Imagen de perfil de Kiros
Análisis de Gran Turismo 5
Kiros

En busca del Real Driving Simulator, episode5

Gran Turismo 5, como su propio nombre indica, es la quinta entrega del considerado mejor simulador de conducción para las consolas de sobremesa de Sony desde que saliera el primer juego en 1997 para PSX bajo el lema de “The real driving simulator”, Gran Turismo. Con su segunda entrega, prácticamente se tocó el techo en cuanto a capacidad técnica de la consola, por lo que posteriores entregas (3 y 4) vieron la luz con PS2 (y ocupado estos dos el cuarto y quinto puesto en el ranking de juegos más vendidos de la historia de PS2 con 11 y 8.8 millones de copias vendidas respectivamente).

 

La serie se caracteriza, sin duda, por el afán perfeccionista de su creador: Kazunori Yamauchi, el cual no duda en emplear el tiempo que se sea necesario para terminar y lanzar sus creaciones al mercado sin importar crítica ni fechas prometidas. Sin ir más lejos, Gran Turismo 5 se desarrolló en nada más y nada menos que 7 años, habiéndose pronosticado en un principio su salida en un par o tres de años.

 

A nivel general, nos encontramos con el juego más completo de la serie. El patrón general se repite. Así pues, por un lado encontramos un Modo Arcade donde podemos hacer carrera libre, contrarreloj, derrapes (novedad en GT5 Prologue) o 1vs1 a pantalla partida. Este modo es ideal para probar circuitos, coches y, obviamente, para retar a tus invitados. Algo destacado es la posibilidad de establecer las condiciones climatológicas y de horarios en determinados circuitos, y el resultado conseguido es francamente espectacular. Otra nueva opción disponible es un simple Editor de Circuitos, que si bien da la posibilidad de crear infinidad de trazados (y compartirlos con tus amigos), estos se crean con patrones establecidos sobre algunos escenarios y no deja rienda suelta a nuestra creatividad, una pena.

 

Otra incursión es un apartado donde podemos ver, gracias a unas tarjetas que se nos otorgan cada vez que entramos en el juego, la historia de las diferentes marcas, pudiendo leer acerca de sus hitos históricos o hechos relevantes en la historia del motor en general. Un buen detalle para los amantes del motor.

 

El plato fuerte y eje del juego vuelve a ser el denominado Modo GT. Dentro nos encontramos con un menú parecido al ya visto en anteriores entregas (3 y 4), en el que destacan los siguientes puntos o apartados:

 

-          A-Spec: Aquí vamos avanzando completando diferentes carreras y torneos de dificultad in crescendo. Los niveles son: Princiante, Normal, Profesional, Experto, Extremo y Resistencia (este último se desbloquea al terminar los anteriores). Dentro de cada categoría hay carreras en las que sólo puedes acceder con un coche determinado (por tipo de coche, por país, por año del coche, etc) y otras en las que el acceso es libre y puedes entrar con el coche que quieras. Obviamente, las carreras con restricciones ofrecen mayores retos al ser todos los coches de potencia similar. Como de costumbre, al ganar se te otorga un premio en metálico, un coche por evento completado (sólo se recibe una vez) y puntos de experiencia. Y como suele ser habitual, cada vez cuesta más subir de nivel (llegar al máximo, el 40, es toda una hazaña). 

 

-          B-Spec: Modo en el que, cual manager, tratamos de llevar a nuestros pilotos a la cima en lo que podríamos denominar un espejo del modo A-Spec (mismos niveles de dificultad, casi los mismos torneos y carreras). Este peculiar modo ya fue introducido en Gran Turismo 4 y consiste básicamente en ir dando sencillas órdenes a nuestro piloto durante la carrera tales como: acelera, mantén ritmo, adelanta, baja ritmo) así como estipular la estrategia de boxes en las carreras largas y de resistencia. Puedes llegar a tener a tu mando hasta 6 pilotos (en resistencia pueden competir 4 haciendo cambio en boxes), cada uno con sus características físicas y psíquicas (aguante físico y mental) así como tendencia tranquila o agresiva. El estado de ánimo también influye (como si del PES se tratara), por lo que un piloto con la flecha hacia abajo tenderá a cometer más errores que si la tiene apuntando hacia arriba antes de la carrera. Tus pilotos ganan puntos de experiencia con cada carrera, y así suben de nivel y se convierten en mejores conductores (su nivel de torpeza al principio es desquiciante). Como en el modo A-Spec, tú también ganas premios en metálico,  experiencia general para subir de nivel y un coche de regalo la primera vez que completas cada evento 

