Warlock y la Guardia del Infinito
Análisis

Reseña de Warlock y la Guardia del Infinito

Por Jesús Delgado Manzano

Warlock y la Guardia del Infinito reúne a Jim Starlin con Ángel Medina, Rick Leonardi y Tom Rainey para contar cómo se formael grupo de guardianes cósmicos liderados por Adam Warlock y que guardan las gemas del Infinito.

Warlock y la Guardia del Infinito es el octavo número de La Colección Jim Starlin, la serie editada por Panini Comics que recopila la llamada Saga del Infinito. En esta se engloban los tres grandes crossovers cósmicos de los años 90, que giraron en torno a El Guantelete del Infinito, Thanos y Adam Warlock.

Con Warlock y la Guardia del Infinito regresamos a los años 70. De una manera metafórica, claro. Jim Starlin recupera principios, personajes y temáticas propias de las sagas cósmicas de la época y de los orígenes de Adam Warlock como personaje independiente o antagonista. De esta manera, el co-creador de Thanos vuelve a sus trabajos de aquella época para actualizar y dar contexto a la nueva personificación de los personajes implicados.

Así, en el presente tomo, se nos muestra cómo Warlock forma la llamada Guardia del Infinito, un grupo dedicado a preservar y guardar las gemas del Infinito por separado. Este acto, llamado equilibrar el universo y sus poderes, no será si no el detonante de La Guerra del Infinito y el regreso del Magus

Consigue al completo la Colección Jim Starlin en Amazon

En el presente tomo se recopilan los números 1 a 10 de la tirada original de Warlock & Infinity Watch, cuyo eventos se cruzan con los del crossover anteriormente citado. En la siguiente reseña analizaremos este volumen y lo que en él se narra. 

El capricho de Starlin

El presente tomo que reseñamos en estas líneas es, en muchos sentidos, un ejercicio de autoindulgencia por parte de Jim Starlin, que se da así mismo el gozo (pero también a sus seguidores). El autor recupera a Gamora, Drax, Dragón Lunar, Pip y Warlock, todos ellos personajes claves de La Saga de Thanos. Pero lejos de plantearse una colección accesoria, Starlin plantea un relato puente entre el Guantelete y la Guerra del Infinito. 

De esta manera, el cómic de Warlock y la Guardia del Infinito es una serie dedicada a contar las desventuras de las Gemas del Infinito y su papel en Marvel tras la caída de Thanos y qué papel jugarán a partir de entonces. En este contexto, Starlin aprovecha a los antagonistas originales de Thanos y crea en torno a Warlock una especie de guardianes galácticos, dedicados a preservar la cohesión del cosmos marvelita, impidiendo que nadie pueda volver a reunir las seis gemas. Aunque, como veríamos en la Guerra del Infinito, el experimento no acaba de funcionar.

En los 10 números que componen este tomo 8 vemos a Starlin actualizar a sus creaciones y a los personajes sobre los que trabajó en los años 70, poniéndoles a punto para la década de los noventa. De esta manera, detectamos cómo la narrativa y prosa épica del autor choca de frente con la estética del Marvel de esa década. Como resultado, tenemos un cómic híbrido que mezcla unos principios metafísicos propios de la Edad de Plata, que se solapan con la narrativa propia del turbulento periodo comprendido entre 1991 y 99, en el que Marvel tuvo una producción... irregular.

En manos de otro equipo creativo, el resultado hubiera sido un desastre. Sin embargo, al caer los lápices en manos de Ángel Medina, Rick Leonardi y Tom Rainey la cosa cambia, ofreciendo una línea de cómics bastante interesante. Aunque es cierto que su aspecto es mucho más sucio que el de títulos firmados por autores como Rom Lim, el resultado es muy aparente y dota de enorme fuerza al relato, sirviendo de contrapeso a la introducción de ciertos temas anacrónicos.

Estos son los cómics que inspiraron Infinity War

Más allá de esto, el cómic de Warlock y la Guardia del Infinito es un complemento bastante majo para el tomo anterior, dedicado al crossover de La Guerra del Infinito. En él se pone en contexto a Warlock y los suyos  y, también, se desarrollan algunos aspectos del relato principal que no llegaron a ser expuestos en el grueso del arco argumental principal. Si bien no es del todo necesario para entender el crossover con el que se cruza, sí que nos arroja algo más de luz y hace interesante algunos aspectos del relato. 

En particular, serán los fans de Thanos quienes más lo disfruten. Sin entrar en destripes y spoilers, os adelantamos que el Titán Loco vuelve a tener un papel fundamental en esta colección. Aunque no necesariamente como mero antagonista. Nuevamente, Starlin se descubre como uno de los pocos autores capaces de hacerle justicia al personaje. 

Como punto negativo hemos de señalar que el cómic arrastra cierto anacronismo de cara a los lectores de hoy y, entendemos, su lectura puede ser poco sexy ante cierto tipo de lector. Además, que su lectura no sea obligatoria para seguir el hilo del crossover principal con el que incide, le resta algo de atractivo. Sin embargo, hemos decir que dentro de los tomos "complementarios" de esta Colección Jim Starlin, el volumen de Warlock y la Guardia del Infinito es de los más interesantes. 

Warlock y la Guardia del Infinito

Warlock y la Guardia del Infinito  está disponible en grandes superficies, librerías especializadas y tiendas on-line. Su precio es de 19,95 euros. 

Valoración

Tie-in dedicado a Warlock y su destino tras El Guantelete del Infinito. Cómic idóneo para los seguidores de Starlin y lo cósmico. Buen material de apoyo para La Guerra del Infinito.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

El revival que supone del Marvel Cósmico de los años 70. Ver a Thanos hacer de las suyas.

Lo peor

Cuenta con poco interés para el neófito, y es un material suplementario. Su lectura sin contexto no tiene mucha trascendencia.