Ir al contenido principal
Nuevo orden
Análisis

Crítica de Nuevo orden, una distopía salvaje que os dará en qué pensar

Crítica de Nuevo orden, una distopía salvaje que os dará en qué pensar escrita y dirigida por Michel Franco (Las hijas de abril) que se estrena en cines el 18 de febrero de 2021.

Michel Franco nos presenta una visión descarnada de lo que supone una revolución. En esta moderna "toma de la Bastilla" vemos cómo los privilegios de la clase más adinerada terminan de forma abrupta una vez que una revuelta social sin precedentes se hace con el control de las calles y queda instaurado un régimen paramilitar dictactorial.

Con estos mimbres, ya imaginaréis que con Nuevo orden no estamos ante una película que vaya a inspiraros calma. Por el contrario es tremendamente violenta, visceral y salvaje, así que solo os la recomendaremos si estáis preparados para enfrentaros a un relato que es casi una advertencia de lo que podría llegar a pasar de seguir perpetuándose y haciéndose más evidente la desigualdad social que impera en el seno de la mayoría de nuestras democracias y que acrecienta el desencanto institucional que se deriva de la corrupción nacida del capitalismo salvaje.

Ojo, Michel Franco no justifica en su guión la violencia pero no tiene tampoco reparos en mostrarla dejando además algunos mensajes tremendos como el hecho de que las grandes revoluciones basadas en la agresividad y el rupturismo en verdad terminan siendo devastadoras para las clases menos pudientes, atrapadas entre conflictos de intereses.

Nuevo orden comienza mostrándonos el preludio de la boda que se celebra en la casa de una familia pudiente de la Ciudad de Mexico que se ve interrumpida cuando un inesperado levantamiento de la lucha de clases da paso a un golpe de Estado.

Toques de queda, saqueos masivos y una ciudad arrasada y controlada por un ejército sin control hacen que seamos testigos de un cambio de 180 grados en lo que respecta al reparto de poder.

Una vez sofocados los disturbios que recorren la ciudad, la familia descubre que la novia ha desaparecido y ruega a los militares que los ayuden a localizarla. Ella entre tanto es internada en una suerte de campo de concentración donde es sometida a toda clase de maltratos a la espera del rescate que podría suponer su liberación.

Imágenes que calan

Nuevo orden no es una película que vaya a dejar a nadie indiferente y, a buen seguro, generará muchos debates entorno al sistema político-económico que nos rige.

Que se escoja el Paseo de la Reforma de la Ciudad de Mexico para ver el resultado de los altercados, no es una cuestión baladí o que obedezca a un capricho: es uno de los lugares más emblemáticos y reconocibles del lugar además de un símbolo del progreso y de la identidad de la ciudad. El Ángel de la Independencia es así testigo de un nuevo cambio que altera por completo la estructura social.

Lo que muestra la cinta no es ni más ni menos que la instauración de un régimen totalitario en el que las masas estallan contra las minorías elitistas pero sin nada con lo que restablecer después el orden, de modo tal que impera un caos despersonalizado en el que la vida no tiene valor alguno. Solo importa quién tiene el dinero.

No hay una distribución equitativa de la riqueza (algo que podríamos asimilar a un régimen neocomunista) sino más bien el reemplazo de unos gerifaltes por otros. Mismo perro con distinto collar.

En su ambigüedad ideológica se encuentra uno de los grandes atractivos de Nuevo orden, que no te da ninguna conclusión mascada: su clamor multitudinario ensordece para dar paso a una calma chicha en la que, en verdad, la tormenta no ha amainado un ápice.

La puesta en escena deja claro desde un primer instante que la novia es el objetivo (¿quién se casa de rojo bermellón?) y hay una obstinada búsqueda del realismo más desgarrador, incluso al mostrar las escenas más brutales y desconcertantes. Franco solo nos exonera el alguna ocasión de tener que verlo todo dejando fuera de cámara lo que nuestra mente reconstruye sin dificultad. Y eso es lo que da más miedo de todo... que la violencia se abra paso de una forma tan aparentemente natural. 

Valoración

¿Cómo sería una revuelta social que instaurara un nuevo orden social? Esa es la pregunta que quiere responder esta película imaginando que una dictadura paramilitar se hace con el poder en México. El resultado no es nada agradable, pero si esclarecedor.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

Resulta sobrecogedora por su tono brutal y por el hecho de que va a saco, sin suavizar nada. Reparte leña en todas direcciones.

Lo peor

Habrá quien encuentre el relato demasiado descarnado. No es una película para estómagos sensibles ni para quienes necesiten ahora un poco de paz.

Y además