Reportaje

Nuestro Top películas Tarantino: De Reservoir Dogs a Los Odiosos Ocho

Por Manuel del Campo
-

Con el estreno de la última película de Tarantino, Los Odiosos Ocho, hacemos un repaso en forma de lista a su corta pero intensa filmografía. Siete películas muy personales siempre con el sello del controvertido director.

TEXTO ACTUALIZADO: Tras haber visto este redactor Los Odiosos Ocho, actualizamos la lista para incluir la Octava película de Tarantino y dejar este ranking completo con todas sus películas como director. 

Quentin Tarantino: Para algunos un gran director, para otros un genio y un visionario. Y, para no pocos, un director sobrevalorado. Lo que no se puede negar es que, desde su irrupción, no ha dejado a nadie indiferente, y el estreno de su último film, Los Odiosos Ocho, con críticas dispares, tan favorables como negativas, es el mejor ejemplo. Este es el Top de sus 8 películas.

8. Death Proof (2007)

En su afán por reinventar de forma muy personal géneros clásicos, con un especial cariño a la serie B, Tarantino, junto a su amigo y colaborador Robert Rodriguez se embarcó en un proyecto llamado Grindhouse, que incluía dos films, Planet Terror, dirigido por Rodriguez, y Death Proof, escrita y dirigida por Tarantino. La película de Tarantino es un particular homenaje al género de exploitation (películas que veneran sexo y violencia) y slasher (psicópata que persigue y asesina a jóvenes). Rescatando al mítico Kurt Russell del banquillo de los olvidados (una de las señas de identidad del director), nos ofrece un cocktail de sangre, violencia, persecuciones en muscle cars, diálogos filosófico-insustanciales y chicas de impresión. Tan disfrutable como intrascendente.

 

7.  Kill Bill 1 y 2 (2003-2004)

Otra incursión en la serie B, en esta ocasión dentro el cine de artes marciales de los 70. La omnipresencia de una explosiva Uma Thurmam junto con las imposibles coreografías hipersangrientas de las peleas, son lo mejor de, por lo demás, una monolítica historia de venganza alargada hasta el extremo (hasta el punto de convertir la película en dos). La primera parte (volumen I) prescinde de los habituales diálogos "marca de la casa" de otros films y resulta tan espectacular como efectista. El Volumen 2 recupera algunas de las mejores cualidades de Tarantino para acabar completando un conjunto bastante solido y nada convencional.

6. Malditos Bastardos (2009)

El primer film bélico de Tarantino tiene el sello del cineasta en casi todos sus elementos. La premisa argumental, la historia de un comando mata-nazis durante la 2ª Guerra Mundial, deja claras las intenciones de tomarse la guerra como una de sus películas de criminales pero sustituyendo los trajes negros por los uniformes militares. Buenas interpretaciones -con un excelso Christopher Waltz, Oscar incluido- y un par de escenas inolvidables (¡hay que mejorar ese acento alemán, Fassbender!) absolutamente tarantinianas que funcionan como pequeños cortometrajes dentro de una trama algo endeble y forzada.

5. Los Odiosos Ocho (2016)

 

En su segundo western, Tarantino hace -con toda su furia y pasión, quizá por el problema que hubo con la filtración de su guión- de Tarantino, que al fin y al cabo es lo que ha hecho (casi) siempre y lo que espera su legión de seguidores, y convierte en una película -muy bien rodada- lo que en otras se redujo a un episodio memorable (como el de la cantina de Malditos Bastardos). Los Odiosos Ocho tiene bastante de Reservoir Dogs, insiste en la cruzada antirracista de Django Desencadenado y nos ofrece una nueva exhibición de ingeniosos diálogos (y monólogos) con un aire más severo del habitual, y personajes excéntricos y desconcertantes en un relato claustrofóbico que se inspira sin tapujos en las intrigas de Agatha Christie pero en plan gore y a veces hasta pornográfico (que se lo digan al hijo del General Sanford...). Samuel L. Jackson, Tim Roth y, sobre todo, una visceral Jennifer Jason Leigh se lucen ante el resto de los intérpretes, algunos de los cuales se ven perjudicados por la poca sustancia de sus personajes. Como en otras ocasiones, el hipertrofiado metraje le pasa factura al conjunto, sobre todo en una primera parte por momentos algo lenta, pero Tarantino sale con buena nota del atrevimiento de rodar en un solo escenario, gracias a una historia adictiva que va de menos a más -bien subrayada por la música de Morricone-, una excelente puesta en escena y momentos realmente brilantes, con una parte final más que lograda. No es su mejor película, pero se trata de un Tarantino de altura practicando una especie de onanismo cinematográfico que, más que nunca, arrancará el aplauso de sus fieles y podrá empachar a más de uno.

