Need for Speed Heat
Análisis

Análisis Need for Speed Heat para PS4, PC y One (con nota) - Me gusta el olor a goma quemada al caer la noche

Por José David Muñoz

Versión comentada: PS4

Need for Speed cumple 25 años, y lo celebra con el lanzamiento de NFS Heat. Una señalada fecha que hace que el trabajo del estudio de Ghost Games sea todavía más importante para los fans de la popular saga de conducción. El juego llega hoy viernes 8 de noviembre a las tiendas, y en nuestro análisis de Need for Speed Heat os contamos nuestras impresiones finales y qué podéis esperar del juego, tras probarlo en su versión para PS4. ¿Volverá a conquistar a los fans de la longeva saga? ¿Merecerá la pena? Calienta motores, que vamos a verlo...

¿Qué es lo que, en tu opinión, necesitaría este nuevo Need for Speed Heat para recuperar el brillo perdido de la serie, volver a los buenos tiempos de la saga? ¿Opciones para tunear un coche hasta en el más mínimo detalle? ¿Carreras que hagan sentir la adrenalina de nuevo y como nunca antes? ¿Persecuciones policiales que no nos dejen respirar y con una IA que se adapte y llegue incluso a acosarnos sin descanso por las calles? ¿Todo ello junto, quizá?

¿Y si te dijéramos que Need for Speed Heat tiene un poco de todo eso y hasta incluso un poco más? Ghost Games, regresa al volante de la saga tras desarrollar Need for Speed: Payback, y vuelve a las andadas poniendo todo lo que tiene en su haber para hacernos llegar un nuevo título de la serie que llega con la intención de romper con todo; o, al menos, intentarlo.

Si lo que necesitas es una buena televisión para sentir el sonido y los colores a la perfección, no busques más

Need for Speed Heat tiene un dinamismo y una fuerza que brilla por sí sola y, aunque plantea una historia básica y ya vista a lo largo de la serie en otras entregas (el cuerpo de policía, y un miembro en concreto, quieren acabar con las carreras callejeras nocturnas de una vez por todas), sirve de precedente para ahondar un poco más en otros aspectos; la creación de un avatar -de lo que hablaremos un poco más adelante- es una declaración de intenciones para que sientas que tú eres el protagonista desde el inicio, y no un personaje impuesto.

La acción transcurre en Palm City, hogar de tres cosas: velocidad, coches y puestas de sol. Antes de empezar nos dan a elegir a nuestro avatar entre una serie de 12, muy variados entre sí -6 hombres y 6 mujeres-, y empezamos la acción. El juego te plantea una ciudad abierta, que podemos recorrer con total libertad, cuya extensión se reparte entre distintas bandas, con competiciones entre ellas y, lógicamente, evitando en todo momento que no nos pille la policía. Hay carreras en circuitos, siguiendo un recorrido de checkpoints, huídas, persecuciones...

Need For Speed Heat

Need for Speed Heat tendrá una banda sonora que cambiará según la hora

Pero antes de zambullirnos en su mundo, no falta la breve introducción de rigor y la clásica elección de vehículo, a elegir entre tres modelos distintos. En concreto, en Need for Speed Heat podemos elegir entre estos modelos iniciales:

  • Ford Mustang de 1965
  • BMW M3 Evolution II de 1988
  • Nissan 180SX Typex 1996

Una vez que salimos a las calles de Palm City es cuando comienza la acción. Podemos explorar libremente y a nuestro antojo, al estilo del recordado Burnout Paradise, el mapeado de la ciudad, que todo sea dicho, es bastante grande y extenso. Hay numerosos coleccionables y desafíos repartidos por toda la ciudad, incluidas tareas como romper unos carteles que, quizá a más de uno, le recuerden al mencionado título de Criterion.

Si optamos por explorar la ciudad, en NFS Heat no hay ciclo día noche propiamente dicho, pero de día sirve para poner en pantalla unas espectaculares puestas de sol; el ciclo diurno/nocturno lo marcamos nosotros mismos desde el garaje. También, otro elemento de agradecer a la hora de conducir libremente, es la climatología: ahora, puede romper a llover en cualquier momento, algo de agradecer, sobre todo de noche; ese incesante goteo por el parabrisas, acompañado de un jarreo incesante y una colorida sensación de velocidad (neones y todo tipo de fuentes de iluminación...), es uno de los aspectos que más se harán notar en Need for Speed Heat.

Una vez hayamos completado nuestra primera carrera nocturna -ilegal, por supuesto, es necesario recalcarlo- se nos explica de manera sencilla algunas de las mecánicas y leyes del juego: durante el día, la policía será mucho menos vehemente, podrás circular libremente por las calles sin peligro de persecuciones a no ser que les busques las cosquillas.

