemos si la futura serie de la Guardia, basada en los libros de Pratchett de Mundodisco, tendrá un planteamiento y un desarrollo similar. Nos gustaría creer que sí, pues esta serie ha dado en la tecla. Esta serie muestra el modelo a seguir a la hora de plasmar en pantalla la compleja, pero brillante, prosa del difunto escritor inglés que tantos buenos ratos nos ha brindado. 

Valoración

Excelente adaptación de una compleja novela, que es fiel al texto original y satisfará también a los fans de Pratchett y de Gaiman, pero, igualmente, a los espectadores profanos.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El reparto, de lo mejor de UK. El uso de la música. La fidelidad respecto a la novela original. La adaptación de Neil Gaiman a serie. La fotografía.

Lo peor

Su estilo narrativo, algo tosco y poco ortodoxo. Su tono eminentemente británico no es para todo el mundo.