 

-          Eventos Especiales: Sin duda, son un complemento excelente para el modo A-Spec. Aquí encontramos varios desafíos. Los eventos son: Karting, Nascar, Top Gear, Academia AMG, Rallies, Tour Mundial, Reto Sebastian Vettel (aparece tras llegar el nivel 25 en A-Spec). Cada uno de ellos cuenta con sub-categorías con niveles de dificultad crecientes y a los que sólo puedes acceder si tienes el nivel requerido para cada uno de ellos. Suponen un buen aliciente (no sólo en diversión sino también en premios de experiencia, dinero y coches únicos) y buenos retos para aquellos pilotos exigentes cuyo objetivo es conseguir el preciado oro en todas y cada una de las pruebas. 

 

-          Taller de Modificaciones: Apartado marca de la casa. Aquí puedes poner a punto tu vehículo con multitud de piezas y accesorios disponibles, desde turbo a tubos de escape, reducción de peso, suspensión, ruedas, etc… Un imprescindible para sacar el máximo rendimiento a tu coche y ganar las carreras de más dificultad casi sin problemas. 

 

-          GT Auto: También visto en anteriores entregas. Aquí puedes lavar tu coche (opción que realmente no aporta nada), añadirle llantas o alerones especiales a tu coche, y algo básico: cambiar el aceite (un aceite sucio bajo considerablemente el rendimiento de tu coche). Como siempre, también puedes cambiar el color de tu coche aquí gracias a las pinturas que irás desbloqueando a lo largo del juego ya sea como recompensas en eventos, cuando adquieres coches, o las que te dan cada día que entras en el juego. 

 

-          Licencias: Otro clásico del GT. Se plantean retos de conducción (crono en un tramo, slalom entre conos, adelantar, acelerar y frenar…) agrupados en 6 niveles y con 10 pruebas en cada uno de ellos. Conseguir los 60 oros también supone un buen desafío. La pena es que, a diferencia de otros GT en los que eran obligatorios para competir, realmente no son necesarios para realizar ningún tipo de prueba en A-Spec. 

 

-          Concesionarios: Para comprar tus coches. Hay un concesionario de coches nuevos, otro de Coches Usados que se va actualizando constantemente, y el Concesionario Online para Coleccionistas (añadido con una actualización del juego, encontrarás algunos de los coches más potentes del juego. Se actualiza periódicamente). En total hay más de 1000 coches, por lo que la variedad está asegurada. 

 

-          Práctica: Parecido al modo Arcade, aquí puedes probar tus nuevas adquisiciones en el circuito que tú quieras. 

 

-          Fotos del Viaje: Siguiendo la estela del ya popular Modo Foto introducido en Gran Turismo 3, aquí podemos transportar nuestro coche a varias localizaciones preestablecidas para sacar la mejor instantánea posible. Seleccionado el lugar y el coche, hay un sinfín de posibilidades para cambiar el ángulo de la cámara, mover las ruedas del coche, encenderle las luces, e incluso que salga nuestro flamante piloto (opción añadida recientemente mediante actualización online). Una vez tenemos el encuadre deseado tenemos a nuestra disposición infinidad de opciones de filtros de colores, enfoque… que harán de nuestras tomas verdaderas obras de arte que quedarán de maravilla como fondo de pantalla en tu PS3. Destacar que el juego da la opción de tomar fotos siempre que queramos pausando en cualquier momento la repetición de una carrera. 

 

-          Salas Online: Por fin nos encontramos con esta opción tan deseada en un juego de GT. Aquí podemos competir contra nuestros amigos o entrar en cualquier sala para poner a prueba nuestras habilidades contra verdaderos pilotos de todo el mundo. (trataremos el modo online más adelante). 

 

-          Eventos de temporada: Una opción que también fue implantada post-lanzamiento y que propone eventos periódicos que se actualizan cada cierto tiempo. Esto añade contenido fresco y nuevo y prolonga la experiencia del modo A-Spec además de ofrecer las mejores recompensas, por lo que acudir aquí si vas falto de experiencia o créditos en algún momento es más que recomendable. 