 

 

 

4. Django Desencadenado (2012)

El aterrizaje de Tarantino en el western, género que adora, nos dejó con Django Desencadenado un film muy conseguido, con tres actores principales (Di Caprio, Waltz -que se llevó otro Oscar- y Jamie Foxx) perfectos en sus papeles y un amplio repertorio de excelentes secundarios (¡¡incluido un divertido Don Johnson!!) que nos ofrecen un desatado alegato antirracista. De nuevo, un puñado de secuencias (y diálogos) brillantes que funcionan por sí solas pero esta vez dentro de una historia mucho más sólida que la de Malditos Bastardos. No faltan varios homenajes a maestros del género (Anthony Mann, Ford, Sturges o Eastwood) pero sobre todo al Spaghetti Western y su violencia exagerada (viva la serie B), aunque con una banda sonora sorprendente que incluye hasta rap. Solo se le puede achacar su excesiva duración y un desenlace algo atropellado, aún contando con un excelente guión (también premiado con un Oscar). Con media hora menos lo habría clavado.

3. Jackie Brown  (1997)

Probablemente la película más infravalorada (o la menos popular) de su filmografía, precisamente porque supone un curioso paréntesis dentro de su inconfundible estilo. Tarantino se marca un "David Lynch en la sensacional Una historia verdadera" y nos presenta un excelente thriller envuelto en un (para él) inusual formato clásico (aunque con la esencia del blaxpoitation), con una interesantísima trama que no decae en ningún momento y con los monstruos Robert De Niro y Samuel L. Jackson escoltando a una sorprendente Pam Grier, otra de las "rescatadas" del director. Magnifica banda sonora y un final de lo más conseguido.

 

2. Reservoir Dogs (1992)

Junto con Ciudadano Kane, quizá la más brillante Opera Prima de un director. Ni el cine negro, ni las bandas sonoras, ni los hilos narrativos, ni las conversaciones sobre asuntos banales volvieron a ser percibidos de la misma forma tras el estreno de este film. Un puñado de actores (semi desconocidos por entonces) en absoluto estado de gracia se mueven perfectamente coreografiados -y ataviados- a lo largo de una historia apasionante contada de forma no lineal, recitan diálogos tan contundentes como precisos (¿Qué opinaría Madonna sobre el análisis de Like a Virgin?) y nos regalan escenas brutales y armoniosas de una tensión casi insoportable. Y al final de la película seguimos cantando "Hooked on a feeling". Desde luego, podría haber sido perfectamente la mejor película de Tarantino de no ser por lo que nos tenía preparado tan solo dos años después...

1. Pulp Fiction (1994)

Todo lo mejor del cine de Tarantino, que es mucho, se resume en esta excelsa experiencia cinematográfica, en un puñado de magníficas historias (de un creíble surrealismo) narradas sin orden cronológico que acaban encajando en un entretenidísimo y perfecto puzle de casi tres horas. Diálogos absolutamente magníficos (¿ya sabéis la diferencia entre una Royal con Queso y una hamburguesa?), personajes que ya son míticos (ay, quién tuviera un Señor Lobo en su vida), interpretaciones insuperables, giros inesperados, movimientos de cámara sorprendentes, un ingenioso Macguffin con forma de maletín, una estética que desborda talento y, como no, una banda sonora inolvidable convierten a Pulp Fiction (ganadora de dos Oscars y nominada a siete, Palma de Oro en Cannes...) en una de las obras más redondas del cine reciente... qué demonios, de la historia del cine. Ver a Bruce Willis salvando a su mayor enemigo de una sodomización vale muchísimo. Deleitarse con John Travolta en una pista de baile ¡15 años después de Fiebre del Sábado Noche!, no tiene precio.

Este es nuestro particular y muy personal ranking de Tarantino. Seguro que cada uno de vosotros tiene el suyo. No os cortéis y decidnos en los comentarios cuáles son vuestras películas favoritas y las que menos os gustan del genuino director de Tennessee.

Lecturas recomendadas