Gul Netflix
Análisis

Crítica de Gul T1, la nueva serie india de terror de Netflix

Por Javier Cazallas

Llega a Netflix la primera temporada de Gul (Ghoul), la serie de terror india protagonizada por Radhika Apte, y Manav Kaul que está disponible desde el 24 de agosto en la plataforma.

Tras su coqueteo con la acción mística y criminal india en Juegos Sagrados, Netflix continúa apostando por las series del país asiático. En esta ocasión ha optado por el género de terror, algo que siempre es de agradecer porque es un género que siempre suele dar sorpresas... y sustos. Netflix adquirió los derechos de Gul -Ghoul en el idioma de Shakespeare-, que iba a ser una película y, con el libreto en la mano, decidió convertirlo en una miniserie. ¿Por qué? Solo Netflix lo sabe.

Pero en Netflix no son tontos, y no han cogido cualquier serie india del enorme cajón de producciones que tiene el país y han dicho "ésta". Gul (Ghoul) está producida y avalada por Jason Blum, productor entre otras obras de terror de Insidious y Déjame salir. En las tareas de dirección nos encontramos a Patrick Graham, un director bastante activo en la industria Hindi. Como ya hemos visto los tres episodios de esta serie de Netflix, vamos a ver el resultado...

Las mejores producciones de Jason Blum

Un futuro poco prometedor

La historia de Gul (Ghoul) nos sitúa en un futuro poco deseable, aunque por desgracia bastante probable viendo el rumbo que lleva el mundo. El gobierno se ha radicalizado y los musulmanes son vistos por norma como terroristas o posibles terroristas sin miramiento. Toda la maquinaria gubernamental se apoya en "perseguir a la amenaza terrorista" y en silenciar a aquellos que puedan ser voces discordantes. Con esta premisa, Graham nos pondrá en situación durante los primeros minutos de la serie, incluyendo alguna escena que no comprenderemos hasta más adelante.

Como decimos, este futuro inmediato que nos propone esta serie india es bastante factible, y es un tipo de régimen que ya hemos vivido en muchos países. Por poner un ejemplo cinematográfico, podemos comparar este futuro con la visión de Alan Moore del futuro de Inglaterra en V de Vendetta, con esas desapariciones de gente que se lleva el gobierno y de la que nunca más se vuelve a saber nada. Si bien no es muy novedosa en este sentido, es algo que hace pensar, ya que las tensiones religiosas son una constante en la India, y en todo el mundo desgraciadamente.

Terror bastante comprimido

El mayor reclamo con el que cuenta Gul (Ghoul) internacionalmente, es el género de terror, algo que siempre llama a las masas ávidas de un buen susto. Pero no nos engañemos, no esperamos ver un pelotazo como IT. Esta serie de Netflix cuenta con una dosis suficiente de escenas de terror, aunque quedan bastante diluidas en la trama general. Algo que caracteriza a las series de terror es que el misterio se tiene que conservar todo lo posible, porque una vez se sabe el pastel, el susto siempre es menor. En Gul se descubre el pastel demasiado pronto.

Gul Netflix

Sin embargo se sigue manteniendo el interés, aunque ya la parte de terror pasa a ser más un "ah mira, ahora va a palmar este". Algo que si que nos ha gustado mucho es la verosimilitud que adopta la serie para tratar al Gul, apoyándose en los orígenes folclóricos árabes de esta criatura. Y hasta ahí vamos a leer para no chafaros la historia.

La barrera del idioma

Una de las grandes pifias de Netflix con respecto a Gul (Ghoul) ha sido el doblaje. Si bien los hispanohablantes podemos visionar la serie en español latino para no tener que leer subtítulos, esta práctica que hace Netflix muchas veces fastidiando a ambos lados del charco es incomprensible. Luego sacan petardos como Primero bésame y los doblan al castellano y hacen que te preguntes por qué no hay más extinciones en masa. Al menos esta vez nos ahorramos las opciones hindi, o inglés de la India, que es igual de audible que el hindi...

Gul Netflix

Por remarcar algo sobre los dos protagonistas principales. Radhika Apte no lo hace mal, aunque si aprende a poner otra cara que no sea la de haber leído un acertijo y estar pensando la respuesta quedaría mejor. Manav Kaul interpreta al típico "héroe de guerra" de estos regímenes, vamos el que ha sido el más fanático de todo el corral y se ha ganado el puesto a base de la sangre de sus víctimas.

Gul (Ghoul) es desde luego un pasatiempo interesante, aunque la estrategia de Netflix de hacerlo serie es intrigante. Para hacer tres episodios de 40 minutos lo podían haber dejado en película y el futuro ya se vería si lo hay. Aunque conociendo la suerte que está teniendo Netflix este año con las pelis, igual es una estrategia maquiavélica. La temporada se ve bastante bien del tirón, y no satura más allá de los patinazos que hemos comentado con el doblaje.

Gul Netflix

Habrá que ver qué tiene Netflix en la coctelera, pero si la calidad es al menos como la de Gul (Ghoul) hay esperanzas. No será la mejor serie que verás ni de lejos, pero no te dejará con ganas de viajar en el tiempo y evitar que la filmen. 

Valoración

Terror, suspense y acción se dan cita en esta miniserie. Tres episodios muy fáciles de ver a pesar de no estar doblado al castellano.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Las cuidadas, aunque escasas escenas de terror. La visión del Gul como lo que es en el folclore.

Lo peor

La trama se ha estirado, pero podía haber quedado en un largometraje. No hay doblaje al castellano, la mejor opción es en español latino.