 

Jugabilidad y vehículos: Como siempre, el control de los vehículos es exigente. Se nota que el equipo de Poliphony Digital ha querido recrear a la perfección el comportamiento de todos y cada uno de los coches incluidos en el juego. Dominar a la perfección un F1,  un coche de rallies, un superdeportivo, coches antiguos y un largo etcétera es, sin duda, el plato fuerte en este apartado. La variedad es más que notable en esta edición y prueba de ello es la inclusión de coches de NASCAR o incluso de Karts. Puede que cierto tipo de vehículos no tengan más relevancia que el puro carácter anecdótico o de coleccionista, pero es que ese también es otro aspecto que caracteriza a  la saga.

 

El control puede ser adaptado (accesible para jugadores menos experimentados hasta cierto punto) gracias a las opciones de ayuda de conducción. Así, podremos activar y ajustar el nivel de ayuda en el control de tracción, el antiderrape, el TCS, etc…  o por el contrario desactivar todos estos extras y conducir al límite. Obviamente, es totalmente recomendable el uso de un volante, cosa que hará de tus partidas algo mucho más realista y divertido (y asequible, ya que en ciertas pruebas con el mando es extremadamente complicado a la par que irreal – ejemplo NASCAR o con el prototipo Red Bull X2010). La IA, por su parte, ha sufrido ciertas mejoras respecto a los juegos anteriores, pero sigue sin ofrecer verdaderos retos, haciendo simples intentos tímidos de salirse de las trazadas preestablecidas en algunos momentos y poco más.

 

Volviendo a los modelos disponibles, destacar la diferencia que se ha hecho por primera vez entre coches Premium, mostrados con todo tipo de detalles, y coches estándar, más básicos y con menos detalle. También mencionar la incursión de marcas que debutan en la saga como Ferrari o Lamborghini, entre otras, y la variedad en general. Aunque en ese apartado es criticable el abuso de marcas y versiones de coches japoneses y la ausencia de otros de Europa o América (ya se sabe, quién corta y reparte…). De todos modos, de entre más de 1000 coches hay para elegir, sin duda.

 

Animaciones como los mecánicos de boxes o el público han mejorado notablemente, aunque aún podemos observar aficionados de cartón o autómatas que mueven el brazo ininterrumpidamente cual Doña Sofía. A los conocidos cambios de rueda por desgaste y llenado de depósito de gasolina se añaden por primera vez a la saga los daños (visuales y mecánicos), aunque sinceramente, ha sido una novedad alabada y criticada a la par. Los daños visuales, algo que los fans pedían desde hacía tiempo y que no se habían incluido por tema de contrato con las marcas y por no mermar realismo (GT no es Destruction Derby), constan básicamente de deformaciones en el chasis frontal y trasero y van incrementando a medida que avanzas en el modo A-Spec (pudiendo perder alguna puerta o piezas al final), mientras que los daños mecánicos pueden ser activados en las carreras online. Ambos intentan aportar realismo, obviamente, pero lo que muchas veces consiguen son coches deformados de manera irreal y daños injustos y absurdos en las carreras online. Asimismo, la física de colisión no ha sido completamente pulida y es normal ver a tu coche hacer un triple tirabuzón mientras flota en el aire y sin sufrir daño alguno. Hay bastantes cosas a mejorar en ese aspecto si se quiere llegar al máximo nivel de realismo en futuras ediciones.

 

Otro detalle que se ha añadido en GT5 es la posibilidad de personalizar tu piloto con cascos y monos de competición reales que puedes desbloquear ganando carreras (especialmente los eventos de temporada), todo para que tu piloto salga la mar de mono en tus sesiones de fotos.

 

Gráficos y sonido: Si hace un momento criticábamos a Poliphony Digital por su física de colisiones, no podemos más que alabarles en este apartado: 60fps, 1080p, opción para 3D estereoscópico... No es de extrañar, pues el realismo gráfico y el uso de la tecnología punta del momento es algo que ha caracterizado a la saga desde sus comienzos, y esta entrega para PS3 no podía ser menos. En palabras del propio Yamauchi, el juego casi explota las posibilidades de la consola (supuestamente ya están trabajando en GT6 para una futura PS4… veremos). Prueba de ellos son los impresionantes circuitos con su climatología cambiante, sus efectos de luz, sus detalles… Por primera vez podemos conducir de noche o con lluvia, algo verdaderamente espectacular si jugamos con la vista interior (por cierto, en los vehículos Premium hay hasta el más mínimo detalle – Como curiosidad comentar que conectando la cámara EyeToy el juego permite el eye tracking, con lo que verás cómo se mueve la cámara por todo el habitáculo de manera acorde a los movimientos de tu cabeza, vale la pena probarlo). A veces incluso puedes olvidar que estás corriendo en una pista virtual. La recreación tanto de circuitos como de vehículos ha sido siempre un tema de máxima prioridad para Yamauchi, y de ahí el tiempo que han tardado para tener todo el juego listo, ya que han realizado miles de fotos para cada coche y metro de circuito.