Este será el sino principal de Need for Speed Heat, el cual tiene una campaña con una duración estimada de entre 12 a 15 horas de juego, si decidimos ir con más calma o completarlo todo, la duración aumenta claro está, pero todo depende de vuestro estilo de juego y de cómo de completistas seáis. Eso sí, hemos echado en falta una mayor variedad de tipos de carrera (casi todo carreras con checkpoints, carreras contrarreloj y de derrapes), una oferta algo escueta.

Need for Speed Heat

Need for Speed Heat no tendrá micropagos, ni cajas de botín

Mientras que el sol esté irradiando, las carreras serán un espectáculo totalmente legal, Speedhunters Showdown -simplemente llamado Showdown en el juego-, donde podrás competir en circuitos y ganar pasta para tus personalizaciones y prestaciones de tu partida. Al caer la noche, la cosa se va poniendo mucho seria en las calles.

Los policías serán más agresivos, corruptos e imbatibles y podrás participar en diversas carreras ilegales para seguir ganando dinero, pero sobre todo respecto, ya que los necesitas para hacerte un nombre en la ciudad. El respeto es, sin duda alguna, otra de las constantes en anteriores juegos de la saga, y ha sido una pieza central en entregas como NFS Most Wanted. Una mecánica simple y los jugadores más asiduos a la saga ya conocen de sobra el funcionamiento: gana carreras, escapa de persecuciones y todo el mundo gana; bueno, la policía no.

Una vez que quieras finalizar tu ronda nocturna, o diurna, tendrás a tu disposición diversos pisos francos en forma de garajes para descansar y reunir todo lo obtenido. En cuanto a la libertad del juego, desde estos mismo garajes podrás seleccionar misiones, tanto de día como de noche, con una serie de objetivos a cumplir sin prisa alguna; eso sí, una vez seleccionada una misión, si cambias a otra el progreso se perderá, algo que deberás tener en mente antes de hacerlo.

Need for Speed Heat

Desde luego, una de las cosas que desde EA y Ghost Games advirtieron era sobre la inmensa posibilidad de personalizar nuestro coche, tunear el coche hasta límites impensables vuelve a ser posible; faros, capó, retrovisores, discos de freno, faldones laterales, son algunos de los ejemplos; no queda nada pendiente y sin duda es una buena idea recuperar las sensaciones de Need for Speed Underground, una de las entregas más exitosas de la serie.

Al igual que el coche, la personalización del protagonista también es un elemento central de Need for Speed Heat. Podrás modificar prácticamente cualquier aspecto, con cientos y cientos de atuendos y accesorios que están a nuestra disposición: elige el que más casa contigo y a la pista con tu estilo.

Pero, aunque la personalización es un elemento más que interesante, lo realmente importante a la hora de jugar es la conducción. Los fans de la saga Need for Speed tienen todavía muy presente ek recuerdo de NFS Payback, una entrega que dejó sensaciones encontradas demasiado agridulces entre el público. Ghost Games ha querido extraer las cosas buenas, de este y de los anteriores juegos, mezclando así elementos con algo nuevo para esta entrega.

Heat tiene un extra de dificultad en la física de los coches, estos transmiten sensación de peso y se nota verdaderamente el lastre que pueden llegar a ser a veces según el tipo de carrera en la que estemos. Recordad que el juego tiene hasta 130 coches disponibles, sin contar los que llegarán posteriormente, y las opciones de personalización también dependerá de lo que prefieras para competir; aunque igual quieras equipar un vehículo de derrape con neumáticos de competición o de campo a través.

Estas físicas realistas se culminan con el extra de que, si tu coche no está preparado para ir campo a través, perderá velocidad y agarre. Y, es más, al escapar de la policía y verte rodeado en una explanada con suelo irregular, el coche acelerará toscamente, resultando en un arresto casi asegurado ya que las ruedas derraparán y no tendrán agarre; nuestro consejo es que ojo con eso.

Need for Speed Heat

¿Puede tu PC con Need for Speed Heat? Échale un vistazo a sus requisitos mínimo y recomendados

Pero eso no es todo, navegando por los menús interactivos una vez estemos en las calles de Palm City, con la cruceta en distintas direcciones podremos ver las misiones, diurnas o nocturnas que hayamos escogido -pero también misiones diarias por ejemplo-, además de la posibilidad de cambiar de pista de música; lo mejor es que ahí no acaban las opciones.

Si inspeccionamos bien en el menú de opciones de la cruceta, veremos una llamada "reglajes", en tiempo real, e incluso mientras estamos conduciendo, podremos cambiar las características del coche. Esto hará que, por ejemplo y entre otras, varíe la velocidad punta del vehículo. Esto resulta todo un acierto si queremos enfocar el juego en un momento dado hacia las persecuciones policiales o a las carreras que requieran de una mayor exigencia de velocidad.

Need for Speed Heat

El coche irá sufriendo daños, poco a poco sin ser inmediatos y destrozar el vehículo, pero justo al lado del velocímetro hay una barra que indica la salud de este. Por el mapa, a medida que las vayamos descubriendo, nos aparecerán gasolineras con las que podremos reparar el vehículo. No te preocupes por el número de reparaciones, durante el día serán ilimitadas.

Además de las gasolineras y de los carteles mencionados unas líneas más arriba, otro de los coleccionables repartidos por la ciudad son los graffitis. Se pueden recoger, y algunos de ellos serán escabrosos -tanto de encontrar como de llegar hasta ellos para recogerlos-, pero como recompensa podrás usarlos luego para decorar tus coches; porque en NFS Heat cada esfuerzo tiene su recompensa.

Y, aunque no se pueda categorizar como coleccionable, en diversos puntos irán apareciendo pruebas de destreza, algunas serán de acumular puntos en derrapes, mientras que otras serán de radares de velocidad; servirán para ganar respeto y durante las persecuciones policiales no estarán desactivadas.

Entrando un poco más en la conducción, y en concreto a uno de los aspectos que históricamente más ha gustado, gusta y seguirá gustando a todos los jugadores de Need of Speed: las persecuciones policiales. Es hora de la ronda nocturna de carreras, policías corruptos por el mapa patrullando las calles de Palm City y como hagan contacto visual contigo empieza la fiesta; además, de noche las gasolineras tendrán solo 3 reparaciones disponibles de manera general y la policía te hará más daño.

Need for Speed Heat

Need for Speed Heat se podrá jugar completamente offline

Muy fácil al principio, incesantemente complicado conforme vaya subiendo el nivel de búsqueda. Como hemos comentado, podrás huir muy fácilmente de la primera, de hecho ni te darás cuenta de que estás inmerso en una persecución policial. Lo complicado viene al acumularlas, subir el nivel de búsqueda y la policía despliegue todo su potencial; el nivel de alerta aumentará durante las persecuciones, pero la intensidad policial y el nivel se intensificarán cada vez que huyas, de modo que cada nueva huída aumenta la dificultad.

En cuanto al aspecto gráfico, Need for Speed Heat destaca, sobre todo lo demás, en iluminación, reflejos en el coche y en charcos de agua y en los efectos de velocidad mezclados con la lluvia en el mundo nocturno de Palm City. Lo más espectacular es jugar de noche, dirigir el coche a toda velocidad y ver pasar las luces de neón como una exhalación.

Sin embargo, en el modo diurno se nota un ligero desfase en la distancia de dibujado -sobre todo árboles y edificios- y eso hace que en la distancia se aprecie una menor calidad y detalle. Por otro lado, las texturas en escenas y al hacer zoom en el mapa a veces tardan demasiado en cargar correctamente.

Need for Speed Heat

Por el contrario, los coches tienen un nivel gráfico absurdamente detallado, no les falta de nada, y una vez que te pones a jugar y ves reflejos, gotas, rozaduras por los daños, es un espectáculo visual. Por esta misma razón, al jugar de noche con todos los neones, luces, etc, es donde el Need for Speed Heat va a causar mucha más sensación. Además, se agradece ver a los personajes dentro del coche, eso le da un plus de realismo al añadido a las físicas de los coches.

En cuanto a su banda sonora, no solo cambia de día y de noche -como ya hemos indicado anteriormente en el análisis- sino que va un poco más allá y durante las carreras también sonarán piezas musicales diferentes a las normales mientras exploras libremente. No son un estilo muy cañero, pero son perfectas para el ambiente de Miami que se respira a lo largo del título.

Y así llegamos al final de este análisis de Need for Speed Heat para PS4, Xbox One y PC, una entrega que ha sabido encontrar el hueco y las ideas para, sin salirse en exceso de la fórmula vista en el pasado y en anteriores entregas, tiene elementos suficientes (conducción, tuning, apartado audiovisual...) para que los fans de la saga de conducción de Electronic Arts recuperen la fe en la serie.

Valoración

Need for Speed Heat deja unas buenas sensaciones: un mapeado enorme, muchas competiciones y misiones para realizar, lograda sensación de velocidad, inmensas opciones de tuneado y personalización... Es como si el estudio hubiera cogido lo mejor de los últimos 15 años de NFS y lo hubiera remezclado en un grandes éxitos.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Ciudad enorme, y repleta de competiciones y misiones. El gameplay nocturno. Opciones de personalización. Doblado al castellano. La física.

Lo peor

Los modos, aunque van añadiendo progresivamente, quizá sean escasos. Repetir misiones diurnas y nocturnas puede cansar un poco.

Y además