Imagen de perfil de Mumi
Análisis de Silent Hill Homecoming
Mumi

Vuelve, a casa vuelve...

Y es que ya lo dicen,
cuando se explota mucho una saga, pasa lo que pasa… Y este es el caso de Silent
Hill Homecoming
, un titulo de Konami que, después de deleitarnos con un montón
de videos, trailers, avances y gameplays, nos dejó con un sabor agridulce en la
boca.

 

En esta ocasión se nos
presenta la historia de Alex
Shepherd , que vuelve del
 ejercito,  después de ser hospitalizado. Como ya dice el
nombre, “Homecoming” o “regreso a casa”, y es en ese punto donde empieza la
aventura de este ex soldado.

Como suele pasar en cada
entrega de SH, notamos una cierta mejora en el apartado gráfico: penumbras más
tenebrosas, luces y  sombras que juegan
con nuestra adrenalina, la “niebla” , característica en toda la saga, cada vez
más real… en este aspecto, esta entrega no deja indiferente.

A diferencia de las otras
entregas, esta vez veremos el daño que hagamos a nuestros enemigos: cortes y
cicatrices quedarán presentes en su cuerpo después de que nosotros los
ataquemos.

 

La banda sonora, y eso lo
sabe todo hijo de vecino, es como en todas las entregas excelente. La simbiosis
que hay entre escenario y acompañamiento sonoro no podría ser mejor. En algunas
ocasiones, sentimos como la niebla nos envuelve y nos humedece la piel de tal
forma que los escalofríos y temblores están servidos al cien por cien.

Pánico, miedo, terror,
angustia, frustración, ahogamiento, claustrofobia… no serían posibles gracias a
esta magnífica banda sonora tan tenebrosa y musical a la vez.

 

Pero como ya he dejado
entrever en el principio de esta crítica, este SH tiene un punto flojo respecto
a los otros de la saga, y es su argumento y/o historia: floja, repetitiva,
predecible y hasta cansina… cosa que, por mi parte, me dejó un proco
sorprendido: no es muy normal en su saga.

 

En esta entrega también
hay un gran cambio por lo que hace la jugabilidad: nuestro personaje no
apuntará automáticamente con sus armas al enemigo, sino que tendremos que ser
nosotros mismos que tendremos que apuntar y disparar a las rápidas y escurridizas
criaturas de Silent Hill.

A parte de que ahora
también se pueden hacer fintas o esquivos para que los enemigos no nos toquen,
también tendremos la opción de hacer algún que otro combo para derrotar más
fácilmente al enemigo. Como ya digo, todo esto es nuevo en la saga.

 

La duración del juego no
sorprende: gracias a un número suficiente de jefes principales, el elevado
número de puzles que nos harán pensar y repensar su solución y los ya típicos
distintos finales hacen que sea un juego jugable y rejugable,ya sea descubriendo más secretos  coleccionando fotos o dibujos que encontraremos a lo largo
de la aventura, o resolviendo puzles no obligatorios para adquirir nuevas armas.

 

En resumen, sé que
seguramente habréis oído que esta entrega no vale dos duros, que en comparación
al resto de juegos de la saga este solo se le parece por el nombre. Yo os digo
que tenéis parte de razón. Pero también os digo, y eso lo he dicho y diré
siempre, que reinventarse es vivir, y en este caso  a SH le ha venido como una oleada de aire
fresco para enfocar su historia des de un punto de vista muy distinto a lo habitual.

Lo recomiendo a todo
aquél que tenga ganas de pegar algún que otro bote, que desee pasar angustia
durante un rato, y le apetezca pasar por una historia seguramente más rara y
complicada de entender de lo normal.

85

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios