Happy temporada 2
Análisis

Crítica de Happy! temporada 2, ya disponible en Netflix

Por Daniel Quesada

Seguramente, todos hemos tenido alguna suerte de amigo imaginario en alguna ocasión. Pero, ¿y si ese amigo está tan chalado como el mundo que nos rodea? La temproada 2 de Happy! pretende dinamitar la fiesta de la Pascua en un festival de ultraviolencia e ideas de olla, con Nick Sax al volante. ¿Qué podría salir mal?

La Navidad fue solo el comienzo para Happy!, la serie de SyFy que ha regresado con una temporada 2 ahora centrada en la Pascua, esa festividad que tanto adoran los norteamericanos. Como ya os comentados en nuestra crítica de la temporada 1 de Happy!, esta es una serie policiaca diferente. El protagonista, Nick Sax, es un tipo descontrolado y absolutamente letal a la hora de pelear, que ha "heredado" a Happy, el amigo imaginario de su hija Hailey. Este unicornio azul actúa a modo de conciencia y ayudante y parece ser el único inocentón en un mundo plagado de personas desengañadas y agresivas.

Compra el tomo 1 de Happy!, el cómic de Grant Morrison

Precisamente, la temporada 2 de Happy! aborda más las historias de los personajes secundarios. El protagonista vuelve a ser Nick Sax (interpretado por un Christopher Meloni, entregadísimo y muy gracioso), por supuesto, pero todos los demás tienen más oportunidad de desarrollar sus tramas y demostrar que, en el fondo, todos están igual de desquiciados.

En el caso de los villanos, ya lo teníamos claro, pero desde luego tanto Blue Scaramucci (Ritchie Coster, que os sonará de True Detective), ahora convertido en una especie de semidios, como Smoothie (Patrick Fischler, Phil en Perdidos) o Sonnie Shine (Christopher Fitzgerald) llegan a un nuevo nivel de chaladura y comocidad en sus extremos papeles. Los tres molan, pero la relación mejor desarrollada en esta temporada es la de Nick y Smoothie, pues uno pasa a ser la némesis lógica del otro: Nick es capaz de las torturas más brutas, pero Smoothie disfruta del dolor ajeno y propio. ¿Cómo pueden derrotarse?

Happy temporada 2

Es en los villanos de Happy! donde parece más fácil sacar partido al tono ácido y violento del asunto (resulta especialmente retorcido el papel de Sonny Shine, pues es la perversa antítesis de todo lo que una estrella infantil debería ser), pero esta temporada se atreve a ir más allá y también retuerce las tuercas de los personajes "buenos". Amanda y la pequeña Hailey, a las que podríamos considerar como la disfuncional familia de Nick Sax, tienen mucha más importancia en la trama, después de los acontecimientos finales de la temporada 1. Ambas son sometidas a muchas situaciones extremas y, en ese sentido, es digna de alabanza la actuación de la pequeña actriz Bryce Lorenzo como Hailey, pues tiene algunos momentos realmente difíciles de los que sale estupendamente parada.

Por supuesto, también hay que alabar el papel de Patton Oswald como el unicornio Happy (algo que solo notaréis si lo escucháis en versión original, claro), que también tiene mucho peso y momentos extremos en esta serie de SyFy y Netflix y que, de hecho, esta vez interactúa con muchos otros amigos imaginarios. Su papel es importante: ¿para qué hace falta de verdad un amigo imaginario? ¿quizá el concepto abarca más de lo que creíamos?

Happy temporada 2

Llegados a estas alturas, notaréis que hay muchos personajes sobre la mesa. Precisamente, esa es una de las pegas de la temporada 2 de Happy! Hay tantas tramas por desarrollar que a veces la narración parece algo forzada y densa, especialmente cuando vamos por los episodios iniciales de esta tanda. Al final, todo confluye de forma lógica y muy satisfactoria, pero es probable que parte del público se sature un poco con las tramas de Amada o la detective McCarthy, por ejemplo. A cambio, la mayor explotación de Sonny Shine es un absoluto acierto, lo cual acaba cuajando en un episodio final magistral.

Hay otro aspecto que puede poner a prueba la fidelidad del público: mientras que la temporada 1 de Happy! estaba más orientada a lo puramente policiaco, con el toque fantástico de Happy!, aquí los elementos fantásticos se disparan, especialmente con el concepto de que Blue ahora tiene en su interior a un semidios que necesita expandir la violencia por el mundo. Sus "soldados", los extraños "whisees", hacen que las escenas con efectos especiales por ordenador sean más comunes. Si pasamos por el aro del "llegados a este punto, todo vale", nos lo pasaremos bomba, pero puede haber cierta porción del público que se sienta decepcionada por lo desbocado del asunto.

Pero, precisamente, ahí  está el encanto de Nick Sax y sus compañeros. El cómic original de Grant Morrison (guionista de los mejores números de Doom Patrol o del interesantísimo All Star Superman) dio para una primera temporada muy extrema, pero contenida hasta cierto punto. Aquí, la historia va por libre y se atreve con algunos momentos absolutamente impactantes, en un constante intento por rizar el rizo en materia de provocación. El acto inicial, con las monjas cargadas de cinturones explosivos junto a la música "Dominique" de The Singing Nun o la pelea grupal en el asilo para nazis son tan perversamente divertidos como suenan.

Happy temporada 2

A veces, da la sensación de que la temporada 2 de Happy! se esfuerza demasiado por escandalizar al espectador (vais a ver, penes, diarreas y toda clase de fluidos), pero eso hace que muchas veces se dé en la diana con experimentos visuales muy valientes y acertados.

Quizá, la serie Happy! se ha vuelto más dispersa que en su temporada 1 y, de todas formas, parece que su cancelación va a hacer que no disfrutemos de una temporada 3 (¡Netflix, salva el proyecto, por favor!), pero su cierre, aun con cabos sueltos, es lo suficientemente satisfactorio como para hacernos querer un póster de Nick Sax en nuestro cuarto... Si bien nunca lo invitaríamos a cenar a casa.

Valoración

Una de las series más deliciosamente desbocadas de la televisión reciente, que sabe sacar partido de la ultraviolencia para articular una narración más ácida de lo que pudiera parecer. A veces, quizá, pierde un poco el norte.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Absolutamente todo el elenco, entregado a sus papeles extremos. Los experimentos visuales y las descacharrantes coreografías de acción.

Lo peor

Las tramas secundarias se vuelven algo densas en la temporada y la narración se "despista" por momentos.

Y además