Crítica de Heartstopper: una entrañable serie sobre el autodescubrimiento en la adolescencia

Heartstopper

Crítica de Heartstopper, la serie de Netflix basada en la novela de Alice Oseman que se dirige a adolescentes con un enfoque fresco y natural sobre su sexualidad. Estreno el 21 de abril de 2022.

Se ha colado en el Top 10 de los contenidos más vistos de Netflix y ojalá se mantenga por mucho tiempo más, porque Heartstopper es una serie muy recomendable para el público en general, pero también para ver con adolescentes. Esto es toda una novedad teniendo en cuenta que a oferta destinada a este público suele ser muy morbosa.

Ocho episodios de más o menos media hora de duración componen la primera temporada de esta serie escrita y dirigida por Alice Oseman en base a su propia novela gráfica, que podéis encontrar a la venta en Croos Books.

VIDEO

Tráiler de Heartstopper

La serie nos presenta a Nick Nelson y Charlie Spring, dos jóvenes británicos que estudian en la misma escuela y que se conocen un buen día con un tímido: "Hola". A partir de ese momento se volverán inseparables e irán explorando sus respectivos mundos.

Charlie ingresará en el equipo de rugby que Nick lidera y éste saldrá con sus amigos para conocerlos y formar parte de su vida.

El paso del tiempo hará que su relación se vaya complicando. Hasta entonces, Nick pensaba que era heterosexual, pero comienza a tener sentimientos hacia Charlie, algo que le complicará la vida en el instituto.

Netflix anuncia las 37 películas que estrenará en la temporada de verano

Imágenes de El agente invisible

¿Por qué llega una serie como ésta por la puerta de atrás y sin promoción? Escapa a la comprensión de cualquiera que tenga dos dedos de frente y haya visto cómo las series destinadas a adolescentes como Sex Education, Yo nunca, Por trece razones o incluso, con un enfoque mucho más bestia, Élite o Euphoria han triunfado abiertamente.

El caso es que, sin ser explícita sino más bien todo lo contrario, bastante naif en la representación de las relaciones entre adolescentes, Heartstopper redimensiona un poco a una juventud a la que nos estábamos acostumbrando demasiado a ver siempre desparramando en secuencias subidas de tono a nivel sexual o de consumo de alcohol y drogas... Y viviendo verdaderos dramones.

Aquí se centran en los sentimientos y en la búsqueda de respuestas a las inevitables preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez. No hay una idealización de los personajes y tampoco de las tormentosas relaciones que se entablan entre ellos en otras series de tono trágico.

Los adolescentes tienen malos pelos, granos, no son Adonis ni Afroditas y tienen un cacao en la cabeza importante... y están en todo su derecho. La serie va más allá: todos estamos en nuestro derecho de cuestionarnos lo que nos gusta y qué riesgos estamos dispuestos a afrontar para tener una intimidad acorde con nuestros deseos, independientemente de nuestra edad.

Heartstopper

Se respira desde el primer momento un enorme respecto hacia la afectividad de los demás y, a pesar de que se muestran de forma puntual conductas de acoso que podríamos tildar de homófobas o tránsfobas, los personajes se revelan para no ser víctimas y favorecer un diálogo que consiga que se superen. Conocemos a Charlie cuando ya ha lidiado con todo ello, de hecho.

No hay idealizaciones pero además no hay tampoco demonizaciones: hay espacio para las distintas sensibilidades y todo el margen del mundo para que cada cual vaya definiéndose con el paso del tiempo.

Las fortalezas de la serie son tener una buena historia que contar y un reparto solvente para sustentarla: Joe Locke y Kit Connor, los dos protagonistas, tienen una química estupenda y Alice Oseman sabe dirigirlos a la perfección para dar vida a la historia en la que no hay detalle baladí: desde los colores complementarios amarillo y azul de la fotografía hasta las sobreimpresiones animadas.

Así, vemos revolotear hojas o mariposas entre los personajes, verlos despedir chispas o corazones. Puede que el planteamiento sea algo cursi, pero le aporta también una candidez muy acorde a la forma tan especial en la que se siente todo en ese periodo de la vida... en el que el amor parece hacerte caminar unos centímetros por encima del suelo.

A día de hoy resulta impredecible saber si la serie será renovada por Netflix o no... A pesar de la cálida acogida de la audiencia, la plataforma de streaming ha venido demostrando un comportamiento algo errático respecto a sus productos. Pero es algo bueno que existan series como ésta: hay cuatro novelas gráficas publicadas y la quinta está en camino, así que ¡a por ellas!

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

¡Al fin una serie sobre la adolescencia en clave positiva! Hearstopper invita a una maratón tocando temas sensibles con mucho tacto y una óptica para todos los públicos. Un soplo de aire fresco que invita a la inclusión no forzada sino natural, derivada de su gran humanismo.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La humanidad que se desprende del guión, el talento del joven reparto y el respeto hacia las distintas afectividades. Invita a ser vista en familia.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

A veces es un pelín cursi. Tener a Olivia Colman como secundaria es un enorme desperdicio, aunque tenga una secuencia brillante.
Hobby

70

Bueno

Y además