 

Del mismo modo, el sonido ha sido tomando de los coches reales, ofreciendo una experiencia sin igual. Por su lado, la banda sonora, sin llegar a ser algo muy destacado, cumple su cometido con temas de mucho ritmo y dinamismo, de estilos variados pero acorde a un juego como GT. La buena noticia para quienes no pueden conducir sin su propia música es que puedes importar tus propias pistas de audio del menú de PS3. En resumen, a nivel técnico el juego es más que sobresaliente, y sólo se puede llegar a empañar por pequeños aunque incomprensibles fallos como los dientes de sierra que presentan las sombras de los vehículos o el pixelado de  las partículas de tierra y nieve que se levantan tras el coche al pasar…

 

El modo online: Una buena incursión y una buena idea que realmente no se ha llegado a explotar, de momento. En este modo puedes crear o unirte a una sala con hasta 15 participantes más para hacer unas buenas carreras. El factor emocionante, sin duda, es que compites contra otras personas, y por ello las cosas no serán tan fáciles como cuando te enfrentas a la programada IA. El anfitrión puede elegir el circuito y las normas: limitación de vehículos por peso, potencia, etc; penalizaciones; tipo de salida; climatología; número de vueltas… las salas soportan voz mediante headset y un chat básico.

 

Esperemos que un futuro se actualice este apartado proponiendo torneos y recompensas jugosas, ya que actualmente este modo no aporta mucho a nivel de créditos ganados o experiencia.

 

GT5 intenta también sociabilizar el juego pudiendo tener un contacto más directo con tus contactos en el juego. Desde el menú puedes el estado de tus amigos, su perfil, compartir coches y circuitos con ellos, dejarles un mensaje…

 

Duración: Como cualquier GT, la duración es larga, muy larga. Completar todos y cada uno de los torneos te llevará muchas horas (sólo con las carreras de resistencia…), y si a eso le sumamos los eventos de temporada y el modo online, es casi interminable.  El aspecto negativo es que  para avanzar, llegados a un punto determinado hay que repetir una y otra vez las mismas carreras para ganar experiencia y subir de nivel…

 

Conclusión: Con todo, nos encontramos sin duda ante el mejor juego de conducción de PS3 (con perdón de F1 2011). Un juego completo que hará las delicias de los amantes del motor tanto por su calidad como por el gran número de coches y opciones que plantea. Otra nota positiva son las actualizaciones que mejoran el juego (añadiendo nuevas opciones clamadas por los fans como el guardado en las carreras de resistencia) o las descargas que amplían contenido. Esperemos ver muchos más circuitos y coches nuevos en el futuro (eso sí, a precios razonables) que hagan de este juego algo incluso más grande, y que se mejoren aspectos como el editor de circuitos, por ejemplo, para conseguir el juego de conducción perfecto (o casi).

 

Lo mejor:

-          El gran número de coches y circuitos

-          La incursión de nuevos modos como karting o NASCAR, que aporta variedad

-          Los efectos de climatología, la luz… los gráficos en general son excelentes

-          El realismo en la conducción, las opciones de modificación a nivel técnico

-          La duración, los nuevos contenidos, que siga mejorando constantemente.

-          Detalles como el Eye Tracking o importar tu música son un buen plus

-          La variedad de pruebas y desafíos y la retadora dificultad en algunos de ellos, es un punto fuerte en un simulador

 

Lo peor:

-          7 años de desarrollo y presenta fallos como dientes de sierra…

-          Es tedioso llegar al nivel 40, se puede hacer repetitivo.

-          Opciones online no explotadas

-          Daños en los vehículos de risa y demasiados vehículos japoneses

-          La IA es muy mejorable, tus pilotos de B-Spec son nefastos al principio

-          El editor de circuitos es anecdótico, no es lo que prometía ser…

-          Aun le falta para ser el "Real Driving Simulator" perfecto, a ver si con el 6...

 

 

 

94

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios