Logo Hobbyconsolas.com
Logo HobbyCine

Crítica de ¡Vaya vacaciones!, comedia española familiar con los abuelos del año

Vaya vacaciones
Foto del redactor Javier Escribano MuñozFoto del redactor Javier Escribano Muñoz

Redactor colaborador

Crítica de ¡Vaya vacaciones!, comedia veraniega protagonizada por Tito Valverde y Gracia Olaya como dos sufridos abuelos intentando librarse de los nietos por un verano... y los nietos intentando huir de un pueblo sin WiFi.

Todavía quedan dos meses para las vacaciones de verano, y junto a ellas las comedias familiares de turno ambientadas en pueblos y playas con niños haciendo trastadas y padres y abuelos agobiados intentando sin éxito atarles en corto.

Este año, Santiago Segura, que se ha hecho de oro con Padre no hay más que uno, Padre no hay más que uno dos y Padre no hay más que uno tres, tendrá una posición privilegiada con Vacaciones de verano (producida por Atresmedia), que se estrena el 7 de julio.

Para esquivar al titán indiscutible de la taquilla española, se estrena en pleno abril (menos mal que ya hace calorcito en toda España) ¡Vaya vacaciones!, producida por Mediaset.

Vaya vacaciones está dirigida por Víctor García León (Selfie) y protagonizada por Tito Valverde y Gracia Olayo, sufridos abuelos que quieren por todos los medios disfrutar de unas merecidas vacaciones... hasta que los nietos se ponen en medio.

El peor verano de nuestra vida

Valverde y Olayo encarnan la santa figura de los abuelos que cuidan a los nietos cuando los padres tienen que trabajar. Estos padres son Toni Acosta, actriz habitual de estas comedietas familiares, y Ernesto Sevilla, chanante con poco que aportar a una película tan convencional.

Tanto los padres como los abuelos quieren disfrutar de unas merecidas vacaciones de verano. Pero hay un problema llamado Carla, Guille y Ali, los nietos que no tienen con quién quedarse.

Ninguno de los dos quiere quedarse cuidando a los chavales, pero los padres se adelantan con malicia y fingen un viaje de trabajo... cuando en realidad se van a Bali. Pero los abuelos, que por culpa de hacer de niñeros se van a quedar sin su viaje de jubilados, urden un plan: torturar psicológicamente a los nietos para que lloren a sus padres y les supliquen que les "rescaten".

¿Cuál es la mayor pesadilla para dos adolescentes urbanitas? ¡Llevarlos a un pueblo sin Wi-Fi!

Vaya Vacaciones

A continuación se desarrolla una guerra sin cuartel entre los abuelos y los nietos, con bastante mala leche para ser una comedia familiar, y que debería entretener a los espectadores de todas las edades.

Los más jóvenes se identificarán con los problemas cotidianos de los dos adolescentes: Carla está colada por una chica de su clase con la que queda incomunicada por culpa de la total ausencia de Wi Fi en el pueblo (¿no existe una biblioteca o centro social?), y Guille es un canijo para tener 15 años y está acomplejado porque todavía no tiene pelos en el sobaco.

El reparto infantil se completa por la más joven, Ali, una niña hiperactiva que le encanta "decorar" las paredes, y algunos amigos del pueblo. Pero afortunadamente no son las hordas de críos que salen en otras películas como esta.

Y lo más importante: actúan y hablan como personas de su edad, evitando los vicios comunes de algunas películas familiares que no saben escribir niños y los presentan o como adultos en miniatura, o como tontos.

¡Vaya vacaciones!

En realidad son los abuelos, Tito Valverde y Gracia Olayo, los verdaderos protagonistas y los que llegan la voz cantante, y en su astuto plan (a veces rozando el maltrato) volverán a reconectarse a su lado romántico, sin que la película tenga pudor en hablar incluso sobre la sexualidad en personas mayores.

Por esa razón, la película está bien equilibrada y se hace más llevadera, dedicando el mismo tiempo en pantalla a cada "bando", niños y abuelos, todos con sus motivaciones legítimas y todos con su punto egoísta, pese a los tópicos que podemos esperar de una película como esta.

Naturalmente, Vaya vacaciones acaba con un mensaje conciliador, pero incluso aquí se rehúye del sentimentalismo extremo, con un final que, coincidencia o no, recuerda mucho al de una película que, hace no mucho, demostraba que se podía hacer cine familiar sincero y sin condescendencia, ¡Manolito Gafotas!

Vaya vacaciones, mejor de lo que parece

Uno no irá a ver película llamada ¡Vaya vacaciones!, escrito así entre exclamaciones, y con un cartel como el que tiene, esperando encontrarse con algo como Cinco Lobitos, pese a que en ambas salga Ramón Barea.

Precisamente la escena-sketch de Barea es un buen ejemplo de una película de vocación infantil/familiar que también quiere divertir y entretener por igual a los adultos, y Víctor García León, que pese a dirigir una película de encargo, lo logra con bastante soltura.

De hecho, el guion original escrito por Manuel Burque y Josep Gatell se llamaba nada menos que No haberlos tenido. Está claro que, por el camino, Mediaset ha querido suavizar la película y hacerla más blanca, pero aun con esas se han quedado momentos bastante sorprendentes para una película de este palo. Es mejor de lo que parece.

VALORACIÓN:

Vaya Vacaciones es una comedia comercial ligerita y familiar para ensalzar los valores familiares y enseñar a aprovechar cada momento de felicidad con los tuyos, aunque con algunos momentos con bastante mala leche, sorprendentemente. Entretenida y equilibrada para niños y adultos, aunque no muy original.

LO MEJOR:

El equilibrio entre los nietos y abuelos. Está astutamente calculada para que niños y adultos se lo pasen bien viéndola. No es demasiado ñoña.

LO PEOR:

Se vuelve un poco repetitiva travesura tras travesura, y cae en tópicos. Que tenga que salir en abril, huyendo del posible bodrio de turno de Segura.
Hobby

65

Aceptable

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Hobbyconsolas.